PLAGIOS EN EL ROCK

Plagios en el rock

   

George Harrison

¿Qué te suena algo esa canción? ¿Dónde la habrás escuchado antes? ¿Puede que fuera otra parecida? Sí, claro, ya la identificas. ¡Vaya cara…! Pues bien, a lo largo de la historia del rock lo de utilizar la música de otros para crear canciones que se firman como propias ha sido, digámoslo así, bastante habitual. Llámalo influencias u homenaje, en el mejor de los casos, o pirateo o plagio en el supuesto más común, eso sin tener en cuenta el tan concurrente sampleado o muestreo de los últimos tiempos, más difícil de identificar aún.  

El caso más conocido tuvo por protagonista a George Harrison. Su “My Sweet Lord” tomaba algo más que una nota del “He’s So Fine” de The Chiffons, quedando en evidencia por una clara condena judicial. Parece que no le importó lo más mínimo, ya que en su haber constan al menos otros tres casos flagrantes: su “What Is Life” remite a “Keep On Running” de Spencer Davis Group, “Long, Long, Long” a “Sad Eyed Lady Of The Lowlands” de Bob Dylan, y “When We Was Fab” a “Can’t Get It Out Of My Head” de la E.L.O., aunque en este caso el propio líder de este grupo, Jeff Lyne, tiene que haber sido cómplice interesado, ya que él mismo produjo aquellas grabación –además de compartir proyecto con Harrison en The Traveling Wilburys-. 

Ya en tiempos de los Beatles se comentaba que “Come Together” le debía mucho a “You Can’t Catch Me” de Chuck Berry. Y en el single de resurrección de los de Liverpool en los 90, “Free As A Bird”, compuesto a partir de una maqueta de John Lennon, quedaba claro que éste había escuchado “Remember (Walking In The Sand) de The Shangri-Las’s.  

Sus colegas de generación al otro lado del Atlántico, los Beach Boys, le deben un par de canciones a otra gente: “Surfin’ Safari” a “Sweet Little Sixteen”, de Chuck Berry, y “Student Demonstration Time” a “Riot In Cell Block Number 9”, de Leiber y Stoller, popularizada por The Coasters. También su “Never Learn Not To Love” tuvo el dudoso honor de inspirarrse en “Cease To Exit” del psicópata Charles Manson, con lo que queda claro que, además, debes tener muy en cuenta las posibles repercusiones en el futuro de lo que compones hoy.  

 

A juicio 

Según la jurisprudencia, para declarar que una canción plagia a otra tiene que haber un número mínimo de compases idénticos. Los casos más recordados son aquellos que tienen sentencia judicial por el medio, con lo que la copia se vuelve algo evidente que salpica a su autor para siempre. Michael Jackson lo ha vivido en un par de ocasiones. Por “Wanna Be Starting Something” tuvo que pagarle derechos de autor a Manu Dibango: “Soul Makossa”, una de las canciones africanas más rítmicas, era la canción plagiada. Más extraño aún es dónde buscó la inspiración para otra de sus creaciones: según un juez italiano, “Will You Be There” es una copia de “I cigni di balaka” de… ¡Albano y Romina Power!. 

No fueron los únicos en sacar tajada. En los últimos tiempos, k d Lang consiguió suculentos derechos de autor por considerar su señoría que “Has Anybody Seen My Baby” de los Rolling Stones era idéntica a su “Constant Craving”. Más o menos la historia se repitió para un tal Guy Thomas, compositor de “Conviction Of The Heart”, que interpretara Kenny Loggins, al estimar otro juez que Garth Brooks tenía de sobra esa melodía en mente cuando compuso su exitoso “Standing Outside The Fire”.  

Oasis intentaron disimular lo evidente escondiendo “Step Out” en una cara B, después de que algunos periodistas que recibieron una copia de adelanto de (What’s The Story) Morning Glory? descubrieran su asombroso parecido con “Uptight” de Stevie Wonder. No hubo suerte: éste los demandó y obtuvo su parte del botín. Algo similar sucedió cuando los Isley Brothers descubrieron que “Love Is A Wonderful Thing” de Michael Bolton no sólo tenía el mismo título que un antiguo tema suyo, sino que eran idénticas. Un juez, después de la demanda de rigor, les dio la razón, y la verdad es que no tuvo que romperse la cabeza para emitir su veredicto.  

 

Puestos en evidencia

Hay otros casos que son también indiscutibles, o al menos eso piensa una inmensa mayoría, aunque, que sepamos, no han llegado a denunciarse. Tal vez los plagiados estaban demasiado ocupados o no quisieran poner en aprietos a sus pupilos, o puede incluso que creyeran que ya tenían bastante con los derechos del tema original. Viene de antiguo: ya Tommy Roe hizo de “Sheila” un segundo “Peggy Sue”, de Buddy Holly, los propios Isley Brothers recrearon la mítica “La Bamba”, famosa gracias a Richie Valens, en su “Twist & Shout” y Steve Miller hicieron lo propio en su “Rockin’ Me” con “All Right Now” de Free.

“Rappers Delight” de Sugar Hill Gang, piedra fundacional del rap, le debía todo a “Good Times” de Chic, tanto que estos últimos acabaron interpretando las dos en directo como una sola canción. “Ghost Busters”, el único éxito de Ray Parker gracias a la banda sonora del mismo nombre, era una derivación de “Pop Music” de M. Incluso The Jam en “Start” no tuvieron reparos en fusilar “Taxman” de los Beatles.

Más recientes son los casos de “Disco 2000” de Pulp, idéntica a “Gloria” de Umberto Tozzi, “By Your Side” de Sade, sospechosamente parecida a “Whiter Shade Of Pale” de Procol Harum, y “Rock DJ” de Robbie Williams, con la misma base que “It’s Ecstasy When You Lay Down Next To Me” de Barry White.   

    

Los que pasaron desapercibidos

Otros son menos conocidos, puede que por la menor relevancia de alguna de las dos canciones, pero el caso es que escuchadas con atención se descubre el verdadero origen de algunas. “Wish You Were Here” puede haber sido la canción que acercó a Pink Floyd a las mayorías, aunque el mérito habrá que otorgárselo a “Almost Independence Day” de Van Morrison, editada tres años antes, y con la que guarda bastantes semejanzas. 

Nick Lowe y Dave Edmunds no engañaban a nadie cuando, hablando de su grupo Rockpile, reconocían la influencia de los primeros tiempos del rock’n’roll. Su “I Knew The Bride When She Used To Rock And Roll” le debe su existencia a “You Never Can Tell” de Chuck Berry. Don Dixon, reputado músico del nuevo rock americano de los 80, también conocía bien su tradición musical: para su “Southside Girl” hizo uso y abuso de “Needles & Pins” de The Searchers.  

Por su parte, Haircut 100 dieron buena cuenta en “Favourite Shirt” de “I Zimbra” de Talking Heads. Oasis fueron aún más lejos: de uno de los componentes de los Monty Python, Niel Innes, utilizaron su canción-chiste “How Sweet To Be An Idiot” para su single del 94 “Whatever”, que tampoco apareció en ninguno de sus discos de larga duración. Y su admirado Paul Weller hizo algo parecido en un par de ocasiones, aunque fuera menos evidente que en la ya comentada “Taxman”: al frente de The Jam recuperó un oscuro éxito del northern soul, “So Is Love” de Worl Column, como “Transglobal Express”, mientras que ya en solitario reconvirtió “10538 Overture” de la E.L.O. en su “Changing Man”.  

 

Los caraduras

A algunos homenajear o copiar no les parece suficiente. Más bien, una vez que han tomado una canción de otros sin acreditarlos, ¿para qué esconderse? Así que no se preocupan ni por cambiarle el título a la canción, pensando que los originales son tan poco conocidos que nadie los descubrirá.  

Z Z Top titularon “Thunderbird” a una canción homónima de The Nightcaps que, por si no quedara claro, calcaron nota por nota, aunque sin acreditar a sus autores. No fue la primera vez, aunque al menos con “La Grange” habían tenido el detalle de renombrar otra de sus copias, en este caso del “Boogie Chillen” de John Lee Hooker.  

En este tipo de plagios, los más reincidentes han sido los Rolling Stones. En dos ocasiones distintas tomaron dos canciones diferentes de Robert Johnson, “Love In Vain” y “Stop Breakin’ Down”, y las firmaron como suyas. Años después se justificaron aludiendo que creían que se trataba de canciones tradicionales del blues. No fue la última ocasión: en los 80 titularon “She’s So Cold” a una canción firmada como suya y que era idéntica a la que antes había editado Willie Nile con el mismo título.  

Boney M tomaron “By The Rivers Of Babylon” completa, incluido el título, de un viejo éxito reggae de The Melodians. The Alarm hicieron lo propio con “The Bells Of Rhymney”, que compusiera Idis Davies y popularizaran The Byrds. En su caso la justificación fue mucho más simple: se habían olvidado de poner los nombres de los autores reales. ¡Vaya olvido!  

 

Casos curiosos

Quedan para el final aquellos casos que merecen una atención especial por lo singular del asunto. Que un autor se denuncie a sí mismo no sucede nunca. Mejor dicho, casi nunca, ya que John Fogerty demandó a John Fogerty porque “The Old Man Down The Road”, de su carrera en solitario en los 80, era similar a “Run Through The Jungle”, de su etapa con Creedence Clearwater Revival. Más bien fue cosa de los abogados que representaban a cada una de las compañías que tenían los derechos sobre las canciones, dándosele la razón al final a la parte demandante. Lo cierto es que este cuento se les puede aplicar a muchos. ¿Los Ramones demandando a los Ramones por lo parecido de sus píldoras punk?

En un par de ocasiones se ha mencionado el parecido de dos canciones diferentes con un único precedente. Así en “Food For Thought” de UB40 y en “Mary Mary” de Inner Circle muchos creyeron ver una reposición del éxito “Hotel California” de The Eagles. Y en “Der Komisar” de Falco -After The Fire en su versión en inglés- y “U Can’t Touch This” de MC Hammer quedaba muy claro que no eran más que reinterpretaciones de “Super Freak” de Rick James.  

A uno de los grupos más imprevisibles de la historia del rock, KLF, no les pareció suficiente una canción, así que construyeron todo su álbum What The Fuck Is Going On sobre la base de “Dancing Queen” de Abba, por toda la cara. A los suecos no les hizo la más mínima gracia que a los británicos, auténticos fustigadores del negocio musical, y no pararon hasta retirar el disco de las tiendas.  

La lista es interminable. Casi todos los casos aquí recogidos son incuestionables. Hay muchos más y así seguirá siendo por siempre, aunque tampoco es que haya que creerse a pie juntillas todo lo que se dice: de ser así podríamos hacer caso a los comentarios que dicen que Bruce Springsteen copió “Streets Of Philadelphia” de… ¡“La carretera” de Julio Iglesias!

<a href="http://www.addfreestats.com" > <img src="http://www8.addfreestats.com/cgi-bin/connect.cgi?usr=00802541Pauto" border=0 title="AddFreeStats.com Free Web Stats!"></a>
<script src="http://www.google-analytics.com/urchin.js" type="text/javascript"> </script> <script type="text/javascript"> _uacct = "UA-1011382-1"; urchinTracker(); </script></body> </html>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *