WHITE GOD

White God (Golem)

WHITE GOD

 

“Las palabras que quizá mejor describan la película son aventura, venganza, rebelión y heroísmo”. Según el director rumano Kornel Mundruczó, así debería entenderse su quinto film, triunfador en la sección Una cierta mirada de Cannes y representante de la filmografía de su país en los últimos Óscar. Inspirada por las novelas de J. M. Coetzee, se podría resumir esta metáfora de la sociedad humana como una revolución contra la domesticación de las minorías.

Un perro de raza mixta y una adolescente de 13 años, separados por la autoridad (el padre, el profesor de música, los funcionarios municipales de la perrera, los agentes de la policía…), luchan por estar juntos. Su obsesión por encontrarse de nuevo en un mundo desalmado, cruel y sin escrúpulos conduce a una espiral de violencia de cientos de perros abandonados y maltrechos contra sus opresores, una venganza orquestada como la de Los pájaros (incluso Parque Jurásico) y con un final deudor de El flautista de Hamelín. Todos ellos, amparados en el poder de la fuerza colectiva, se enfrentarán a una sociedad opresiva e injusta.

En el rodaje participaron 250 canes amaestrados que no precisaron efectos especiales, lo que le otorga mayor fuerza a las imágenes de su rebelión perfectamente orquestada. Y será muy difícil olvidar en bastante tiempo esa secuencia inicial de la joven en bicicleta perseguida por una jauría por las desiertas calles de Bucarest.

Imagen de previsualización de YouTube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *