ANTENAS HACIA EL CIELO

Antenas hacia el cielo: luz, oscuridad

 

 

Hace diez años, Nadadora se dio a conocer con la maqueta El cielo de antenas. Hoy el grupo ya no existe. En su lugar Gonzalo y Daniel Abalo, con los coros de Sara Atán en uno de los temas, presentan el debut de Antenas hacia el cielo. Gonzalo empieza recordando cómo fueron los 10 años de Nadadora.

 

“Intensos. Muchas emociones, muchas experiencias, algo que, cuando lo veamos en perspectiva, con el paso de los años, seguramente entenderemos como una de las fases más intensas e importantes de nuestra vida, donde acariciamos un sueño, el más grande que teníamos”.


En su momento pusisteis en marcha un blog titulado ya así, Antenas hacia el cielo. ¿Cuáles eran las intenciones?

– Era un blog personal mío. En aquella época estaba en paro, compuse el disco de Nadadora Luz, oscuridad, luz y empecé el proyecto de Antenas (prácticamente compuse todas las canciones que ahora se editan) y hasta tenía tiempo para hacer un blog.


¿Cuándo se produjo esa transición de El cielo de antenas a Antenas hacia el cielo?

Lift Your Skinny Fists Like Antennas to the Heaven, de Godspeed You Black Emperor. La primera vez que lo leí me pareció una frase con mucha fuerza. De ahí salió el nombre para la demo de Nadadora y, tiempo después, cuando empecé a darle vueltas al nuevo proyecto, me gustó renombrarlo como Antenas hacia el cielo.


¿Existió este proyecto mientras Nadadora estaba en activo? ¿Hubo canciones compuestas para este proyecto entonces? ¿Alguna acabó en Nadadora?

– Sí, empecé a escribir en el 2009, mientras preparábamos Luz, oscuridad, luz. De hecho colgué las demos en internet, pero no hice nada más. Ninguna acabó en nadadora. Lo que sí usé fueron partes de letras, algunas frases de letras de Antenas las utilicé en Nadadora. De hecho no las he cambiado, te las encontrarás en Antenas ahora (me gustaba así y no consideré necesario modificarlas, no tenía sentido para mí).


¿Cuándo surge la intención de grabar ya con este proyecto?

– Siempre quise grabar, pero Nadadora era la prioridad, así que de forma real no me lo planteé hasta que finalizó Nadadora.


¿Cuáles eran las intenciones al hacerlo, que buscabais con las canciones?

– Hacerlas. En este tiempo me di cuenta de que de lo único que no puedo prescindir en la música es de componer canciones, de la experiencia que es para mí componer. Grabar también me encanta, cada vez más. Del resto -giras, conciertos, furgonetas, promo, venta de discos…- puedo prescindir, no lo necesito.


¿Estaba claro el sonido desde el principio o se fue construyendo poco a poco?

– Clarísimo. Me gusta decir que son mis obsesiones de siempre con otro barniz: un poco de electrónica, shoegaze, los primeros 80…

 

 

El disco ha quedado en una cosa bastante familiar, con los dos hermanos tocando y grabando todo y solo los coros de Sara, que está bien cerca. ¿Cuántas menos intromisiones, mejor?

– La persona del mundo con la que más me gusta tocar es con mi hermano, así que forzosamente tenía que formar parte de Antenas, lo necesito conmigo, me da seguridad. Y me hubiera gustado que Sara cantara en más canciones, pero me ha faltado tiempo. Pero también ha sido muy importante el papel de Babe, hemos pasado unas cuantas horas buscando ruidos y efectos en el estudio, ha sido muy divertido.


En los temas se ven ecos del after-punk de Joy Division o The Cure, la electrónica de OMD, el shoegaze… ¿Son válidos estos referentes? ¿Algunos otros que tuvierais presentes?

– Sí, claro, también The Chameleons, Silvania…


Aunque se marca una distancia con Nadadora, tampoco son mundos absolutamente incompatibles. ¿Había intención de distanciarse o eso no os preocupaba en absoluto?

– No, para nada, no lo creo necesario, son partes de un todo que se muestran de forma diferenciada en el tiempo. En Nadadora éramos 5 y aquí 2, nada más.


En cuanto a los textos, ¿qué os motiva más a la hora de escribir en este momento?

– En este momento y siempre, los textos hacen referencia a nuestras vidas. No sé, no creo que haya demasiadas motivaciones más allá de contar experiencias. Si te refieres a una politización de los textos como reacción a la época que estamos viviendo, eso lo estamos volcando en los aspectos que rodean a Antenas: no tenemos sello, no hacemos promo, el disco está en descarga libre con licencia Creative Commons, así que tampoco hay SGAE, nos apartamos de una industria de la que estamos hartos y a la que no necesitamos. Esto es música, a veces se nos olvida un poco a  todos.


¿Creéis que las bandas deben reflejar o reaccionar frente a lo que sucede a su alrededor?

– No lo sé, no creo que deba haber una regla, supongo que las bandas son un reflejo del momento en el que viven. Eso debería ser lo suficientemente permeable para que se refleje en su actitud o su música.


En tiempos de descargas digitales y de crisis de la industria, ¿cuál creéis que debe ser el modelo, el objetivo de una banda?

– Hacer música. Lo mejor posible.


¿Algo que os haya cambiado la visión de la música últimamente o siguen siendo los sonidos, los artistas que descubristeis como adolescentes los que os siguen marcando?

– EN mi caso sí, no he sido capaz de escapar de las influencias de la adolescencia. Puede haber bandas que me gusten ahora, pero no resultan determinantes en mí a la hora de componer.

 

{youtube}xAKeJ0_QGkw{/youtube} 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *