THE CHEMICAL BROTHERS

 

 Rendirse a los Chemical Brothers

the chemical brothers

 

         Chemical Brothers son el grupo que con más fortuna comercial ha insuflado nuevos aires al renqueante panorama del rock. Expertos en moverse entre dos aguas, Ed Simons y Tom Rowlands regresan con un nuevo disco llamado a superar las cotas logradas por los rocking beats del anterior, Dig Your Own Hole, que, avalado por la colaboración de Noel Gallagher, superó los dos millones de copias vendidas.

 

       Su nueva apuesta se titula Surrender e invita, según aseguran desde Londres, a rendirse a su trituradora de sonidos sintéticos, con más concesiones que nunca al pop y a un rock electrónico de corte psicodélico y narcótico.

 

Notaréis que esta vez todo suena más pop.

         – Ed: No creo que haya un cambio tan exagerado. Sólo hemos buscado hacer un disco muy variado para llegar al mayor número posible de gente. Creo que es nuestro disco más alegre, intenso y emocional. Nos gusta divertir, y nos sorprende cuando alguien dice que hacemos música agresiva, dura, militante o así. Creo que nuestra música es poderosa en el sentido de que puede afectar a las emociones. Me gusta pensar que es muy vital, que incita al viaje.

         – Tom: ¿Qué es pop? El último disco de Mercury Rev no es típico de una banda de pop. ¿Qué es pop? ¿ Boyzone, Backstreet Boys y grupos así? ¿O gente como Mazzy Star o Primal Scream? Pop no significa nada: todo es cuestión de cantantes y canciones.

         – Ed: En el último disco ya había canciones con un aire pop, como consecuencia de grabar con otra gente.

 

Ninguno de vuestros invitados proviene de la escena de baile. ¿Cómo los elegís?

         – Ed: Sobre todo, son gente que puede cantar y escribir buenas letras, y a la que ya conocemos; personalmente. Por eso hemos repetido con Noel Gallagher o Jonathan Donahue. Otras veces se trata de personas de las que hemos sido fans. Es el caso de Mazzy Star o Bernard Summer, a quien oíamos con New Order cuando éramos críos. No tienen que ser gente con una influencia directa, sino sólo gente a la que conozcamos bien.

 

El año pasado trabajásteis básicamente como Djs, volvisteis a vuestras raíces.

– Ed: No hemos dejado de hacerlo en todos estos años. Para nosotros, pinchar música puede ser tan interesante como hacerla. Es como estar en una banda y ponerte a tocar una acústica por tu cuenta, para pasar el rato. No es un desafío para nosotros, sino una cuestión de hacer algo que nos gusta. Además, es lo que nos unió: Tom ya era músico cuando yo sólo era pinchadiscos.

 

¿No alucinasteis cuando os dieron el Grammy al mejor instrumental de rock?

– Ed: No sabíamos que hiciéramos instrumentales de rock. Pero nos quedamos más alucinados cuando nos dieron el premio en Benicassim.

– Tom: El Grammy y lo de Benicassim son la misma mierda, tienen el mismo estatus, están al mismo nivel, ja, ja, ja.

 

Este verano estuvisteis allí por tercer año. ¿Es algo especial para vosotros?

– Ed: Sí, probablemente es nuestro festival favorito, aparte de Glastonbury. Hemos ido desde que empezó, cuando no se sabía qué iba a pasar. Es divertido y tiene una mezcla muy interesante de música y gente. Además, la respuesta del público siempre es muy cálida.

– Tom: España es mi país favorito, en eso no hay discusión. Voy desde que tenía cuatro años y, aunque puede que mi visión sea superficial, me parece que la gente tiene un verdadero amor por la música. Y eso lo notas: en el público de Benicassim hay un calor que no encuentras en ningún sitio. Mientras lo pasemos bien y nos sigan invitando, estaremos allí. Así que si quieren, nos pueden tener en el programa toda la vida.

 

Habéis sido cruciales en la mezcla de rock y baile. ¿Cómo ha cambiado la música a raíz de vuestro éxito?

– Tom: Nunca nos hemos propuesto cambiar nada. No hemos tenido ese espíritu punk. Desde que apareció nuestro primer álbum, al mismo tiempo que el de Underworld, creo que ha sido más fácil para los músicos de dance sacar discos puros, sin recurrir a cantantes.

– Ed: Una de las claves de la buena salud de la música de baile es que la gente trabaja y edita su música de una manera inmediata.

 

¿Y eso no da lugar, por ejemplo, a un montón de remixes sin interés?

Ed: Sí, pero también a muy buena música. No creo que un  disco vaya a funcionar sólo por las remezclas, pero algunas de las que hemos hecho me parecen al menos tan buenas como los originales.

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *