THE JAYHAWKS

The Jayhawks, una buena causa

 

         Son una de las bandas más clásicas del rock norteamericano. Porque llevan más de quince años en activo y porque su sonido remite gloriosamente a grupos como The Byrds. Palabras mayores. Esta semana pasan por Santiago el sábado para presentar su séptimo disco, Rainy Day Music. Hablamos con Gary Louis, su líder.

A la gente le gusta andar siempre intentando aclarar si sois más country, rock, pop…

Para mí empezamos como un grupo de country-folk-americana, pero todos tenemos nuestras raíces en el rock. A lo otro llegamos más tarde. Así que nunca hemos sido un grupo puro de country. Creo que somos más, de alguna manera, un grupo pop que tiene un lado o influencias country. Nuestra paleta está clara: hacemos country, pop y folk. En algunos discos incidimos más en el rock, en otros en el folk, pero lo que hacemos es seguir dándole giros de forma que nos mantengamos creativa y profesionalmente excitados.  

También hay distintas valoraciones de vuestras diferentes etapas.

– Lo que me gusta del grupo es que no existe un consenso sobre cuál es nuestro mejor disco. Algunos odian Sound Of Lies y otros creen que es lo mejor que hemos hecho. Lo mismo pasa con Smile o Tomorrow The Green Grass. En como un debate más que interesante y eterno con nuestros seguidores. Somos un grupo extraño, ya que nunca hemos tenido un disco que haya vendido cientos de miles de copias, nunca tuvimos el éxito comercial rompedor y, aún así, hemos ido editando discos con compañías grandes durante más de quince años. Así que debemos ser algo curioso. Pero son nuestros seguidores los que nos mantienen ahí.


Y lo mismo con The Jayhawks antes y después de Mark Olson.

– También pasa lo mismo: algunos piensan que desde que nos dejó Mark Olson somos peores y otros que hemos mejorado. No está nada claro, y también me parece interesante.


¿Cuál es el mejor momento de esta aventura?

– Para mí es cuando componemos las canciones y tratamos de darles forma, la energía creativa que se da en ese proceso. No me considero alguien que está para entretener a la gente. Los conciertos están bien pero, personalmente, me interesa más escribir y grabar. Sé que a alguno de los otros componentes del grupo, como, por ejemplo, Tim (O’Reagan), les gusta más los conciertos y la reacción y la energía que les da el público.


¿Estáis satisfechos de Rainy Day Music?

 – Este último disco suena como todo y, a la vez, como nada de lo que hemos hecho antes. Simplemente tratamos de hacer un disco que nos gustase. Estoy muy orgulloso de como ha quedado.  

¿Había intención de lograr un sonido más clásico?

         – La vida es acción y reacción. Uno siempre reacciona contra lo que ha hecho anteriormente. Dicho esto, tengo que reconocer que nuestra forma de abordar el proceso fue diferente esta vez. Queríamos escribir canciones que sonasen bien en una guitarra acústica. Pensamos que si así se mantenían por sí solas, entonces es que habíamos dado con grandes canciones. Sabemos que no es una teoría nueva, pero nos pareció perfecto. 

¿Cuál fue la idea principal para afrontar el nuevo álbum?

         – Las canciones parecen simples, pero tienen pequeños giros y van cambiando. El disco es más meditativo que melancólico. Tiene el ánimo de un día lluvioso en la campiña inglesa. Creo que alguien nos definió una vez como una banda americana con un estilo de composición muy británico. Puede que eso tenga que ver. 

Pero no suena tan oscuro.

         – También tiene un aire del sur de California, y parte del disco es oscuro y tristón, aunque no depresivo como hemos hecho anteriormente. Gran parte me recuerda a los discos de Jayhawks del pasado. De alguna forma, siempre conseguimos sonar como nosotros mismos. Para mí, este disco representa 14 momentos en el tiempo. Y gente tocando una canción juntos en una habitación. 

¿Habéis encontrado un tema común sobre el que escribir con pequeñas variaciones?

         – Vemos la vida como una experiencia agridulce, en especial en estos días. Las canciones simples que te pueden atrapar en tu juventud se han ido, pero nos siguen gustando las melodías hermosas. Me gusta la mezcla de lo oscuro y lo luminoso. Para mí, ésa es la música definitiva y la más importante, la que me recuerda canciones como “Moon River”, esa clase de resumen: sentarse a mirar atrás en tu vida, reflexionar y aceptar.  

¿Y qué es lo que mantiene el interés después de tanto tiempo?

         – Hay días en que me parece un negocio estúpido y siento que no estoy para entretener a nadie. Viajas y te alejas de la gente que quieres y te preguntas por qué lo haces. Al final te das cuenta de que hay algo que te mantiene, y es que estás ayudando a la gente. Yo no hago nada más: no dono mi tiempo para ninguna causa. No hago nada excepto esto. Supongo que es mi único servicio a la comunidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *