SEXY SADIE

 Sexy Sadie, exprimiendo su cerebro

Sexy Sadie4

 

         Son ya catorce años lo que llevan los mallorquines en la primera plana del pop estatal. En total, once discos, incluyendo recopilatorios, directos, rarezas y remezclas, que para todo ha habido tiempo. Este fin de semana comienzan su gira en Galicia, que sirve para presentar su nuevo disco, Translate y del que nos habla su guitarrista Carlos Pilán. El jueves están en Santiago, en la Sala Capitol, el viernes en A Coruña, en el Playa Club, y el sábado en Vigo, en la Sala Iguana.

 

Han pasado tres años de conciertos desde el anterior trabajo. ¿Fueron surgiendo sobre el escenario los nuevos temas de Sexy Sadie?  ¿Cómo os planteasteis el nuevo disco?

– Efectivamente, han pasado tres años desde el último disco de estudio, aunque después la compañía decidió sacar un recopilatorio y un disco en directo, lo que nos mantuvo ocupados los dos años siguientes. En cambió, el año pasado fue muy tranquilo en cuanto a conciertos, apenas tuvimos 10 o 12, lo que nos dio mucho tiempo para componer y ensayar a diario. Grabamos sucesivas maquetas de las distintas versiones de las canciones. Algunos temas los hemos llegado a grabar 5 veces antes de la definitiva versión que aparece en el disco.

 

Después de los años, ¿es más fácil o más complicado componer canciones? ¿Dónde surge la inspiración?

         – Mi opinión es que, en principio, la experiencia, aunque puede aligerar el proceso de composición, también te puede quitar frescura y espontaneidad. Hay que tener en cuenta esto, y en ocasiones saber dejarte llevar por impulsos, como cuando empezamos hace 13 o 14 años. Evidentemente la inspiración tiene una variante muy abstracta y aleatoria, pero si no va unida a muchos ensayos y trabajo, se queda a mitad de camino.

 

¿Afecta el cambio de miembros en la banda a la creatividad o aportan nuevas ideas?

         – Los cambios en un grupo nunca son agradables, es como si te amputaran un brazo. Está claro que afecta a nivel musical, pero más en lo personal. Somos un grupo de gente que nos pasamos muchísimas horas juntos, se establecen unos lazos más intensos que con un compañero de trabajo convencional. Pero creo que precisamente una ruptura así sí que favorece y estimula la creatividad. Los nuevos miembros empiezan a aportar al colectivo algún tiempo después.

 

¿A qué viene Translate?

         – Desde el primer disco siempre titulamos los discos con alguna frase extraída de la letra de alguna canción de las que van incluidas en él. En este caso, escogimos Translate por varios motivos: nos gusta mucho esa canción y el proceso de composición y arreglos fue muy estimulante. Y nos gusta mucho la letra de la canción.

 

¿Es Translate una declaración de intenciones?

         – No, no es una declaración de nada en especial. Es el resultado de un año de trabajo de un grupo de gente que le gusta lo que hace. El concepto de ‘declaración de intenciones’ es muy solemne para nosotros. Es un disco de música, nada más. Luego cada cual le puede dar la importancia que quiera.

 

También se habla de que éste es el disco en el que más habéis puesto de vosotros mismos. ¿Por qué?

         – Porque hemos mantenido el control absoluto sobre todo: grabación, portada, fotos de promoción… En este sentido, la insularidad al final te favorece.

 

¿Por qué os habéis encargado de la producción?

         – Nunca nos hemos quejado de libertad en ese sentido. Lo que ocurría es que teníamos que delegar en otros facetas como las portadas de los discos, porque no teníamos tiempo ni experiencia. Esta vez lo hemos controlado casi todo. Hay cosas como la maquetación o el master que no hemos hecho nosotros directamente, pero sí todo lo demás. O solos o con la colaboración estrecha de algunos amigos. Tiene sus ventajas, ves el producto final de una forma más cercana.

 

¿Qué destacáis de las melodías?

         – Que están muy trabajadas. El hecho de grabar repetidas veces las canciones nos ha permitido escuchar tranquilamente los avances de las canciones, especialmente en cuanto a las melodías. Si había que dar un paso atrás, se daba sin dudarlo.

 

¿Y de los textos?

         – Creo que las letras han cambiado a la par que la música dentro de la evolución del grupo. Hemos pasado de tratar principalmente de relaciones personales a temas más globales. Pensamos que las revoluciones empiezan por uno mismo, y de eso hablan muchas de las canciones de este disco.

 

¿Hay nuevas influencias tras este tiempo?

         – Hay pocas novedades. Hemos estado tan encerrados en nuestro propio disco que no hemos investigado más allá. De estos últimos años, coincidimos en lo último de Wilco, Death Cab For Cutie… Durante la gira es cuando empezamos a tener más tiempo para leer o escuchar música. Son muchas horas muertas en la furgoneta que solemos aprovechar así.

 

“Sexy Sadie es uno de los grupos más importantes del indie nacional”. ¿Sentencias como ésta pesan o ayudan a seguir para adelante?

– No les damos demasiada importancia, ni a las críticas buenas ni a las malas. Normalmente todo se exagera.

 

¿Qué podéis adelantar de esta gira que iniciáis en Galicia?

Creo que tenemos unas 15 fechas para esta primavera. La intención es parar la gira de salas durante el verano para retomarla en otoño por las ciudades que nos falten. En verano haremos todos los festivales que podamos. Para la gira de salas tenemos preparadas unas 22 canciones. Todo el disco nuevo y una selección de material antiguo.

 

¿Qué canciones no pueden faltar en un concierto de Sexy Sadie?

         – Depende. Como te digo, la gira de presentación del disco se centra precisamente en eso. En cambio, en los conciertos de verano o festivales, tiramos más de las canciones más conocidas del grupo. Normalmente no te suelen dar más de 50 minutos y tiramos del repertorio más movido. No hay canciones fijas.

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *