LINDA GUILALA

Linda Guilala

 

¿Formasteis el grupo como un mero hobby o con la intención de llegar algún día a vivir de esto?

– Suponemos que por necesidad. Al finalizar nuestra etapa con Juniper Moon sentíamos la necesidad de continuar haciendo canciones. Creo que nada más que eso. Con Juniper Moon no vivíamos de esto y tampoco creo que lo hagamos con Linda Guilala. Tal vez sea lo mejor, hacerlo porque sí; si fuese como un trabajo, quizás fuese una mierda, el tener que hacerlo por obligación para poder comer.


¿Qué grupos os impulsaron a la hora de coger un instrumento y crear una banda?

– Supongo que muchos, desde los grupos de chicas de los 60, muchas bandas de electropop de los 80, también muchas cosas del C-86. Pero si somos sinceros a la hora de darte nombres, no sabemos quedarnos con uno. Tal vez serían 30 o 40… Yo que sé, son tantas cosas y escuchamos tantas cosas, pero sin duda alguna el hilo conductor del todo es el POP.


¿Cómo definiríais vuestra música?

–  INDIE POP.


Las decisiones que se han de tomar en el grupo, ¿se toman de una forma democrática o sólo un miembro tiene la capacidad de decidir?

– Somos dos para todo, resulta fácil. Si no nos ponemos de acuerdo en algún tema, pasamos de él y nos ponemos con otra cosa. Se podría decir que Linda Guilala en un monstruo bicéfalo.


¿Qué proyectos futuros os ocupan ahora? ¿Cuándo tenéis pensando editar  algo comercialmente?

– Pues tenemos algunos conciertos cerrados para Zaragoza, Madrid o Salamanca y estamos cerrando otros. También estamos trabajando en un primer disco y viendo un poco cómo lo plantearemos todo para presentarlo. Esperamos tener algo listo para después del verano.


¿A qué grupo os gustaría telonear?

– Y yo que sé… Hoy en día tal vez Mates of State.


¿En qué discográfica nacional e internacional os gustaría estar?

– Sin duda alguna con la que trabajábamos y la que trabajaremos, Elefant Records, por ser Luis y Montse dos de las mejores personas que conocemos en esto y por ser Elefant cada vez un sello más internacional y reconocido. Creemos que si no fuese con ellos es muy probable que fundásemos nuestra propia compañía para hacer las cosas a nuestra manera.


¿Os soléis presentar a concursos? ¿Sirven para algo?

– Pues no mucho, la verdad. Enviamos muchas demos a medios. Básicamente lo que nos interesa es que la gente escuche los temas del grupo. El si sirven para algo o no es muy relativo:  cuando el grupo es bueno y trabaja creo que el premio se lo termina dando el público. Puedes ganar un montón de cosas y estar en lo más alto de un montón de referendums, pero si no trabajas y lo das todo, se queda en nada y no sirve de nada.


¿Sois un grupo de directo o, todo lo contrario, lo vuestro es el
estudio y la producción?

– Yo creo que más bien de lo segundo. Al ser sólo dos personas y tocar todos los instrumentos, creemos que los conciertos nos quedan algo deslucidos. Pensamos en incorporar más músicos para los conciertos, pero la verdad es que no nos apetece trabajar con nadie más de momento. Resulta muy difícil y, tal vez por experiencias anteriores, tratamos de escapar de los conflictos. Quién sabe, tal vez en un futuro contemos con alguien más.


¿Qué es lo más divertido que os ha pasado con el grupo desde el día  que lo formasteis?

– Los mails de los japoneses, chinos y malasios suelen ser súper-extraños y muy divertidos. Supongo que ese tipo de cosas nos emocionan, el que una chica japonesa de 16 años te declare amor incondicional. Sólo por ese tipo de cosas merece la pena hacer canciones.

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *