METRIC

Metric, anatomía de una fantasía   

 

 

Fantasies es el cuarto disco de Metric, la banda canadiense, editado hace poco, y que se pudo adquirir previamente en vinilo de edición limitada desde la web del propio grupo, así como en edición de compacto con portada dura de cartón o como disco descargable. Aquellos que así lo hicieron en su día recibieron un mp3 del primer single, “Help I’m Alive” y material extra, como un collage de fotos de su cantante.

 

 

En este caso, el grupo se tomó su tiempo para componer las canciones, rodándolas en directo antes de grabarlas en el estudio. “Dejamos que este disco dictase su propio proceso”, asegura el guitarrista Jimmy Shaw. “Fuese como fuese ese proceso, fuese como fuese a salir, nos lo tomamos relajadamente. Todo el tiempo podía oír el sonido que quería en mi cabeza, algo grandioso y realmente ensoñador”.

Finalmente, el álbum cuenta con la producción de Gavin Brown, la coproducción del guitarrista de la banda, Jimmy Shaw, y las mezclas de John O’Mahony, colaborador del grupo durante largo tiempo y que ha trabajado con grupos como Coldplay o The Strokes. Las capas densas y su textura, con una combinación de psicodélica, electrónica y rock, revelan esa visión del “estado de ensueño” del que habla Shaw.

El grupo se muestra excitado ante la idea de difundir su nueva música a sus seguidores en todo el mundo y por una nueva inquietud por innovar. “Cuando acabamos nuestro contrato, tuvimos reuniones con todos los sospechosos habituales, las multinacionales y las grandes independientes”, explica la cantante Emily Haines.

“Fue extraño asumir algunas decisiones de verdad por primera vez en nuestra carrera”, continúa, “mientras sentíamos que cualquiera que fuese el nuevo contrato que asumiéramos iba a acabar siendo restrictivo y forzándonos a comprometernos creativamente. En un determinado momento nos dijimos: ‘¡Qué le den! ¡Vamos a arriesgarnos!’ Así que respiramos profundamente y decidimos editar este disco en todo el mundo a nuestra manera”.

De esta forma, los componentes de Metric se autofinanciaron la grabación, trabajaron su distribución a nivel mundial y crearon un grupo de trabajo para editar Fantasies en los principales mercados en los que tenían una cierta repercusión. “De todas formas, no lo estamos haciendo todo nosotros solos”, comenta el guitarrista Shaw. En Canadá se edita con Last Gang y Arts & Crafts lo publica en México”.

No es todo. “También hemos buscado la distribución en otros países”, continúa, “y hemos contratado nuestro propio personal para que lleven la edición en los Estados Unidos, el Reino Unido, la Europa continental, Japón, Australia y Nueva Zelanda. Es bastante insano, pero muy excitante. Podemos quemarnos o puede que sea la mejor idea que hayamos tenido. De cualquier forma, habrá sido con nuestras propias reglas, y eso para nosotros ya es un éxito”.

 

Mientras está por ver si estos planes funcionan para el grupo, hasta ahora las señales son buenas. En diciembre del año pasado, tres años después de su último álbum, el grupo completó su gira más grande y exitosa en su Canadá natal. Durante la gira consiguieron reunir 150.000 $ para organizaciones benéficas que ayudan a jóvenes con problemas.

Al mismo tiempo, copias del single “Help I’m Alive” que habían prensado para promocionar la gira llegaron al otro lado del Atlántico, consiguiendo una atención mayor que sus anteriores singles en lugares como Alemania, Irlanda, Australia o el Reino Unido. “Es algo desorbitado”, asegura Shaw. “Una canción como “Help I’m Alive” no es precisamente lo que se considera un single comercial, pero consiguió, de forma natural, tener vida propia en todos esos países. Ahora tenemos que aprovechar y estar a la altura de este momento”.  

Las incursiones de Metric en el mundo del cine y la televisión también siguen ampliándose. Además de ver como sus canciones aparecen en series como CSI o Anatomía de Grey, o en películas como Clean del reputado director francés Olivier Assayas, el realizador Edgar Wright y el productor Nigel Godrich les han pedido un tema inédito, “Black Sheep”, para la película Scott Pilgrim Vs. The World, que se estrena a principios del 2.010.

Metric fue fundado en la ciudad de Toronto por Emily Haine y Jimmy Shaw, pero desde entonces han tenido su base en lugares tan distintos y distantes como Montreal, Londres, Nueva York y Los Ángeles. Ese espíritu nómada, aseguran, es uno de los elementos centrales de su nuevo disco, Fantasies.

“Para mí”, dice Haines, “la mayor influencia en este disco fueron los lugares en los que se compuso. Todo el calor viene de las sesiones en Bear Creek, esa estudio granja utópica en los bosques de las afueras de Seattle. Trabajar en el estudio Giant que Jimmy tiene en Toronto introdujo los elementos más duros de electrónica, baile y rock”.

“Además”, prosigue, “compuse mucho en un retiro en Buenos Aires con tan sólo un piano y una guitarra, lo que le dio todo un mundo de posibilidades al sonido. Al mezclarlo al final del proceso en los estudios Electric Lady de Nueva York llevó al grupo de vuelta a donde habíamos empezado, donde conocimos a nuestro bajista Josh Winstead y al batería Joules Scout-Key hace cinco años. Ha sido un largo viaje”. Que ahora toca disfrutar, claro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *