PHIL SPECTOR

Una breve historia del Phil Spector compositor a través de 5 de sus canciones

 

 

Harvey Phillip Spector nace el 26 de diciembre de 1940 en el Bronx, Nueva York. Con diecisiete años entra en The Teddy Bears y graba un single que lleva en la cara B la canción “To Know Him Is To Love Him” (“Conocerlo es amarlo”), que toma como título la inscripción que su madre había escrito en la tumba de su padre.

 

Un locutor de Fargo, Dakota del Norte, comienza a programar esa canción y, a los pocos días, Phil Spector llama incrédulo a un distribuidor de Minneapolis que le pedía 18.000 copias del single para conocer si se trata de una broma. Es el principio de su increíble historia. La fiebre se extiende y la canción llega al millón de copias. El disco genera unos 20.000 dólares de la época (unos 16.000 euros), aunque alguien se escapa con la mayor parte del dinero. The Teddy Bears se convierte en el primer y último grupo del que Spector forma parte.

 

Sin dinero para entrar en la Universidad, Spector se convierte en periodista que cubre juicios en los tribunales. Como su madre le había enseñado francés, intenta entrar en las Naciones Unidas. La noche antes de la entrevista se va con sus amigos músicos de juerga y nunca se presenta. A continuación, compone “Spanish Harlem” con Jerry Leiber y a los 19 ya es ejecutivo de la discográfica Atlantic Records.

 

A partir de ahí comienza su época dorada, la que le lleva a ser el productor de referencia de los 60. Como su método es muy especial, funda con Lester Still el sello Philles Records, tomando para el nombre la primera parte de cada uno de los suyos. Más adelante, le compra su parte en la compañía por 65.000 dólares (unos 50.000 euros), cantidad que nunca le entrega a su socio alegando que aún le debe dinero de su trabajo con Paris Sisters el año antes. Still lo demanda y el juez le obliga a entregarle los derechos de autor de su siguiente single para resarcirle, seguro del éxito del mismo.

 

 

Como venganza, Spector graba la canción “(Let’s Dance) The Screw” -“(Bailemos) el fraude”-, en la que se repite el estribillo durante doce minutos, le da el número 111 de su catálogo y la única copia de la que se desprende se la hace llegar directamente a la puerta de la casa de su antiguo socio. Hoy es una de las grabaciones más perseguidas y cotizadas entre los coleccionistas. A continuación, para dejar claro ante todo el mundo que no tenía intención de editar aquella grabación, lanza comercialmente “Today I Met The Boy I’m Gonna Marry” de Darlene Love con el mismo número, el 111.

 

Tan seguro está Spector de sus canciones que, cuando les muestra a los Righteous Brothers lo que iba a ser su nuevo ingle. “You’ve Lost That Lovin’ Feelin’”, uno de ellos le pregunta qué puede hacer mientras el otro canta la primera estrofa. La respuesta de Spector demuestra su total convencimiento: “Puedes ir directamente al banco”. Para lograrlo, no escatimaba en pedirles a sus artistas lo que se le pasaba por la cabeza: en una ocasión, mientras graba “There’s No Other Like My Baby” para The Crystals, Spector apaga las luces del estudio y las sienta allí en la oscuridad, con la intención de obtener una atmósfera más romántica. “Lo malo es que estuvimos así cerca de dos semanas”, recordaba una de las vocalistas.

 

En 1966 Spector cierra su sello. Como razón principal, argumenta que no está contento de la recepción que ha tenido “River Deep Mountain High”, cantada por Ike y Tina Turner, que él considera su cima creativa. Lo cierto es que, al mismo tiempo, el mercado de singles empieza a decaer y los LPs son ya el principal formato de expresión del rock. A partir de entonces se volcaría en la producción, dejando de componer canciones.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *