THE CURE

 

The Cure, herencia impecable

 cure1

      Después de salir victorioso de su lucha contra Barbra Streisand en South Park, Robert Smith se siente capaz de todo. Sus fans en todo el mundo siguen entonando el grito de auxilio “¡Robert Smith, Robert Smith!” popularizado por la polémica serie  en busca de una salvación ante la mediocridad cada día más evidente en la música de estos años. Veintidós años después de iniciar su andadura en The Cure, Robert Smith resume su dilatada carrera en un álbum de grandes éxitos.

  – ¿Qué sentido tiene publicar un álbum de grandes éxitos tan solo cuatro años después de la última recopilación?

– La compañía de discos posee los derechos del catálogo antiguo durante un periodo determinado de tiempo y quieren explotarlo al máximo. El año pasado, con la edición de Bloodflowers mi contrato con Polydor expiró y me negué a renovarlo. Sabía que la idea de publicar una recopilación histórica llegaría de un momento a otro, así que decidí involucrarme en ello. Lo iban a publicar de todas formas, y el hecho de estar metido en el proyecto implicaba poder elegir el orden de los temas, e1 diseño de la portada y, en este caso, incluso publicar una edición limitada que incluye un compacto acústico que convierte el lanzamiento en algo mucho más atractivo.

  – Este álbum se publica bajo un contexto un tanto extraño en la historia de The Cure. Nunca dos discos del grupo habían contado con la misma formación, que ahora se mantiene ya 6 años. ¿A qué se debe esta estabilidad?

         – La formación del grupo cambió constantemente durante los 80 por razones personales. Nunca pretendí que los miembros de The Cure entendieran lo que yo quería hacer. Fue básicamente un problema de actitud. Con la formación actual las cosas funcionan bien, y la diferencia básica es que yo he dejado a un lado la ira y la furia que me caracterizaban en los 80.

– ¿Ha influido en ello el abandono del sistema dictatorial de trabajo?

         – El grupo ha mejorado mucho con el paso de los años. En los 90 he compuesto la mejor canción de mi carrera que es “Out Of This World”. En los 80 el sistema de trabajo de The Cure era una dictadura absoluta, mi cuerpo necesitaba velocidad y las cosas tenían que pasar muy rápidamente. Por eso tuve que coger las riendas del proyecto y no escuchar a nadie más. Pasé toda la década girando y grabando con The Cure. Ahora todo es distinto. En los 90 he pasado cinco años en el grupo y cinco fuera de él.  

– ¿Te ha frenado el buen ambiente reinante en el grupo durante estos años a la hora de poner fin a la carrera de The Cure?

         – Malos momentos los sigue habiendo, pero supongo que se trata de una cuestión de madurez. Entre todos mantenemos un gran equilibrio. Por ejemplo, Simon es una persona realmente difícil. Nuestra relación es un constante altibajo. El planteamiento de poner fin a The Cure siempre ha estado presente, pero compartimos una fuerte pasión por la música y nos encanta estar ahí. 

– Uno de los principales atractivos de este Greatest Hits es contar con Boris Williams, antiguo batería de The Cure, tocando los temas acústicos. ¿Se trata de un retorno?

         – Boris ha estado siempre en el entorno del grupo. Cuando dejó el grupo, lo hizo por razones personales y no artísticas. La vida le presentó una disyuntiva y decidió dejar el grupo. Cuando empezamos a grabar Wild Mood Swings se dejó ver a menudo por el estudio e incluso llegó a asesorar a Jason, nuestro batería actual, sobre cómo tocar los temas antiguos en los ensayos para la gira y lo mismo pasó con Bloodflowers. Ha sido una gran experiencia volver a tocar con él. 

– Si miras hacia atrás a estos 22 años en The Cure, ¿de qué te arrepientes o qué harías de una forma distinta?

– Hasta el año pasado, siempre pensé que mi gran error había sido mantener a Lol en la banda durante tantos años. Ahora nos hemos reconciliado y hablo a menudo con él. Aún me cuesta encontrarle el sentido a algunas cosas. Me tuvo metido en los tribunales durante 18 meses y paralizó a The Cure durante años ya que estaba en tela de juicio resolver quién poseía el nombre de The Cure. Pasé un año y medio rodeado de abogados analizando contratos. Además de todo esto, probablemente intentaría beber menos cerveza. Creo que todo lo demás ha sido como tenía que ser. 

– ¿Qué ha hecho de The Cure una banda de éxito?

– Principalmente nuestra música. Creo que los singles han jugado la parte principal. Ellos nos han hecho estar ahí. Pero creo que hay algo que va mucho mas allá, y es nuestra actitud. Siempre ha habido un cierto espíritu de independencia en el grupo que ha atraído a la gente y por otro lado están nuestras letras que han logrado conectar con la gente. 

– Durante los ochenta se rumoreaba que hablas grabado un disco en solitario. El año pasado se dijo que estabas grabando ya un segundo disco co-producido por Trent Reznor y en el que colaboraban David Bowie y Billy Corgan. ¿Cómo va?

         – Grabé un disco en solitario cuando deje a Siouxsie And The Banshees en 1984. Fue ideado para un lanzamiento póstumo. Se trata de una colección muy extraña de canciones que no tiene nada en común con lo que hago ahora. Hace dos años volví a concentrarme en un nuevo disco en solitario. Sin duda, se trata del próximo proyecto que voy a abordar. En cuanto a la gente que participa, no lo puedo confirmar por ahora, pero va bastante en esa línea. Los rumores han dado prácticamente en el clavo, pero se han dejado un par de nombres muy importantes. Será una gran sorpresa. Vamos a grabar las colaboraciones en enero ya que quiero estar presente en todos los detalles dcl disco. Va a ser algo muy grande. 

– España siempre os ha acogido muy bien. ¿Cuáles son tus mejores recuerdos de este país?

         – Principalmente los conciertos del Dream Tour. Los disfruté mucho más que cualquier otro concierto que hayamos ofrecido en España. Empezamos la gira mundial en Madrid y allí el público es de lo más entusiasta. En todas las giras, el concierto de Barcelona siempre es una noche memorable, y es, sin duda, uno de los conciertos más esperados de la gira. Recuerdo también un concierto en A Coruña que fue absolutamente arrasador. Tras el concierto tuvimos una discusión muy fuerte entre algunos miembros del grupo y, por determinados motivos, no guardo un gran recuerdo de esa noche, pero fue un gran concierto. 

Xavier Valiño

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *