REVEREND HORTON HEAT

Reverend Horton Heat, tipos entrañablemente patéticos

 

 

Jim “Reverend Horton” Heath, Jimbo Wallace y Paul Simmons están de vuelta con un nuevo trabajo bajo el brazo. Una excelente noticia ya que han pasado cinco años desde aquel Revival publicado en el año 2004, si no contamos el peculiar We Three Kings, disco repleto de clásicos. Lo cierto es que este trío americano simboliza el claro ejemplo de banda de culto en perfecto estado y con potentísimos conciertos que no dejan a nadie indiferente. No paran de tocar, sobre todo en los EE.UU., con cerca de 300 conciertos al año, aunque en Europa es difícil verlos, algo de lo que podremos resarcirnos con su primera visita a Galicia el próximo 9 de abril en la Sala Capitol de Santiago.

 

Su nuevo disco Laughtin’ & Cryin’ sigue por los mismos derroteros y tenemos todos los ingredientes que hacen especial a esta entrañable banda. “Drinkin’ & Smokin’ Cigarettes” abre fuego y suena como si fuera una composición del gran Brian Setzer. “River Ran Dry”, “Oh God! Doesn’t Work In Vegas” o “Death Metal Guys” son los temas más frenéticos, puro rock’n’roll adrenalítico. Por supuesto, hay espacio para temas más relajados y ahí están “Aw, The Humanity” o la instrumental “Spacewalk”.

 

“Quería capturar la esencia de las grabaciones de finales de los 50 y principios de los 60”, asegura su líder, Jim Heath. “Lo compuse desde el punto de vista de un tipo corriente. Y también me inventé un alter ego para el álbum, Harley Hog, un cantante con un estilo vocal en el que siempre estuviera riendo o llorando. Fue realmente sobreactuado. De todas formas, en el estudio no llegué a llevarlo al límite, porque los músicos se morían de risa. Era algo muy ridículo”.

 

De este nuevo álbum existe también una edición de lujo para coleccionistas de 1000 copias numeradas que viene con un disco extra en el que artistas como Hank III, Legendary Shack Shakers, John Doe & Dave Alvin, Los Straitjackets y Peg Leg Mango Johnson hacen versiones de la banda de Tejas.

 

En estos veinte años de carrera, el Reverendo se ha ganado toda una legión de fieles seguidores por todo el mundo gracias a sus interminables giras y a un sonido que tiene tanto de la tradición  del rock como de ganas de subvertirla. Es uno de los cabecillas del movimiento neo-roots y, al mismo tiempo, responsable de que ese estilo avance y llegue a una nueva generación. Si eso se combina con una presencia escénica ya legendaria, el resultado es un espectáculo que convierte los clubes de rock en lugares de revival del psychobilly.

 

En Laughin’ and Cryin’ hay algo más, según nos asegura el propio Heat. “Son canciones de country-heavy sobre malos hábitos, maridos bien intencionados pero totalmente perdidos, barrigas creciendo sin parar llenas de cerveza y, bueno, Texas. No sería un disco de Reverend Horton Heat sin una canción o dos, como en este caso, sobre el Estado de la Estrella Solitaria”.

 

 

Este nuevo álbum marca también un cierto giro hacia el country, acelerado claro. “Laughin’ and Cryin’ no tiene tanto que ver con el punkabilly de nuestro anterior álbum del 2004, Revival, sino que volvemos la vista hacia el honky-tonk, aunque sigue habiendo algunos temas claramente de nuestro habitual sonido como “Death Metal Guys”.

 

Heath es un ávido seguidor del buen y viejo country de mediados del siglo XX. “Me gustaría dejar claro que este disco no nació de un deseo de introducir a mi público en nuevas influencias, sino del deseo de pasárnoslo bien todos. Para el próximo disco, por ejemplo, me podría dedicar a hacer versiones vanguardistas de canciones folk swahili con instrumentos caseros. Nunca des por sentado que no será así”, asegura con cierta retranca.

 

Ya entrados en materia, a Heat le apetece hablar de alguna de sus canciones. Por ejemplo, la citada “Death Metal Guys”. “Describe la yuxtaposición de la gente del rockabilly y la del death-metal.  ¡Perfecto! ¿No fue el cantante de la banda de death-metal Mayhem el que se voló el cerebro y luego los otros miembros del grupo se lo comieron? ¿Y la gente dice que Jerry Lee Lewis está loco? ¿Qué tiene eso de gracioso? En este caso, no es una canción country, sino más rockabilly”.

 

“Oh God! Doesn’t Work in Vegas” tiene bastante que ver con el mundo del juego. “Se trata de un rock and roll en el que digo que, aunque se lo pidas, Dios no te ayudará en la mesa de blackjack. Si lo hiciera, todos seríamos religiosos y millonarios. De todas formas, si eres un adicto al juego, seguro que él se pondrá a trabajar inmediatamente. Una vez, en Tahoe, tuve la brillante idea de jugar al blackjack empezando con apuestas pequeñas e irlas doblando hasta que lo recuperase todo y amasase una fortuna. Perdí todo mi dinero y los ahorros del grupo, así que al día siguiente tuve mucho que explicar. Nunca intentes algo así”.

 

La tragedia del dirigible alemán Hindenburg, destruido a causa de un incendio cuando aterrizaba en Nueva Jersey el 6 de mayo de 1937, causando la muerte de 35 personas, y que supuso el fin de los dirigibles como medio de transporte, está detrás de “Aw, The Humanity”. “Quería hacer una balada, pero no lo conseguí. Es una declaración de amor basada en el accidente del Hindenburg. Debo estar enfermo para hacer algo así de una tragedia. Ahora que lo pienso… ¡hasta es divertido! Siempre me he preguntado qué quería decir la persona que vio y anunció la explosión cuando dijo: “¡Aw, la humanidad!” Bueno, más o menos lo sé… Creo… O puede que no”.

 

Este repaso culmina en “River Ran Dry”, representativo de muchos de sus temas. “Trata de un tipo patético que se pregunta por qué su mujer lo ha dejado mientras la estrofa dice “tuve que dejar mi trabajo, estoy temporalmente en el paro”. Muchas de mis canciones, si las escuchas con atención, hablan de cómo los problemas son creados por las propias ‘víctimas’ que culpan a todo el mundo, incluido a Dios, de ello, excepto a ellos mismos. Espera un momento… ¡No tiene ninguna gracia! Y, sí, puede que como la cantamos demasiado rápida no pueda ser considerada una canción country. Sin embargo, si le bajas las revoluciones y le pones un ritmo cajun, tienes un tema country”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *