ROXY MUSIC

Roxy Music y Brian Ferry

 

Antes de Pulp no había demasiados grupos que pudieran convertir la ironía en algo sexual, incluso urgente. Además de Roxy  Music, claro está. Cómo este combo malinterpretado no sólo dio rienda suelta a su ironía sino que se deleitaron con una serie de jugadas de escuela de arte, aspiraciones horteras y excéntrica inventiva musical, es una de las grandes historias no contadas del pop británico.

 

Lo tenían todo, estos astutos sultanes de la ostentación: un cantante que trataba de actualizar la elegancia de los crooners de los años 40 a la era espacial -Brian Ferry-; una panda de  inspirados barbudos de clase media embutidos en unos asombrosos trajes inadecuados; y un tipo ciertamente exótico y parcialmente calvo que distraídamente jugaba (más que tocaba) con sus teclados y que parecía, más o menos, un lagarto con plumas -Brian Eno-.

 

Roxy Music, señoras y señores. Puede que hoy suene como un plato para todos los paladares curiosamente revestido, aunque, durante lo mejor de sus primeros cinco discos, fueron realmente únicos. Sin ellos es muy dudoso que hubiera existido Suede, Pulp, los sonidos ambientales e, incluso, ningún maníaco divagando acerca de las expectativas más simples del pop. Probablemente tampoco habrían existido los nuevos románticos, pero vamos a olvidarnos de esa época.

 

De cualquier forma el recién editado The Thrill Of  It All, en forma de caja de cuatro compactos, llenos de excelentes y ridículas fotos de archivo y una buena ración de pop por excelencia, de ese vistoso y lleno de lentejuelas, es una incorporación recomendable al cupo anual que cada cual tenga para estas cajas.

 

No sucede lo mismo con More Than This, una colección resumida en un compacto que parece poner el final de Roxy Music como su apogeo y partir de ahí. El repaso a la carrera de Brian Ferry en solitario tiene preferencia, estirando la fórmula de Avalon todo lo posible.

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *