UNDERWORLD

 

Underworld, la tercera vía

underworld

 

Después de los increíbles Dubnobasswithmyheadman, 94, y Second Toughest In The Infants, 96 -con el himno “Born Slippy”-, y de sus fallidas colaboraciones con R.E.M. y U2, Underworld han editado Beacoup Fish, entregando uno de los grandes disco dance del 99, al menos por el momento.

 

En sus estrías, mucho más amplias de miras, hay sitio para todo: una mayor riqueza rítmica (“Push Upstairs”), homenajes a Giorgio Moroder (“Shudder/King Of Snake” con samplers de “I Feel Love” que cantaba Donna Summer), estructuras progresivas (“Something Like A Mama”), himnos para tomar el relevo de “Born Slippy” (“Moaner”), melodías pop (“Jumbo” -el mejor momento del disco-, “Cups”), pesadillas infernales (“Kittens”) y nuevas vías (“Bruce Lee”, “Skym”).

 

Ya lo avisaron en la primera edición del Doctor Music, en el 96: lo de Darren Emerson, Karl Hyde y Rick Smith en directo es una inagotable muestra de ritmo malsano, perfecto para bailar bajo el influjo de la luna.

 

Después del pelotazo de “Born Slippy” desaparecisteis. ¿Cómo se lleva aquel éxito?

– Lo que nos creó fue una presión interna. Estábamos muy contentos con el éxito de “Born Slippy” cuando la editamos por primera vez, pero después la reeditaron y demasiada gente empezó a conocernos. Es excitante y a nivel financiero supuso un gran cambio. Después piensas si lo puedes aguantar. La respuesta es siempre no, porque tan pronto te creas una imagen de ti mismo, te conviertes en una caricatura e intentas llegar al mínimo común denominador que se te supone. Así que desaparecimos para hacer tiempo y volver cuando sintiéramos que teníamos algo que decir.

 

¿Qué fue lo que hicisteis en este tiempo?

– Empezamos un proyecto con U2 del que sólo vio la luz la remezcla de “Mofo” e hicimos músicas para Batman y Robin y Una historia diferente. También intentamos trabajar por separado para tener algo que contar y no volver diciendo “Ah, sí, somos el grupo que canta “Born Slippy” Hubiera sido como el beso de la muerte. También trabajamos con Michael Stipe de R.E.M. para una banda sonora. El tío nos cae muy bien, pero tuvo que volver a EEUU y en el tiempo que nos dieron no lo podíamos hacer. Las puertas siempre estarán abiertas. Lo mismo pasó con U2: lo que quedó fue una buena amistad que puede llevar a otras cosas.

 

¿Hubo un punto de partida para Beacoup Fish?

– No. Siempre estamos trabajando. Tenemos tres estudios y nuestra idea es estar haciendo algo siempre, imágenes visuales o grabaciones sonoras. Todo lo que hacemos se registra, con la idea de que nunca haya un cuadro sin empezar. Y así llega un día en que tienes suficiente material acumulado y te decides a editarlo.

 

¿Os sentís asustados por lo que habéis creado a la hora de tocarlo en directo?

– En absoluto. Desde principios de los 90 nos hemos dedicado a improvisar. No tenemos una lista con las canciones que vamos a tocar cada noche. No ensayamos. Decidimos cuál será la primera canción cuando subimos al escenario. Nuestras influencias principales vienen de los DJs. que están más vivos que la mayor parte de artistas a los que he visto. Llegan con su caja de discos, ven el ambiente y deciden cuál será el primer disco, y, desde ese momento, reaccionan y responden ante el  público. Ésa era nuestra idea desde el primer día, y cada año que pasa nos vamos acercando más.

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *