ROY ORBISON & The Royal Philharmonic Orchestra: A Love So Beautiful

ROY ORBISON & The Royal Philharmonic Orchestra: A Love So Beautiful (Sony Legacy)

 

 

Es pura explotación del legado de un finado, pero es difícil resistirse. Roy Orbison es el último rockero cuya imagen ha sido convertida en holograma para llevar a cabo una gira por el Reino Unido, como antes se ha hecho con Elvis Presley, Ronnie James Dio o Frank Zappa. En su caso, su holograma estará secundado por la Royal Philharmonic Orchestra.

 

En este nuevo disco de Orbison, 30 años después de desaparecido, intervienen además de la orquesta también sus hijos Wesley y Roy Jr. a la guitarra y Alex a la batería (incluso su nieto), aunque por suerte sin alterar la esencia de sus clásicos. Ellos grabaron su parte en Nashville, mientras que la orquesta lo hizo en Abbey Road. No es la única novedad en el mundo Orbison, ya que los herederos han autorizado una biografía y una película (The Big O: Roy Orbison).

 

Cierto es que sus canciones se prestan a un revestimiento así que agudiza su dramatismo, y el sacrilegio no es de los más sangrantes que se han cometido, por lo que pocas objeciones se le puede poner a lo que se puede entender como un grandes éxitos («In Dreams», «Running Scared», «Only the Lonely», «Crying»…) reforzado por una sección de cuerda.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *