THE AMPS

The Amps, distinto collar

 

Imagínate que no quieres limitarte a un paro forzoso dada la estancia de tu hermana en una clínica de desintoxicación por la historia de siempre. Que estuviste como bajista en la banda rock más influyente del último cambio de década, los Pixies. Que luego formaste un grupo llamado The Breeders con el que editaste dos discos, Pod y Last Splash. Que, después de haber pasado años en un agradecido anonimato, una canción tuya llamada “Cannonball” te coloca en el primer plano de la actualidad, a la cabeza de los nuevos grupos independientes. Y que intentan presentarte como representante de las nuevas generaciones, a tus treinta años.

 

Pues bien, una de dos: o estás soñando o te llamas Kim Deal. Y en este último caso lo mejor es desaparecer o empezar de nuevo. Con un nuevo nombre, por si no fuera suficiente para pasar desapercibida. Tammy Ampersand no está nada mal. Empiezas a componer otra vez y piensas que lo mejor es editar un disco en solitario. Pero los amigos empiezan a colaborar en el proyecto: Nate Farley en las guitarras, Luis Lerma al bajo y Jim MacPherson en la batería, el mismo que estaba en The Breeders. Siguen apareciendo por el estudio y se acaba convirtiendo en un grupo sólido.

 

Para empezar, un primer single, “Tipp City”, y una gira por Inglaterra, teloneando a Guided By Voices. El anonimato como fin. Aunque los comentarios no se hacen esperar -del tipo “¡Me encantan estos tíos! ¿Dónde está mi copa?”- y los más avispados empiezan a conocer quién se encuentra bajo la identidad de Tammy Ampersand.

 

Más tarde, el asalto definitivo. Pacer, ya bajo el nombre de The Amps. Un disco fiel a la tradición de la baja fidelidad que tanto se lleva ahora en Dayton, Ohio. Por algo son de allí Smog o Guided By Voices. Aunque donde en verdad hay que buscar los antecedentes es en el primer disco de The Breeders. Canciones de enormes posibilidades y parcas en intenciones, crudas pero necesarias.

 

Eso no quiere decir que The Breeders se hayan disuelto. Simplemente están descansando mientras sus miembros arreglan sus asuntillos y se toman un respiro después de una temporada de giras que dejó al cuarteto extenuado. Aunque si coincide que tu nombre es Kim Deal tu próximo paso puede ser igual de imprevisible. Por si acaso, tennos avisados.

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *