ULTRASÓNICA ARTÍCULO CONCIERTO DE LAMBCHOP

ULTRASÓNICA ARTÍCULO CONCIERTO DE LAMBCHOP

ULTRASÓNICA

ARTÍCULOS 2004


Lambchop, cuestión de prioridades

Fecha: viernes, 7 de mayo de 2004

Sala: Pazo da Cultura, Pontevedra

Estilo: Country alternativo

Público: 1.600 espectadores

 

         Hay quien hace del ruido y su conjugación su razón de ser -Sonic Youth- y hay quien hace lo propio con el silencio. Hay quien se hace acompañar por más de 20 músicos para llenar el escenario -The Polyphonic Spree- y hay quien utiliza una docena de músicos en estudio -o siete en el escenario- para acompañar el silencio. 

Hay quien intenta devolver a la vida a Gram Parsons una y otra vez -todos en el nuevo country- y hay quien quiere revivir a Curtis Mayfield en Nashville. Hay quien enardece a las masas constantemente -Suede- y hay quien muestra agradecimiento por haber sido el público más respetuoso de la gira española. 

         Hay quien ignora sistemáticamente a sus teloneros -Rolling Stones- y hay quien menciona hasta tres veces lo tremendos que han estado -Niza son los afortunados y, la verdad, no era para tanto, ni tan siquiera con su versión de New Order-. Hay quien cierra sus conciertos con el éxito que todos quieren oír y hay quien se despide con una canción protesta -¿Lo es “The Man Who Loved Beer”? ¿Quién dijo que no tenían sentido del humor?- 

         Hay quien se preocupa en exceso por la imagen -Scissor Sisters sólo son los últimos de una larga lista- y hay quien sigue vistiendo como el carpintero que fue y mostrando su apego a las gorras de béisbol. Hay quien se preocupa si sus videos no salen en la MTV -¿de verdad Beck la MTV te hacía fumar crack?- y hay quien manda a tomar por culo a la presentadora que le pregunta de qué va su último single -un gran lío para él la noche anterior, dijo con sorna Kurt Wagner-. 

         Hay dos mitades. Si has ignorado sistemáticamente la segunda, revisa inmediatamente tu orden de prioridades. Lambchop estuvieron en Pontevedra y te perdiste una actuación distinta y excepcional.

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *