VETIVER LIVE 2009

Vetiver en concierto

 

 

 

Por lo visto en el Pazo da Cultura de Pontevedra, Andy Cabic llegó a Galicia al frente de su grupo Vetiver para desmontar prejuicios y tópicos. Desde el primer momento, quedó claro que sólo venía a cantar sus canciones, y que las interpretaciones y asociaciones que los demás hagan no van con él ni con su carácter.

 

Para empezar, antes de interpretar una sola nota, reconoció que la banda se había pegado un atracón de jamón, así que si su música ya es habitualmente tranquila de más, según sus propias palabras, les iba a costar sobreponerse en la noche pontevedresa. Poco tardó en desmentirse a sí mismo con canciones de intensidad eléctrica desde casi el inicio, por poco esperadas que fuesen.

 

 

 

Pero, sobre todo, lo que el de Virginia -y asentado en San Francisco desde hace años- muestra en el escenario es que todo eso de ‘freak folk’, ‘weird folk’ o ‘new age folk’ se le queda pequeño. Puede parecerlo -¡esos fulares y sombreros en las cabezas de la teclista, el batería y el propio Cabic!-, pero todas esas etiquetas limitan bastante; más bien se mueven entre el folk y el pop, con momentos, por insospechado que parezca, cercanos al rockabilly y también al funk.

 

Puede que tenga que ver que, tras la edición a finales del año pasado de un recopilatorio de versiones que había ido registrando a lo largo de los años, Thing Of The Past, Andy Cabic decidió hacer en este 2009 un álbum más positivo, luminoso y ecléctico con “canciones sinceras que George Harrison hubiera escrito en un jardín soleado”.

 

 

 

Tras un inicio del concierto con “Luna Sea”, “Sister”, “Down At El Rio”, una intensa “You May Be Blue” y la versión de “Save Me A Place” de Fleetwood Mac, después, ya con las acústicas substituyendo a las eléctricas, Vetiver se pasearon por los momentos más calmados de Tight Knit y sus anteriores tres discos. Así, continuaron con “Rolling Sea”, el pop de “Everyday”, “More Of This” o “Been So Long”, antes de enfrentarse al funk final de “Another Reason To Go”.

 

Abrieron el concierto Fruit Bats, grupo con aun menos suerte en nuestro Estado que Vetiver, por cuanto ninguno de sus cinco discos ha tenido una distribución normalizada. Su acercamiento al rock de raíces norteamericano gustó más o menos según la predilección de cada cual por ese estilo. Desde luego que un auditorio medio vacío tampoco ayudó lo suyo.

 

(Pazo da Cultura, Pontevedra, 2 de diciembre de 2009. 200 espectadores. Promotor: Sweet Nocturna)

 

(Ver más fotos)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *