ZUCO 103

Zuco 103, Brasil desde Europa

Una vocalista brasileña. Un teclista alemán. Un percusionista holandés. Desde Ámsterdam, para el mundo, Zuco 103, con canciones de alma brasileña y ritmos europeos. Ahora presentan su segundo disco en concierto, Tales Of High Fever. Al habla con Stefan Kruger, el percusionista.

¿Cuál fue vuestra contribución a SfeQ, la que tengo entendido que fue vuestra primera banda?

– El grupo lo empecé yo, y fue el percusionista y productor. Sfeq todavía funciona como grupo. Pero, la verdad, Zuco 103 no me deja tiempo para ninguna otra aventura, así que lo tuve que dejar.

¿Por qué no participasteis en el disco colectivo Brasil 2000?

– Creo que aquí hay un error. Si te refieres al que editó Ziriguiboom, nosotros estamos en él. Además, no conozco otro con este título. Lo que pasa es que, entonces, Zuco 103 nos llamábamos Rec.A. La canción es “Outro Lado”. Fue la primera vez que pudimos darnos a conocer internacionalmente.

– ¿Pensáis que fue el comienzo de la mezcla reciente de música brasileña y ritmos europeos?

– No. Para mí ese momento lo representó “Underwater Love” de Smoke City y Rainer Truby. Sfeq hicimos nuestra primera mezcla de música brasileña en 1995, en el disco Nunks Pays.

¿Cómo surgió el contacto con Ziriguiboom?

Beco Dranoff, el cazatalentos de la compañía, escuchó nuestro primer vinilo como Rec.A. Se lo pasó al jefe de la discográfica y ahí empezó todo. 

¿Estáis contentos con vuestro primer disco, Outro Lado, del que fuisteis productores?

– Sí. Nos gustó el resultado y todavía nos gusta. Lo hicimos nosotros en un ordenador pequeño y una mesa de mezclas pequeña. No teníamos ningún respaldo financiero y pensábamos editarlo en nuestra compañía DOX. Pero hubo suerte, y salió con Ziriguiboom.

¿Qué mezcla de las que se publicaron en The Other Side Of Outro Lado os gusta más? 

– La que  hicieron Funky Lowlives de “Fome Total”. ¡Tiene el mejor arreglo de cuerda que conozco!

¿Cuál es la principal diferencia de Tales Of High Fever con el primer disco?

– El primero fue compuesto desde un punto de vista electrónico y el segundo desde un punto de vista acústico. Trasladamos el primer álbum electrónico al directo y, más tarde, el directo a nuestro segundo disco.

¿Cómo es vivir en Ámsterdam para un músico?

– Buena vida y una escena muy viva, con productores como Aardvarck, Steven de Peven, Kid Sublime o Zeplin. Hay también un nuevo sello de funk llamado Rush Hour. Puedes encontrar jazz de la vieja escuela con el pinchadiscos Graham B. También hay muchas fiestas de mezclas en el Paradiso. Tenemos artistas multimedia como Pips-lab y diseñadores como Aardige Ontwerpers. Eso sin olvidarnos del Mazzo, el club experimental de la ciudad.

¿Qué música o artistas habéis descubierto recientemente?

– El nuevo disco de Tony Allen, que es alucinante, o Michael Franti. Y también escucho a gente como  Moodyman, Theo Parish y cosas antiguas de jazz latino, como The Ford Appache Band.

¿Conocisteis a Suba y como creéis que contribuyó a la nueva escena de música brasileña?

– Nunca nos encontramos. Íbamos a coincidir justo cuando murió al quemarse su casa, por lo que no pudo disfrutar de su éxito. Hizo mucho por la nueva música brasileña.

¿Son Bebel Gilberto o Smoke City los artistas más cercanos a vuestro sonido?

– No. Nos sentimos más cerca de la gente que usa distintos estilos en su música y no sólo brasileños, sino todo tipo de influencias.

¿Cómo serán vuestros conciertos? ¿Qué músicos vienen con vosotros?  

– Espero que sean grandes y muy bailable para la gente. Como bajista nos acompaña Lesly Kuhr, en los platos Sjam Sjamsodin y a la percusión Claus Tofft.   

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *