HOUNDS OF LOVE

Hounds of Love

Ben Young (Factor 30)

 

 

Da igual que su director reconociese en un principio que su debut tras las cámaras recogería el caso real de los depredadores sexuales australianos de los 80 David y Catherine Birdie, y que luego se desdijera, probablemente por las licencias que se tomó la historia, ya que lo que le ha salido es una prodigiosa vuelta de tuerca a los filmes de asesinos en serie, directa a convertirse en una película de culto.

 

Sorprende su dominio del tiempo para generar la intensa tensión necesaria desde el inicio, incluso ralentizando en un par de ocasiones la vida diaria en un suburbio de Perth. No obstante, ese don se queda corto al lado de su hiperrealista estudio de los personajes, de las dinámicas de pareja abusivas y dependientes, del juego psicológico entre los captores y la adolescente cautiva que impulsa al conflicto muy por encima de lo previsible.

 

Aunque la violencia emocional está presente en todo momento, la física a veces se ejerce fuera de la escena, lo que lo hace más creíble y perturbador. Y ese terror frío que sale de las entrañas de lo peor de la naturaleza humana está además acompañado inmejorablemente por tres canciones como “Nights in White Satin” (Moody Blues), “Lady D’Arbanville” (Cat Stevens) y “Atmosphere” (Joy Division).

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *