THE CARS

The Cars, la vuelta del sonido futurista

 

 

 

 

 

Tras 25 años desaparecidos y después de experimentos fallidos como The New Cars, en que el vocalista Ric Ocasek fue reemplazado por Todd Rundgren, y tras la muerte hace 11 años del bajista Benjamin Orr, The Cars regresan a la primera plana musical. Move Like This es el disco que los trae de vuelta, una colección de canciones que amplían con habilidad su ya extraordinario repertorio de nueva ola sintetizada.

 

 

 

 

Candy-O y Heartbeat City eran hasta ahora sus máximos logros, a los que hay que sumar alguna de las canciones de su nuevo disco. Move Like This los muestra al menos tan melódicamente ‘popfantásticos’ como siempre. Canciones como “Blue Tip” y “Free” son  estimulantes e imaginativas, con todos los elementos de marca en su sitio, desde la sardónica forma de cantar tipo hombre-máquina de Ocasek y los vertiginosos teclados  de Greg Hawkes, hasta los riffs bien cargados de Elliot Easton y los ritmos motorizados de David Robinson.

 

El proyecto surgió en el otoño de 2009 cuando Ocasek consideraba qué hacer con su último lote de canciones, su primera tanda de material desde su experiencia en solitario del 2005, Nexterday. Mientras debatía cómo grabar -si en solitario o con un nuevo grupo de músicos- se dio cuenta de que su mejor opción era contactar con los tres músicos con quien tenía una verdadera relación simbiótica.

 

“Pensé: ha pasado mucho tiempo desde que toqué con este chicos”, dice Ocasek, “pero son los que pueden hacer el mejor trabajo. Son a los que no hace falta que les expliques las cosas, no tendrían que acostumbrarse a la forma en que escribo, ya están más que acostumbrados. Les tantearé y veré si les interesa hacerlo”.

 

Contactó con Hawkes, Easton y Robinson, y todos ellos mostraron gran entusiasmo por la posibilidad de tocar juntos de nuevo. En octubre, The Cars decidieron ensayar en el bucólico Millbrook, Nueva York, y en el estudio de Ocasek Broken Beak Studio. Después de unos cuantos días de lo que Ocasek describe como “quitarse las telarañas”, las canciones comenzaron a tomar forma rápidamente, incluyendo en esta primera remesa “Free”, “Blue Tip”, “Drag On Forever” y “Too Late.”

 

“Funcionó inmediatamente”, dice Ocasek. “Todo el mundo entró a la primera como si nunca hubiéramos dejado de tocar. Después de dos días pensé que iba a funcionar”. “Fue muy cómodo”, continúa Hawkes, “todo el mundo volvió a su viejo sentido del humor”.

 

Los cuatro decidieron desde el principio que no iban a reemplazar al último bajista/co-vocalista Ben Orr, que murió en 2000. Hawkes hizo las labores de bajista. “Me di cuenta de ello de verdad cuando quedó claro que íbamos a hacer un disco sólo los cuatro”, dice Ocasek. “Supuse inmediatamente que tendría que cantarlas todas”.

 

Aunque el plan original fue auto-grabarse sin más meta que publicar los resultados en Internet, The Cars estaban tan frenéticos en los ensayos que decidieron reclutar a un productor externo, alguien que les permitiera ser sencillamente una banda y al mismo tiempo añadir una nueva perspectiva al proceso. “Si no funcionaba”, dice Ocasek, “podríamos echarle la culpa al productor. Es algo que sé al haber sido productor de grupos como Weezer, Bad Brains, Iggy Pop, No Doubt, Bad Religion o Guided By Voices, entre otros. Es bueno tener a alguno cerca”.

 

 

 

 

 

Ocasek contactó con Garret ‘Jacknife’ Lee, a quien admiraba por su trabajo para grupos como Weezer, The Hives y Snow Patrol. Fan confeso de los Cars, el productor estaba emocionado por tener la oportunidad de trabajar con el grupo, así que se encaminó a los estudios Village en Los Ángeles para trabajar allí durante 2 semanas. Ocasek considera a Lee como un “extraordinario” colaborador, arreglista y músico.

 

“Como productor, no puedes aspirar a nada mejor”, dice Lee sobre el hecho de colaborar con la banda y Ocasek, de quien dice ha producido sus discos favoritos (Suicide, Weezer o Bad Brains). “Fue una de las mejores experiencias de grabación de mi vida. Hay una frescura y claridad en The Cars y en Move Like This que casi ninguna banda nueva tiene. Es algo bastante especial. The Cars siempre han tenido un sonido futurista, y es algo que queríamos conservar, ese sonido duro, tenso y preciso”.

 

“Era perfecto para este disco”, dice Ocasek de Lee. “Tiene ideas fantásticas, estaba técnicamente encima de todo. Se ha ganado su apodo de ‘Jacknife’ (navaja) porque es rapidísimo. Sabía enseguida si algo funcionaba o no”. “Garret realmente se convirtió en un miembro más de la banda en muchos aspectos”, dice Hawkes. “Es un tipo listo con un montón de buenas ideas. Nos puso en una buena dirección”.

 

Con cinco canciones producidas por Lee ya terminadas, The Cars volvió a Millbrook donde produjeron ellos mismos lo que quedaba del disco, hábilmente asistidos por el ingeniero de sonido de Ocasek desde hace mucho tiempo, Stephen George. Mientras bandas menores se hubieran contentado con imitarse, el enfoque de The Cars siempre fue cómo actualizar su mítico sonido. Desde la chispa fanfarrona de “Too Late” y “It´s Only” hasta las melodías de “Soon” y “Take Another Look”, Move Like This busca sonar simultáneamente a clásico y a actual.

 

“Definitivamente queríamos darle un enfoque moderno”, dice Hawkes. “Eso es lo que es único de este disco. Intentamos por todos los medios que no se convirtiera en un mero ejercicio de nostalgia, lo que es obviamente muy difícil de hacer, porque toda nuestra historia está en el pasado”.

 

Las letras del disco son igualmente contemporáneas, con canciones como “Sad Song” y “Blue Tip”, que nacieron del interés de Ocasek por sobre cómo los medios de comunicación influyen lo que la gente piensa. El compositor ve el álbum como una progresión significativa de su extraordinario catálogo. “Solía decir siempre que escribes la misma canción todo el tiempo”, dice Ocasek, “pero sentí que estas canciones eran de alguna forma distintas a lo que normalmente hago. Sentí que las letras eran más actuales, un poco más poéticas”.

 

“Sin querer alardear, creo que nuestra música se ha mantenido bastante bien”, dice Hawkes sobre el legado de la banda. “Siempre me sorprendo y emociono cuando escucho a otros músicos decir cómo han sido influenciados por The Cars. Estoy muy agradecido por eso”.

 

“A veces la gente dice: la canción de tal o cual artista suena a The Cars”, dice Ocasek, “y yo suelo decir: “¿De verdad?” Creo que si tienes un teclado tocando en contrapunto, suena una voz un poco extravagante y algunas octavas, la gente dirá que suena a The Cars”. Esa es y ha sido, sin duda, la esencia de la banda, su reconocible sonido, que 25 años después se mantiene intacto.

 

{youtube}fpJQWGA1O8s{/youtube}

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *