ELLE

Elle

Paul Verhoeven (Avalon)

 

Parecía desahuciado. El holandés Paul Verhoeven tuvo bastante éxito en Holywood (Instinto básico, Robocop, Showgirls, Los señores del acero), pero hoy es un director anciano, a quien nada quiere producir. Por suerte, encontró en Francia financiación para un nuevo film. Y el resultado es su mejor película, aquella en la que muestra un dominio absoluto de su oficio, casi insultante, con el que reivindicarse y entrar directamente al panteón limitado a unos escogidos.

 

¿Por qué, cómo entender, si no, esta bofetada mayúscula a la moral, esta concatenación de secuencias perfectamente trazadas, planificadas y estudiadas que, aunque parte de una novela de Philippe Djin y cuenta con un afortunado guion de David Birke, Verhoeven hace suyo para tratar sus obsesiones, perfectamente representadas por una actriz mayúscula como Isabelle Huppert?

 

Es difícil pensar en alguien que pueda subvertir como él las expectativas, que sorprenda a cada momento, que sea incorrecto políticamente y lo haga con una profunda carga de humor negro e ironía para mostrar la cara oculta de los impulsos y abusos sexuales, del adulterio y la muerte. Turbadora, ambigua, retorcida, provocadora, audaz, lasciva… Fascinante, en fin.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *