VAN MORRISON

Van Morrison, cuando ruge la marabunta

         Dicen que cuando Van Morrison cambia de compañía, entrega un disco de los grandes. Ahora se pasa a un nuevo sello y, aunque a Down The Road le falta un punto para estar entre lo más granado de su colección, al menos se ha olvidado de sus colaboraciones y coqueteos con otros estilos. Éste es un disco casi grande del gran Van Morrison. 

Algunos han calificado tu nuevo álbum Down The Road como uno de los mejores discos de tu larga carrera. ¿Qué opinas?

         – Es bueno, es bueno.

Hay 2 canciones que me llaman poderosamente la atención en tu nuevo disco: “Georgia On My Mind” y “Evening Shadows”. ¿Nos puedes contar por qué grabaste estos temas?

       – “Georgia On My Mind” es un clásico de Carmichael que interpretó Ray Charles y es uno de mis temas favoritos en directo. Siempre está incluido en mi repertorio en directo desde hace bastantes años y funciona muy bien. Ésa es la razón por la que creo que había llegado el momento de grabarla en estudio. En cuanto a “Evening Shadows” es una magnífica canción que escribí con el clarinetista Acker Bilk. Acker compuso la música y yo escribí la letra. Creo que es una canción muy brillante, como dices.

¿Escribes sobre ti mismo?

        – Al principio sí. Pero ahora puede ser algo que dice alguien. También puedo sacar una idea de un libro o de una frase, o de algo que tenía olvidado hace años. Parte de ello es consciente y parte inconsciente.

¿Te sucede que a veces te viene una idea a la cabeza y la única manera de librarte de ella es escribiéndola?

         – Sí, a menudo surgen en tu cabeza un par de frases que persisten y tienes que decidir si rechazarlas o escribirlas cuanto antes.

¿Cuándo estás más inspirado?

         – Algunas veces surge cuando estoy deprimido; en otras ocasiones aparece la inspiración cuando estoy eufórico. Y otras, justo en el medio. No hay una fórmula fija…

¿Podrías describirme un día normal en la vida de Van Morrison cuando no estás trabajando?

         – Cuando no trabajo, leo. Normalmente leo bastante. Veo la televisión, doy un paseo, escucho música… Sigo trabajando, porque incluso cuando estoy leyendo o escuchando música, aunque no lo parezca, sigo trabajando.

¿Sigues siendo un idealista?

       – Sí, todavía. Nunca aprenderé.

¿Estás en una posición en la que puedes elegir lo que te gusta?

         – Soy consciente de mi situación actual. He trabajado mucho y he puesto muchas horas en ello. Ahora estoy en una posición en la que puedo elegir si hago algo o no. Ya no estoy controlado por los críticos ni por los medios.

¿Estuviste alguna vez controlado?

         – Sí, durante años me decían como hacer esto o lo otro. Y no debes ser controlado por ellos.

¿Qué consejo darías a los nuevos compositores que tratan de evitar esta situación?

         – Es imposible evitar comentarios cuando estás empezando.

¿Incluso cuando tienes mucho talento?

         – No, aunque tengas mucho talento es imposible, a menos que seas perfecto, que nunca se es. Forma parte del aprendizaje.

¿Piensas que la gente se juzga a sí misma?

         – Sí, creo que siempre estamos jugando a la ruleta rusa, cuando tenemos que decidir si hacemos esto o lo otro.

¿Crees que esto se da más en los irlandeses o es algo universal?

         – Creo que se da más en los irlandeses.

Si pudieses elegir, ¿qué preferirías hacer?

         – Preferiría ser compositor. Componer canciones y dejar que otros canten.

El blues es muy importante para ti.

         – Sí, nací con mis zapatos de gamuza azul. Eso es de la canción. Bueno, cuando estaba creciendo solían decir que sólo los niños negros podían cantar el blues, porque habían estado oprimidos. Pero otras muchas razas también habían estado oprimidas además de los negros. No tiene que ver si eres blanco o negro. Junior Wells dice: “No me importa si eres blanco, no quiero discutir, no me importa si eres morado, verde, lavanda, turquesa o lo que seas, las personas son personas.”

¿Así que el blues no surgió en Sudamérica?

         – No. Se han escrito muchos libros sobre el blues. Un escritor de los más importantes, llamado Samuel Charters, escribió hace cinco o seis años un libro en el que situaba las raíces del blues en Portugal. El blues siempre ha existido en todas las razas. No es una cuestión de raza.

¿También en Irlanda?

         – En Irlanda, en el Tibet… 

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *