CAMPUS GALICIA ENTREVISTA MIGALA

CAMPUS GALICIA ENTREVISTA MIGALA

ULTRASÓNICA

ENTREVISTAS 2001 


Migala, la noche quema

 

            A Migala se les ha tildado de intelectuales, no se sabe muy bien si en sentido negativo o no. Su tercer disco, Arde, desde una independiente, correrá la misma suerte entre un público entendido. Ello no se arredran: “A la industria le gusta clasificar porque ella es clasificación, el mercado en general. El mercado necesita seres teledirigidos, te crea etiquetas porque todo funciona así mejor. Primero se extraen conclusiones de la observación de lo social, se entiende que hay una serie de roles en cada momento causados por ciertos creadores de tendencias y de eso se aprovecha el mercado”. Contesta Diego Yturriaga –acordeón, dulzaina, casiotone-.

 – ¿Es Migala ahora, con Arde, un colectivo más consolidado a nivel de grupo?

Migala es un filtro, una (más de una) manera de hacer las cosas en lo que es Migala. Con el tiempo se ha consolidado un núcleo (Rodrigo, Jordi, Coque, Abel, Rubén, Diego) de gente más implicada, lo cual es muy bueno, sobre todo para hacer conciertos. Pero yo lo sigo considerando un "colectivo de no músicos de formación fluctuante y procedencia indeterminada". Se aprende mucho de "otros migalas": Nacho, Silvia, Carlos, Belmonte, Jorge, Irene, Joaquín… Pero sí, estamos más cohexionados que nunca, por eso Arde es el mejor disco, por ahora, de Migala.

– ¿Se nota que se ha "profesionalizado" la banda o preferís que se os considere como un grupo amateur?

– Trabajamos mucho más en la música que la mayoría de la gente que vive de ella, no vivimos de Migala, por lo tanto no se ha profesionalizado en ese sentido, pero al ser tantos con trabajos aparte nos tenemos que coordinar mucho. Realmente no me importa cómo se nos considere, vivimos de la emoción y no pretendemos otra cosa que ella, y compartirla.

– ¿Cómo es que los textos han ganado en accesibilidad?

– Gracias. Quizá todo se deba al "compás de espera" (momento de no baile frente al baile, dándose cuenta uno, observando) y a que nos hayamos desinhibido un poco más. Aunque traten las letras desde unos puntos de vista siempre personales, en Arde trascienden el momento y lugar para ser más sociológicas.

 – ¿Hay algún autor o grupo que haya impulsado ese cambio de alguna manera?

– Sí, gente como Bonny Prince Billy, Los Planetas, Arab Strap, Andrés Calamaro…

– ¿Es la sensación de desorientación y de culpa el hilo conductor de Arde?

– Sí. Pero también lo es la noche y el recuerdo, los accidentes y  algunas historias de amor… Hay una intención de agarrar el momento, y por eso hay canciones que suenan tan a directo.

– Parece que las canciones tienen un orden muy estudiado. ¿Hay una línea que va de la "Primera parada" hasta "Arde"?

– Sí, pero podría ser otra. "Primera parada" es la primera parada de la noche (cenar algo, quizás), luego llega "El caballo del malo" donde   te ves más lento que los demás (puede que a ti te falte alguna sustancia, o a ellos les sobren otras). Siguen otras historias de la noche,… luego el recuerdo,… la culpa… y termina ardiendo.

 – ¿Y qué pretendéis colocando "Arde" al final del disco?

– Pues eso, que arde. Que todo ha podido ser un maravilloso accidente, que después están las cenizas, que el momento es efímero y hay que agarrar la vida con emociones… No future.

 – ¿Creéis que no se capta lo suficiente el sentido del humor de toda esta angustia existencial?

– Migala no es angustia existencial, y si lo fuese no existiría. Migala es alegría y melancolía y vida.


– ¿Estáis de acuerdo en que las bandas estatales recientes son muy reacias a reconocer sus deudas con otros grupos del Estado y, sin embargo, se sueltan más fácilmente con las de fuera?

– Depende de qué banda, no quiero generalizar… Pero en general creo que tienes razón. Si sirve de algo, nosotros admiramos a Anari, Mus o Aroa…

– ¿Os sentís más cerca de Manta Ray o de Sr. Chinarro?
            – De los dos. Personalmente conocemos más a Sr. Chinarro.

– ¿Con qué artista os meteríais en un proyecto de colaboración sin pensároslo dos veces?

– Con Will Oldham. Lo hicimos una vez y lo volveríamos a hacer sin -como dices- pensarlo dos veces.

– Que hablen continuamente de Leonard Cohen o Tom Waits relacionándolos con vuestra propuesta, ¿es un halago o una losa?

– Es un halago, pero un poco simplón.

– ¿Qué dice de nuestro Estado el saber que un grupo como vosotros vendéis más en Francia o que Le Mans vendían más en Japón?

– Que Francia y Japón tienen más dinero, o más cultura musical. De todas formas, la acogida y la aceptación no tiene nada que ver con la comprensión. Es evidente que nos entienden mejor fuera, la gente sabe más inglés. Comprenden las letras. Francia es más grande que España en número de habitantes, hay un sector mayor de la población interesado en la cultura y es normal. Francia tiene un patrón cultural distinto. Desde el punto de vista de la comprensión intervienen dos factores. Uno, la cultura española y la francesa son distintas. Aquí se suele pensar que un concierto es el prolegómeno de una noche de juerga, en Francia se va a un concierto igual que vas al cine. Aquí no.

– ¿Está Migala en el sello ideal para un grupo como vosotros?

– Sí. De momento y en todos los demás momentos.

– Por último, ¿de dónde viene el nombre de Migala?

– De una palabra castellana que denomina a un tipo de arañas grandes, peludas y venenosas, por ejemplo, la tarántula. 

Xavier Valiño

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *