Locke

Locke (Vertigo)

Locke

En hora y media, la vida de un hombre (Locke) cambia radicalmente. Una simple llamada trastoca el proyectado viaje en coche de vuelta a casa para ver un partido, convirtiéndose a partir de ese momento en una cruzada personal en la que el protagonista decide asumir por una vez sus responsabilidades, contra viento y marea, aunque eso le cueste perder su familia, su hogar y su trabajo.

 

La distancia entre Birmingham y Londres (160 kms.) la cubre este gerente de una constructora hablando por su manos libres, intentando ser consecuente con la decisión tomada de antemano aunque sus consecuencias dinamiten su existencia. Con solo un protagonista en pantalla, el mérito del guión y del director Steven Knight es no aburrir en ningún momento y mantener la tensión de esta particular redención hasta el final.

Tom Hardy, su único actor visible, sale triunfal del tour de force que representó grabar la película en ocho días, a razón de dos tomas completas cada jornada de toda la cinta. Al igual que en otras películas recientes como Buried, 127 horas o La vida de Pi, este hombre lucha contra los elementos, aunque a diferencia de aquellas no busca su supervivencia sino enmendar un error y no repetir los de su padre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *