FRANC3S

Franc3s, fe en el veneno 

 

 

 

 

 

 

Cuatro grabaciones por lo menos preceden a su debut, entre ellas dos de título homónimo y otras dos tituladas Ascensión a las cloacas y La exhibición de atrocidades, del grupo que se nombró en honor a una canción de Nirvana. En su primer álbum, recién editado con Los Enanos Gigantes, recuperan mitad de aquellas canciones (“las consideramos todas clases de natación en aguas de la música moderna”), presentado otras tantas nuevas. Tras cuatro años en activo, un buen número de conciertos y siendo significados en diversos concursos de maquetas y el Proyecto Demo, ahora es el momento de Alberto -guitarra y voz-, María -percusión y voz- y Patuki -sintetizadores, oboe y coros-. Ojo, que contestan ‘las tres’, en femenino. 

 


¿En algún momento llegó el desaliento de veros bastante tiempo en esto sin oferta discográfica, siendo finalistas en el Proyecto Demo o estando entre las mejores maquetas del año varias veces de varias publicaciones?

– La verdad es que sí que tuvimos algunas ofertas anteriores a esta, y precisamente no aceptarlas por considerar que no era lo que teníamos que hacer en ese momento demuestra una confianza en nosotras mismas de las que ni nosotras éramos conscientes.


¿Cuándo entra en el horizonte Los Enanos Gigantes para dejar atrás la autoedición?

– Conocimos a Mariano, cofundador del sello junto con Fernando Alfaro, cuando tocamos en Madrid con Triángulo de Amor Bizarro y, además de parecernos un tío genial, nos habló de algo mágico de lo que hasta ese momento nadie del ‘negocio de la música’ nos había hablado, y que a nosotras nos interesa por encima de todo: de libertad.


¿Cómo ha sido vuestra evolución desde aquellas primeras canciones? ¿Tenía entonces el grupo ya una orientación y un sonido claro o se ha ido haciendo de alguna forma hasta llegar al primer disco oficial?

– Nuestra filosofía se basa en la idea de que todo es cambio, y por eso precisamente cambiar es lo que hace las cosas interesantes. De todas formas, nuestro primer disco no es ninguna culminación de nada, ya que el tránsito es lo importante. La culminación solo trae decepción y caída.


¿Había ganas de dejar claro que era vuestro debut o estabais vagos a la hora de poner un título porque es la tercera vez que vuestro nombre titula una de vuestras grabaciones?

– La única razón por la que no lo lleva es porque nos encanta la portada, y no queríamos influir en la manera de mirarla poniéndole un título.


¿Cómo hubiera sido de distinto el disco sin la producción de Fino Oyonarte? ¿Y de todas esas colaboraciones de relumbrón -Triángulo de Amor Bizarro, Los Planetas, Schwarz, Klaus & Kinski, cuál es la que valoráis más?

– El disco sin Fino hubiera sido peor. Lo que más valoramos de las distintas colaboraciones es que siendo todos músicos con una fuerte personalidad, no se llevaran las canciones a su terreno, sino que aportaran al nuestro. Lo que no queríamos es que ninguna canción sonara a Los Planetas o a Triángulo de Amor Bizarro, sino a nosotras, y creemos que está conseguido.


Fue todo grabado en analógico, ¿no? Y casi todo en primeras tomas. ¿Quién tomó la decisión y cuál fue la razón?

– Antes de decidir dónde íbamos a grabar, Fino nos pidió que le mandáramos una lista con nuestras canciones y discos favoritos, y cuando lo hicimos se dio cuenta de que el 98% estaban grabadas en analógico, así que nos comentó la idea de grabarlo en los estudios Brazil de Madrid, y a nosotros nos pareció estupendo. Lo de hacerlo en primeras tomas fue simplemente porque se dio cuenta de que cuando las hacíamos muchas veces nos aburríamos y perdían un montón.

  

  

 

 

 


¿Por qué os tiran tanto las canciones oscuras, caóticas, cuando no parece que seáis personas torturadas?

– Más que expresar una realidad ya existente, lo que nos interesa es descubrir otra nueva y, al hacerlo, incidir sobre la vida. Por otra parte, tampoco hace falta decir que la carga burlona e irónica es bastante grande en nuestras canciones.


¿Se extirpan así las frustraciones, pesadillas, temores…? ¿O se trata de una reacción frente a la sociedad en la que vivimos?

– Puede que algo de ambas. Lo que tenemos claro es que las palabras no tienen absolutamente ninguna posibilidad de expresar nada, pero que en las canciones esto cambia y recuperan su verdadero significado. Y también hay algo en nosotras de la romántica rebelión individual contra el orden y los valores.


¿Creéis que serían posibles canciones así en grandes ciudades o solo es posible en lugares más pequeños -pienso también en Triángulo de Amor Bizarro-?

– En lo que creemos es que hay que estar solo, alejarte de grupos o pandillas. Hay que ir por libre sin teorías ni reglas si lo que pretendes es descubrir algo exclusivamente tuyo, y esto probablemente sea más fácil en un pueblo al estar más aislado, pero tampoco es necesario.


¿Tiene que ver el título de “La pareja cósmica” con una definición que en su día dio de vosotros Julio Ruiz?

– No, está dedicado a una pareja cósmica que conocemos personalmente.


¿Dónde ha quedado la versión de Joy Division, “Aislamiento”, que grabasteis en las sesiones del disco?

– La sacaremos como extra en el vinilo junto con otra canción acústica, y también en un disco compacto que pensamos editar en soporte casero junto a otras sorpresas.


¿Qué pretendía su autor con el perfecto diseño del disco? ¿Le disteis instrucciones?

– Es un diseño de uno de nuestros grandes amigos, y mejor artista, Alberto Gende, y para nosotros es la mejor explicación popular de la cuarta dimensión, aunque no sabemos lo que significa para él.


¿Qué es lo que más os ha gustado de lo que han dicho sobre vosotros y, también, lo más curioso?

– Lo que más nos ha gustado, y también lo más curioso, fue cuando un tío de nuestro pueblo escribió en su blog que éramos parias. Suponemos que él lo decía en sentido despectivo pero nosotras estábamos encantadas.


¿Si os coloco en una tradición que pasa por Parálisis Permanente, Surfin’ Bichos, El Columpio Asesino, Triángulo de Amor Bizarro e Indómitos, qué os parecería?

– Que preferiríamos buscar nuestro propio camino.


En un concierto de Sonic Youth coincidisteis los tres aunque por separado, antes de conoceros, y tengo entendido que fue un momento revelador. ¿Sigue siendo un referente para vosotros?

– Sí, fue en el concierto del Santi-Rock en el año 2000, en el Monte do Gozo de Santiago de Compostela. Y sí, evidentemente, Sister es uno de los discos favoritos de las 3.


¿En qué artistas coincidís los tres? ¿Y cuáles os inspirarían si cada uno tuvierais que grabar en solitario?

The Velvet Underground, The Beach Boys, Joy Division, Kraftwerk, The Smiths, The Jesus and Mary Chain, Devo, Einstürzende Neubauten, Suicide, My Bloody Valentine, Pixies, Daniel Johnston, Triángulo de Amor Bizarro, Los Planetas, Klaus & Kinski… Coincidimos en la mayoría, pero nunca tendremos que grabar discos en solitario porque las tres podemos hacer lo que nos da la gana en Franc3s.


¿Cualquier posible definición de vuestra música que no lleve la palabra punk estaría equivocada?

– Para nosotros punk significa libertad, y por lo tanto, sí.


¿En qué medida os compensa hacer música? ¿Cómo lo lleváis en estos tiempos tan revueltos?

– No es cuestión de si compensa o no, hay  una gran obra negativa que llevar a cabo (risas).


Por último, ¿cuál ha sido la mejor anécdota de este tiempo en el mundo de la música?

– Una de las mejores fue cuando nos llamaron para tocar en un festival de nuevas tendencias europeas en un antiguo museo de Lisboa, representando a España, y que cuando estábamos probando sonido nos dijeron que no podíamos tocar porque el ruido podía dañar la frágil estructura del Museo, así que nos pagaron, nos invitaron a cenar y nos fuimos.

 

 

 

 

{youtube}OPCMwksNw_w{/youtube}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *