The Old Man and the Gun

The Old Man and the Gun

David Lowery (Fox Searchlight)

 

 

Si no fuese porque la dirige otro realizador (David Lowery, con A Ghost Story como película previa), bien se podría pensar que Robert Redford ha puesto una especial atención en escoger la película con la que abandona el mundo del cine –al menos como actor– a sus 83 años. Aun así, la historia de Forrest Tucker, un ladrón de bancos que pasó la mayor parte de su vida en la cárcel o intentando escapar de ella, fugándose 18 veces y cometiendo su último atraco en el año 2000 cuando tenía 80 años, podría no parecer a priori la más apropiada para ello.

 

Es el tratamiento que se le da lo que la convierte en la película perfecta para esa despedida, al tratarse de forma elegante –y ciertamente positiva– la figura de este atracador. Ayuda la fotografía granulada y como de otra época, en formato 2:35 y 16 mm., y las citas a otras cintas (sin ir más lejos, a Carretera asfaltada en dos direcciones, por ejemplo).

 

Un halo de soledad y existencialismo impregna todo el metraje, al que contribuyen la delicada historia de amor con Sissy Spacek, revestida con una química única, y su canto a los outsiders y a los amigos encarnados por Tom Waits y Danny Glover. Su puerta de entrada a la eternidad la traspasa dejando una mueca de sonrisa melancólica.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *