Les doy un año

Les doy un año (Tripictures)

Les doy un año

 

Se presentó desde un primer momento como una película desmitificadora de las comedias románticas, aquella que empieza justo donde las demás acababan. Esta última parte sí es cierta, al menos en su punto de partida, pero no llega en ningún momento al planteamiento con el que se anuncia.

 

Quizá el elemento clave para descubrir sus intenciones sea saber quiénes son sus responsables. Más que en el director, el debutante Don Mazer (guionista de las películas de Sacha Baron Cohen como Bruno, Borat o Ali G anda suelto), convendría saber que sus productores son los que están detrás de películas como Love Actually, Nothing Hill o El diario de Bridget Jones (La boda de mi mejor amiga sería otro referente al otro lado del Atlántico) así que aunque pretendan darle un pequeño giro, está claro que no se van a cargar la fórmula.

El director deja más su impronta en los gags dispersos por la película, en especial aquellos en boca del secundario Stephen Merchant. Y en cuanto a sus protagonistas -una pareja a la que auguran no más de un año de relación el día de su boda, con una ex novia y un atractivo millonario americano por medio-, son las mujeres las que acaban salvando la función, especialmente una Rose Byrne que se debería prodigar más en las pantallas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *