BOOTLEGS, BENDITAS MEZCLAS

CAMPUS GALICIA ARTICULO BOOTLEGS, BENDITAS MEZCLAS

ULTRASÓNICA

ARTÍCULOS 2002


Bootlegs, benditas mezclas

 

Son ilegales. A menudo suenan fatal. Pero los bootlegs han devuelto la diversión al moribundo mundo del pop. Son lo que el pop debería ser: gloriosa transitoriedad. Llámalos cómo quieras: bootlges, mashed-ups, sound-clashes, mezclas imposibles, combinaciones impensables. Y da igual lo que duren: hoy están aquí y son lo mejor que nos podía haber pasado.

<a href="http://www.addfreestats.com" > <img src="http://www8.addfreestats.com/cgi-bin/connect.cgi?usr=00802541Pauto" border=0 title="AddFreeStats.com Free Web Stats!"></a>
<script src="http://www.google-analytics.com/urchin.js" type="text/javascript"> </script> <script type="text/javascript"> _uacct = "UA-1011382-1"; urchinTracker(); </script></body> </html>

¿De qué se trata la nueva revolución del pop? Su  definición podría ser ago así: unir dos o más canciones para crear un disco nuevo y coherente, que suena familiar y extraño al mismo tiempo. La nueva canción no tiene ningún elemento original. Lo único original es la selección y la disposición de los fragmentos. 

Dicho así, parece una continuación de lo que se inició con el hip-hop: la construcción de un ritmo o una melodía a partir de otros discos. Y tiene mucho de aquello. Sin embargo, no se trata simplemente de dos canciones unidas: lo que se escucha suena y parece una nueva canción, incluso aunque se reconoce la canción de la que parte. Y cuanto más incompatibles sean las dos canciones, mejor. 

Hoy es difícil suscitar polémica con el contenido de una canción pop, pero sí -al menos por ahora- subvirtiendo la forma y la estructura de la canción. 

Los belgas Soulwax, bajo su encarnación 2 Many DJ’s, son casi la única cara visible del fenómeno -y no tanto, ya que aparecen siempre ocultos en sus fotografías-. Su único disco tardó una semana en grabarse y casi un año en obtener los permisos de las canciones que aparecen, consiguiendo sólo 114 de los 187 que pretendían incluir. Por si acaso, aún no se puede editar en los Estados Unidos y, hasta hace poco, era perseguido en el Reino Unido. 

Ese honor lo ocupa ahora The Best Bootgles In The World Ever, el disco que trae de cabeza a la policía persiguiéndolo por las estanterías de las tiendas de discos londinenses. Y, además, tiene su gracia, ya que ha sido editado por alguien que se dedicó a juntar los bootlegs que más le gustaban para publicar un disco sin autorización alguna, ni de los artistas implicados, ni de quienes se habían tomado la molestia de unirlos. 

Estos mezcladores ponen en evidencia la difícil que es hoy en día distinguir entre músicos, pinchadiscos y productores. Todos son, en el fondo, apropiadores del sonido. Todos combinan elementos del trabajo de otros para crear algo nuevo, retando el viejo modelo de la autoría. 

Las leyes que protegen los derechos de autor garantizan que se mantendrán siempre en una discreta segunda fila, sin salir del underground. Seguramente, si salieran a la luz, su interés se desvanecería. Así que éste puede ser el primer estilo musical que se componga casi exclusivamente de contrabando o pirateo. Los mezcladores saben que no conseguirán los permisos, así que ni se molestan en conseguirlos. 

Ser ilegal puede tener, también, su atractivo. Así lo eran, también, las primeras raves. ¿Estamos hablando de avance artístico o piratería posmoderna? No está claro, aunque sí es evidente que estos artistas son los primeros que realmente cumplen con la premisa del punk: “cualquiera puede hacerlo”. Con estas mezclas ni siquiera es necesario componer o arreglar canciones. 

Ésta sí es la democratización de la música y la desmitificación del proceso de la autoría y la creatividad. Esta nueva generación de músicos de dormitorio está compuesta por seguidores y buenos conocedores de la historia del rock’n’roll  que crean un mercado interactivo y un nuevo rol para sí mismos: el de consumidores-creadores. 

Cualquiera con la intuición, el talento y un ordenador -utilizando programas de software gratuitos como Sonic Foundry’s Acid Pro o Propellerhead’s Reason- puede hacerlo.  No necesitan productores caros, ni compañías, ni estilistas, ni nadie que les diga lo que deben hacer.  

La música ahora está siendo usada y experimentada de una forma que ni siquiera se imaginaba en el mundo anterior a Internet. La red ha supuesto un cambio enorme: hace unos años la única posibilidad sería publicar un disco, con la consiguiente acción legal de cualquiera de los afectados. Hoy, estos ficheros se intercambian en la red. 

Por lo tanto, la tecnología ha conseguido que la infracción de los derechos de autor se democratice. En estas mezclas el dinero no es el motivo: lo hacen gratis para aquellos como ellos que estén interesados.  

Los mejores, los que más se buscan, no son los más conseguidos desde el punto de vista de la técnica, sino los que mejor entienden la naturaleza de la bestia que es el pop. Los resultados pueden llevar a la confusión, pero siempre son mucho más interesantes que aquellos que producen los que tienen dinero para hacer canciones a base de samplers -piensa en Puff Daddy, por ejemplo-.

 

LOS MEJORES:

– “Smells Like Booty”: “Smells Like Teen Spirit” de Nirvana vs. “Bootylicious” de Destiny’s Child.

– “A Stroke Of Genius”: “Last Nite” de The Strokes vs. “Genie In A Bottle” de Christina Aguilera.

– “Rockerfactions: “Satisfaction” de Rolling Stones vs. “Right About Now” de Fatboy Slim.

– “Can’t Get Blue Monday Out Of My Head”: “Can’t Get You Out Of My Head” de Kylie Minogue vs. “Blue Monday” de New Order.

– “Love Will Freak Us”: “Get Ur Freak On” de Missy Elliott vs. “Love Will Tear Us Apart” de Joy Division.

– “I Want Boys”: “I Want You Back” de Jackson 5 vs. “Boys And Girls” de Blur.

– “The Without Me Song”: “Without Me” de Eminem vs. “The Song Remains The Same” de Led Zeppelin.

– “Where’s Your Hate At?”: “Hate To Say I Told You So” de The Hives vs. “Where’s Your Head At” de Basement Jaxx.

– “The Robots In The Air”: “In The Air Tonight” de Phil Collins vs. “The Robots” de Kraftwerk.

– “Work It Out With A Foxy Lady”: “Work It Out” de Beyonce vs. “Foxy Lady” de Jimi Hendrix.

– “Get Back The Kitten”: “Right Now” de Atomic Kitten vs. “Get Back” de The Beatles.

– “Union City Noise”: “Bring The Noise” de Public Enemy vs. “Union City Blue” de Blondie.

– “I Believe In Killing Time”: “Believe” de Cher vs. “The Killing Moon” de Echo & The Bunnymen.

– “I Wanna Dance With Some Bono”: “I Wanna Dance With Somebody” de Whitney Houston vs. “New Year’s Day” de U2.

– “Oasis are Gaye”: “Wonderwall” de Oasis vs. “Sexual Healing” de Marvin Gaye.

– “My Name Is Back In Black”: “My Name Is” de Eminem vs. “Back In Black” de AC/DC.

– “Intro-Inspection” de Osymyso: Más de 100 introducciones de clásicos del rock mezcladas en once minutos.

  

WEBS:

www.base58.com

www.boomselection.net

oorsmeer.blogspot.com

4trak.net

www.soundhog.org.uk

www.gohomeproductions.co.uk

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *