The Stone Foundation

The Stone Foundation, reparando las almas y los corazones rotos

 

 

Neil Jones y Neil Sheasby llevan trabajando unos 20 años juntos, con varios inicios en falso y con varias formaciones. Cada vez que parecía que tomaban impulso, algo salía mal y tenían que empezar de nuevo. Su inquebrantable creencia en la música fue lo suficientemente fuerte como para superar esas tormentas del inicio. Mantuvieron viva su visión relacionada con el soul británico hasta que llegó su anterior disco, Street Rituals, un considerable cambio al contar con el respaldo de Paul Weller. En abril presentan su nuevo disco en España: el día 5 en Bilbao, el 6 en Gijón, el 7 en Logroño, el 10 en Sevilla, el 11 en Madrid, el 12 en Donosti y el 13 en Valencia.

 

 

Neil Jones, cantante y guitarrista, nos cuenta que “el día que Paul Weller me llamó para escribir la canción que se convirtió en “Limit of Man” fue, sin duda, un momento decisivo. Paul tenía la parte de piano inicial y la melodía. Se me ocurrieron la letra y el estribillo. Estoy particularmente orgulloso de ese estribillo, sabía que había dado con algo bueno. Lo atribuí a la buena acústica en mi cocina, ja, ja. Neil Sheasby inventó los puentes, y el resto, como dicen, es historia. A Paul realmente le gustó la melodía y la forma en que lo habíamos trabajado con la banda y nos invitó a los estudios Black Barn para grabar con él. Definitivamente llevó la banda a una audiencia completamente nueva.

 

También nos llamó el baterista de The Specials, John Bradbury, en 2011 para telonear al grupo en su gira por grandes recintos. Amaba nuestra música y quería una banda de soul para apoyarlos. Terminamos tocando para 10.000 personas cada noche. A lo largo de los años hemos tenido la suerte de contar con el apoyo de personas a las que admiramos. Debido a que han creído tanto en nosotros, te das cuenta de que lo que estás haciendo vale la pena”.

 

desde el principio teníais claro cómo queríais que sonara vuestra banda.

– Fue difícil llegar a reunir a los músicos que tenemos hoy. Nos llevó bastante tiempo y paciencia encontrar a personas en las que confiar, que entendieran lo que queríamos y hacia dónde íbamos. Las ideas siempre estuvieron ahí. Tenemos la suerte de contar con dos compositores en la banda y que están remando en la misma dirección. Si uno de nosotros se desanimaba en algún momento o hablaba de dejarlo, el otro siempre estaba ahí para ofrecerle apoyo, confianza y positividad.

 

En vuestro anterior disco, Street Rituals, fue la primera vez que tuvisteis un productor externo, Paul Weller.

– Lo que me encantó de su enfoque es que solo decía «inténtalo»; si funcionaba, muy bien, y, si no, pues seguíamos adelante. Su sentido de la aventura en el estudio es una cosa realmente maravillosa. Nos enseñó mucho sobre cómo probar diferentes técnicas en el estudio.

 

En esta ocasión fuisteis directamente de la última gira al estudio para grabar el nuevo álbum, Everybody Anyone, imagino que para mantener la creatividad y la energía del directo. El álbum parece tener un sonido funk más fuerte y poderoso.

– Totalmente. Habíamos empezado a escribir el disco mientras estábamos de gira. Tuvimos algunas ideas muy interesantes y nos pareció una progresión natural, así que regresamos al estudio cuando la gira terminó. «Golpea mientras el hierro está caliente», como dice la vieja expresión inglesa. Queríamos ese sonido más funky y capturar las sensaciones en las que habíamos estado trabajando en el estudio de Paul Weller. Creo que lo logramos.

 

¿Qué era lo que escuchabais cuando escribisteis estas canciones?

– Gil Scott Heron, Steely Dan, Michael McDonald, soul de ahora -la escena está en un muy buen momento- y artistas modernos de hip hop como Mac Miller.

 

Vuestras canciones contienen un mensaje claro. Puedo imaginarme acontecimientos específicos que os han inspirado.

– La horrible situación del Brexit en el Reino Unido nos ha afectado a todos. ¡Hemos visto a familias y amigos destrozados por esa historia divisiva y destructiva! Más que nunca, necesitamos un mensaje de solidaridad y unidad. El mundo parece regresar a tiempos oscuros y es importante intentar mostrar a la gente un poco de luz en nuestra música. Deberíamos derribar muros y barreras, y no construirlas.

 

¿Son esas motivaciones diferentes ahora?

– No puedes evitar sentirte influido por las cosas que ves y lees, sobre todo desde la explosión de las redes sociales y el alarmante aumento de la propaganda de la derecha en toda Europa. Tenemos un lunático en la Casa Blanca y nuestro gobierno en el Reino Unido parece absolutamente perdido. Podríamos mostrarnos cabreados en nuestras letras pero tratamos de unir a las personas con nuestras canciones. Siempre me ha gustado cómo Curtis Mayfield unía a la gente con sus letras, es una gran inspiración. A mí la música me ha salvado en innumerables ocasiones y creo que tiene el poder de reparar el alma de una persona y sanar un corazón roto.

 

Esta es la primera vez desde The Style Council que Paul Weller, Mick Talbot y Steve White tocan en la misma canción, «Carry the News” (tras «Broken Stones» de Stanley Road).

– Nuestro baterista Phil sugirió a Steve White para esta canción y pensé que sería genial contar también con Mick. Me encanta su sonido en el piano y el de nuestro teclista Ian en el Hammond. Son músicos increíbles. Por lo general, Paul no está muy lejos durante nuestras sesiones de grabación, y aprovechó la oportunidad para agregar voces y tocar en el disco. Tengo que pellizcarme cuando veo el video de “Carry The News”. Lograr que volvieran al estudio simplemente sucedió de forma orgánica. Nunca hacemos las cosas por hacerlas.

 

¿Cómo es trabajar con Paul Weller? ¿Cómo se trata a alguien con una carrera tan larga e importante?

– Ahora solo somos buenos amigos. Siempre hablamos de música y ropa y actuamos como personas que se conocen hace años. Siempre estamos compartiendo ideas y música. Es un tipo realmente maravilloso y alguien a quien me enorgullece llamar amigo.

 

¿Cómo funciona vuestra asociación a la hora de componer entre los dos Neil del grupo, Neil Jones y Neil Sheasby? ¿Cada uno tiene unos dones específicos?

– Últimamente hemos desarrollado nuestra mejor fórmula. Intercambiamos ideas constantemente, somos grandes fanáticos de las aplicaciones de dictáfono en nuestros teléfonos. Creo que yo tiendo a escribir más en un sentido tradicional con mi guitarra acústica, mientras que Sheasby tiende a escribir más sobre las ideas de ritmos y líneas de bajo.

 

Habéis contado con William Bell y Bettye LaVette en vuestros discos. Sabiendo que os gusta el sonido Stax, Motown, Philadelphia…, ¿cuál sería vuestra colaboración ideal? ¿Algún artista contemporáneo que os guste especialmente?

– Me encantaría trabajar con Steve Winwood, él es también de mi ciudad natal, Birmingham. Yo era un gran seguidor de Traffic. También amo a Al Green, he estado en su iglesia evangelista varias veces en Memphis. Un lugar verdaderamente edificante. Soy un gran fan de Anderson .Paak y creo que el disco de Will Sessions y Amp Fiddler es realmente fantástico.

 

 

Parece que el escenario es vuestro ambiente natural. ¿Qué hace que un concierto sea perfecto para vosotros? Parece que habéis acumulado seguidores gracias al boca a boca a la energía de vuestros conciertos.

– Caras sonrientes y la gente pasando un buen rato. Me encanta llevar a las personas a un viaje musical con nosotros cuando tocamos en directo y les damos dos horas de positividad y diversión. La música en vivo puede ser una experiencia en común muy edificante. Con suerte, la gente se siente bien después de un concierto de Stone Foundation y se llevan ese sentimiento a casa con ellos. Las redes sociales y el boca a boca han sido algo maravilloso para nuestra banda. La buena nueva se sigue difundiendo y las audiencias son cada vez más grandes. Es como una familia de personas afines en crecimiento.

 

¿Cuál ha sido vuestro mejor concierto hasta ahora y cuál aquel en el que todo salió mal?

– El año pasado en un festival en Brighton un tipo condujo por encima de un cable de la red eléctrica detrás del escenario durante nuestro concierto, lo que motivó que nuestro backline explotara. ¡Fue una suerte que nadie muriera! ¡Cuando me di la vuelta, mi amplificador estaba en llamas! Cosas realmente aterradoras. Ha habido tantos espectáculos increíbles en los últimos años: teloneando a The Specials en Ricoh Arena en Coventry frente a 12.000 personas, teloneando a Paul Weller en The Royal Albert Hall… Pero mi favorito fue el concierto del año pasado en el Shepherds Bush Empire en Londres, delante de 2.000 personas. Ahora estoy deseando ir de gira por España otra vez. En particular, el concierto del Loco Club en Valencia el año pasado realmente me recordó nuestros primeros conciertos en el 100 Club en Londres. El público no nos dejó salir del escenario, fue un concierto dinamita y una velada memorable.

 

¿Cómo es que habéis conseguido una respuesta tan enorme en Japón?

– Hicimos algunos conciertos para una campaña británica en Tokio hace unos cinco años. La discográfica P Vine estuvo allí en aquellas tres noches con las entradas agotadas. La conexión con el público fue instantánea, entendieron el mensaje y la vibración del grupo, y P Vine nos fichó de inmediato. Fue algo como salido de una película.

 

¿Dónde se aprecia mejor vuestra música? ¿Dónde obtenéis la mejor reacción?

– Nos encanta tocar en Europa: el público alemán y el español son un poco diferentes, pero ambos vienen con ánimo de fiesta y conectan con la banda. Son países maravillosos también. Siempre encontrarás a los chicos de Stone Foundation en el bar hasta altas horas de la madrugada en nuestras giras por España. Es, sin duda, uno de mis países favoritos para tocar. Somos afortunados, aunque en realidad la música que hacemos parece atraer a personas afines que buscan positividad y unidad.

 

¿Cuál ha sido el mayor motivo de orgullo para vosotros en el transcurso de vuestra carrera?

– ¡El hecho de que 20 años después nunca nos hayamos rendido y que sigamos adelante! Hubiera sido fácil dejarlo y obtener un trabajo a tiempo completo de 9 a 5, pero creíamos demasiado en ello como para hacerlo. La banda y la música que hacemos es lo que me saca de la cama por las mañanas; es y siempre será mi vida.

 

Finalmente, ¿cuál ha sido la mejor anécdota en estos años?

– Hay muchas que podría recordar, como grabar con algunos de mis héroes, como Dr. Robert de The Blow Monkeys, Carleen Anderson y Nolan Porter. Charlar sobre nuestros vinos favoritos con Graham Parker detrás del escenario en Londres. Fumar con Joe Harris, de Motown, antes de una sesión de la BBC (sigue siendo el mejor cantante con el que he trabajado). Hablar de tenis con Andy Fairweather Low de Amen Corner antes de grabar con nosotros en Gales. Incluso nos invitaron al club de polo de Kenney Jones después de tocar con él un concierto, y nos contó algunas historias increíbles sobre The Faces. Todavía recuerdo con cariño el primer día en que entramos en los estudios Black Barn, muy nerviosos, ya que teníamos la oportunidad de trabajar con uno de nuestros héroes, Paul Weller. Todos nos reunimos con nuestros amplificadores y equipos listos para trabajar con esta gran estrella del rock, todos con la esperanza de que se fueran los nervios y obtuviéramos algo grandioso, y con cuatro palabras Paul nos hizo sentir cómodos a todos: «¿Una taza de té?».

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *