NICK LOWE LIVE

Nick Lowe en concierto 

 

 

 

Hablaba recientemente Nick Lowe en una entrevista que para él salir de gira con su banda es ruinoso. Así que su primera aparición en un escenario gallego ha tenido que ser en solitario. Él, que las ha visto de todos los colores, incluso cómo lo ignoraban durante los 80, suponemos que no se sorprende y que se adapta sumiso a las nuevas circunstancias. Pero, ¿y nosotros? 

 

 

Siete meses llevaba Lowe sin dar un concierto, desde su última gira por los EE.UU. el pasado mes de septiembre. No tuvo reparo en confesarlo, como queriendo justificar una falta de rodaje clara ante lo que era el primer concierto de una mini-gira española de seis fechas. Incluso reconoció que se le había olvidado un tanto cómo hacer que un concierto sea entretenido.

 

No le hacía mucha falta, porque con su cancionero -ese que una amplia mayoría conoce aunque no sepa quién es su autor- no debería haber el más mínimo problema para tener atrapada a la audiencia durante hora y media, como así fue.

 

 

 

Cuatro versiones hizo Lowe, aunque todas ellas se identifican muy bien con él. Las tres primeras, porque o bien las compuso en solitario, como “(What’s So Funny ‘bout) Peace, Love and Understanding” -que dio a conocer con Brinsley Schwarz-, o bien porque las escribió junto a Dave Edmunds y las editó con su grupo Rockpile, como “Heart” y “When I Write the Book”; la cuarta, que sirvió para cerrar la noche, porque él fue su productor: “Alison”, de Elvis Costello.

 

El resto fueron canciones compuestas por él pero editadas con su nombre, siendo todas ellas, como era previsible, de su etapa de crooner maduro que inició en 1994 con The Impossible Bird y que nos ha dado desde entonces otros cuatro álbumes tan serenos como magníficos. Lowe brilló especialmente en esos temas reposados y reflexivos, no sin cierta socarronería, que tan bien le salen, como “I Read a Lot”, “She’s Got Soul”, “Rome Wasn’t Built in a Day” o “House for Sale”, aunque en los registros más bajos no le alcanzara la voz. Más intérprete que nunca, jugando y modulando a su antojo las palabras, estuvo en “I Trained Her to Love Me”, convertido gracias a esa novedad en el mejor momento.

 

También hubo tiempo para arranques más enérgicos como ese “Sensitive Man” que es puro Sam Cooke, el esperado “Cruel to Be Kind” o “I Knew the Bride (When She Used to Rock ‘n’ Roll)”, y ahí la voz ya se encontraba más suelta. Eso sí, cuando desde las primeras filas le silbaban las melodías que él no podía tocar solo con su guitarra era cuando recordábamos que faltaba una banda que le diera a aquello más empaque. Es lo que tiene la nueva dictadura económica.

 

 

 

(Sala Capitol, Santiago. 6-4-2013. Promotor: Houston Party)

 

 Ver más fotos aquí

 

  {youtube}lAqAmLSIGU8{/youtube}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *