Un toque de violencia

Un toque de violencia (Golem)

Un toque de violencia

        

En Cannes premiaron su guión el año pasado. Sus cuatro historias de, sí, violencia, impactan y quedan grabadas irremisiblemente en la retina de quienes la ven. Son golpes secos, como los de Sam Peckinpah o los de Quentin Tarantino, encajados ente diálogos escuetos pero que proporcionan la información necesaria para decodificar esos comportamientos extremos.

 

Estos cuatro personajes que deciden tomar la justicia por su mano responden al desaforado capitalismo que parece extenderse sin remedio por la China actual supuestamente comunista. Esa semeja ser la única respuesta posible contra el abuso, contra los excesos, contra la explotación y contra la miseria, cuando el Estado no llega a ofrecer respuesta ni cobertura.

 

Puede que el guion no sea precisamente lo más brillante de la nueva cinta de Jian Zhan Ke, sino su tratamiento de las relaciones entre los individuos y el entorno que los rodea, así como la fotografía a cargo de Yu Lik-Wai. Y aunque pudiera resultar increíble, sus cuatro historias están tomadas de hechos reales, acontecimientos sonados que las autoridades de su país calificaron eufemísticamente como ‘incidentes repentinos’.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *