YANN TIERSEN LIVE 2009

Yann Tiersen en concierto

 

 

No se entiende su poder de convocatoria en un lugar pequeño, comparado con las grandes ciudades que suelen acoger citas más numerosas. Pero lo que menos se entiende son las deserciones, ver parte del público que a mitad del concierto abandona las primeras filas para sentarse en el suelo en los laterales o las caras atravesadas al final. A estas alturas ya deberían saber que no toca nada o casi nada de la banda sonora ésa que todo el mundo espera, que se deja el acordeón en casa y que esto es casi un concierto de… ¡post-rock!

 

Sí, parece que de repente hemos vuelto unos años atrás, a cualquiera de los escenarios del Festival Internacional de Benicassim o del Primavera Sound, donde pueden estar en ese momento tocando en escena grupos como Mogwai, Explosions In The Sky o Goodspeed You! Black Emperor…  Pero no: se trata del bretón Yann Tiersen recuperando la rabia de sus inicios, algo que ya adelantaba recientemente su disco con Shannon Wright de 2004 y Les retrouvailles al año siguiente.

 

Entre las 16 canciones que sonaron en el Multiusos Fontes do Sar sólo una fue empuñada a golpe de violín únicamente, mientras que el resto de las canciones incidieron en esa dirección eléctrica, al frente de una banda fiera, armada con guitarras eléctricas, que busca convencer con un repertorio contundente. Tan anonadado quedó la mayor parte del público que ni siquiera pidieron bises.

 

 

Pero es que, además, Yann Tiersen venía a presentar un nuevo disco, Dust Lane, que ni siquiera se ha editado. La ruptura, con enfrentamiento incluido, con su discográfica ha hecho que su publicación se retrase, así que el francés, en lugar de esperar a que esté disponible, ha decidido rodar las canciones antes por varios países.

 

Se hablaba de un giro a la electrónica en ese álbum, y puede que así sea. Sin embargo, y a pesar de contar con dos teclados en ocasiones, siguió imponiéndose la versión más rockera en directo. Tras aparecer en escena como un antidivo, sin ganas de palabrería, abrió con un contundente “Countdown”, que irá en ese nuevo disco.

 

 

A continuación sonaron temas de sus anteriores álbumes como “La Terasse”, “Drilly”, “A Secret Place” o “Le quartier”, todas ellas rehechas por la banda que le acompaña, con miembros de Gravenhurst o Christine Ott -especialista en ondas Martenot-. Con “Chapter 19” llega el turno del recitado de Matt Elliot, que antes había hecho de telonero folk apocalíptico y que también es uno de los dos guitarristas de la banda en esta gira. Curioso verlo agarrado a su libro, de pie, como si de una pieza de spoken word se tratara.

 

 

Tras ella, el violín de Yann Tiersen, dio paso a los temas nuevos de la noche, con “Wire”, “Dark Stuff” y la melancólica “Till The End”. En la recta final el grupo interpretó, de nuevo sin una sola palabra a la audiencia, “Palestine”, “Amy”, “Kala” y “Train”, para acabar con “Ashes”. Tras desaparecer unos minutos del escenario, llegaron los bises que nadie pidió: “Fuck Me”, “Esther” y el esperado “La valse de Amèlie”, irreconocible para una buena parte del público, la única concesión en un concierto sin concesiones y apabullante.

 

(Multiusos Fontes do Sar. Santiago de Compostela. 21 de noviembre de 2009. 1.200 espectadores)

 

[Ver más fotos]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *