WEYES BLOOD: Titanic Rising

WEYES BLOOD: Titanic Rising (Sub Pop-Popstock!)

 

 

Cuando Natalie Mering vio Titanic de pequeña, descubrió que aquel romance mostraba en realidad una historia sobre los estragos causados por la arrogancia humana. Si el barco se estrelló contra un iceberg, hoy ese iceberg se está derritiendo mientras la civilización se hunde en la tecnología, a expensas de la felicidad y la capacidad de atención. Por eso su cuarto álbum como Weyes Blood lo recuerda en el título y su portada recoge una habitación real inundada de agua.

 

Al igual que en sus predecesores, Mering envuelve sus canciones en una fina línea entre el folk clásico y sinfonías futuristas, desempeñando el papel de antropóloga melódica, a veces melancólica, que evoca el recuerdo de Joni Mitchell, Karen Carpenter o Mary Travers. Mejor aún es su propia definición: “como si The Kinks se encontrasen en la Segunda Guerra Mundial, o como si Bob Seger se cruzase con Enya”.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *