THE CARDIGANS 2008

THE CARDIGANS: Best Of (Stockholm-Universal)

 

Es hora de revaluar a The Cardigans. Tras seis discos y 14 años en la carretera, su primer recopilatorio, recientemente editado, sirve para situar al grupo en su justa medida. No siempre han grabado joyas como “Lovefool” o “Carnival”, sus mejores momentos, pero en esta colección, Best Of, hay suficientes razones para seguir a su lado, en el caso de aquellos seguidores que siempre han estado ahí, o para redescubrirlos, si uno no los valoró como debería después de sus dos primeros discos.

 

Esta colección se para, sobre todo, en el material de sus seis discos en estudio –Emmerdale (1994), Life (1995), First Band On The Moon (1996), Gran Turismo (1998), Long Gone Before Daylight (2003) y Super Extra Gravity (2006)- que sirven para comprobar cómo el grupo pasó de ser uno de esos grupos nórdicos que tan bien hacen pop sencillo y adictivo a facturar éxitos más cercanos al rock y con relevancia en todo el mundo. A mayores, se incluye la canción “War”, su aportación a la banda sonora de Una historia diferente, una pequeña broma de 0’21” que dicen apareció en la versión francesa de su último disco y la versión de “Burning Down The House” en colaboración con Tom Jones que venía en el disco de duetos del galés del año 1999.

 

Lo mejor, para quien conozca bien el repertorio de The Cardigans, es la edición inicial de este recopilatorio, que se acompaña de un segundo disco con caras B, canciones que sólo aparecieron en las ediciones británicas o francesas de sus discos de larga duración (“Hold Me -Mini versión-“, “Slowdown Town”, “Give Me Your Eyes” y “Show”), un tema incluido en el recopilatorio Tambourine Studios Vol. 1 (“Happy Meal I”) o su aportación en 1998 a la banda sonora de la película Expediente X (“Deuce”).

 

De este segundo disco destacan las versiones de “Carnival” y “Lovefool” y, también, que cortes como “Losers (First Try)”, “Country Hell”, “Hold Me”, “For The Boys” o “Give Me Your Eyes” nunca aparecieran en sus álbumes, lo que confirma que incluso les sobran las buenas canciones o que no tienen buen tino a la hora de escoger aquellos temas que forman parte de sus discos. Todo ello viene acompañado de jugosas anotaciones por parte de la banda en el libreto interior, con un cierto sentido del humor, aunque en este terreno le gana Mr. E, de Eels, que hace lo propio en sus dos recopilatorios recientemente editados y a quien se le nota mayor ingenio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *