REM

REM, el paisaje de los sueños

 

        “Antes era muy importante para mí como compositor la idea de crear algo que fuese eterno. Pero actualmente lo que más me interesa es expresar los sentimientos que tengo en este momento, para configurar un disco que represente lo que estamos buscando en el tiempo actual.”

        La intención que revela esta afirmación de Michael Stipe se manifiesta claramente en los trece nuevos temas incluidos en Around The Sun, el álbum número trece en la carrera discográfica de R.E.M. y el primer trabajo de estudio del grupo desde Reveal, publicado en 2001. En un momento en que se hace necesario tomar postura tanto en la esfera política como personal, R.E.M. ha optado en Around The Sun por escribir la crónica del actual estado de cosas en el mundo y sus implicaciones metafóricas.  

        El trabajo preparatorio de Around Tthe Sun, que comenzó en Vancouver en 2002, se ha realizado a la vez que otros importantes proyectos de R.E.M, entre ellos la preparación de su larga gira y la publicación del álbum de grandes éxitos In Time: The Best Of R.E.M. 1988-2003, que incluía dos temas nuevos, “Bad Day” y “Animal”, grabados durante las primeras sesiones de estudio en Canadá.

        “Fue después de la gira cuando pudimos dedicar toda nuestra atención al nuevo álbum,” explica Mike Mills, “cuando dedicamos tres meses a componer y grabar en las Bahamas. Creo que la gira, que parecía una interrupción en el trabajo, nos ayudó posteriormente en el estudio. Hemos conseguido concentrarnos mucho.”  

        Peter Buck piensa lo mismo. “En realidad nunca antes de ahora nos habíamos permitido el lujo de trabajar tanto tiempo en un disco. Hemos tenido tiempo para desarrollar verdaderamente la música, aunque si me hubieras preguntado al principio, te hubiera dicho que estábamos buscando un sonido más espontáneo e inmediato, algo diferente del toque más cuidado de Reveal. Pero al final, la diferencia entre ambos no es tanta.”

        “Nosotros teníamos unas expectativas con respecto a lo que esperábamos del disco, pero la música matizó la dirección de nuestro trabajo,” añade Michael Stipe. “No puedes pretender que un conjunto de canciones tengan una intención; tienes que dejar cierto espacio a la música para que ella cree su propio significado. El resultado habla literalmente por sí mismo.”

        Y es cierto. Fiel a su título, Around The Sun crea una zona de penumbra de estados anímicos y significados que, sea cuál sea su intención original, existe en el corazón y en la mente del oyente. “No son temas autobiográficos,” insiste Michael Stipe. “Son narraciones inventadas que, como algunos de nuestros mejores trabajos, son relatadas por una voz inconsciente. Y, al mismo tiempo, hay una intensidad basada en la convicción de que si a nosotros nos parece que este trabajo tiene tanta fuerza, otros también pensarán lo mismo.”

        “Contábamos con una gran cantidad de energía creativa,” añade Mills. “Al final de todo el proceso, teníamos más de cuarenta canciones en diferentes etapas de escritura, y creo que muchas de ellas serán la semilla de futuros proyectos. Pero la forma de trabajar ha seguido siendo en esencia la misma de siempre: Peter y yo grabábamos demos y se las pasábamos a Michael para que añadiera las letras y nuevo material. Solo que esta vez tuvimos muchas posibilidades de elección. A lo largo de los años hemos desarrollado una influencia mutua entre los miembros del grupo.”

        “Pienso que todo lo que hemos venido haciendo a lo largo de los años está reflejado en este álbum,” explica Buck refiriéndose a los parámetros estilísticos de Around The Sun. “El material acústico recuerda a Automatic For The People, mientras que ciertos elementos electrónicos sugieren cosas contenidas en el álbum Up. Al final, no se trata del sonido individual de cada canción, sino de la manera en que todos los temas casan unos con otros.”

         Esa concordancia, según Stipe, conecta con puntos clave de sus mundos exteriores e interiores. “Temas como “Electron Blue” y “High Speed Train” provienen directamente del paisaje de los sueños,” afirma Stipe. “I Wanted To Be Wrong” es una de los manifiestos políticos más potentes que se pueden hacer en un momento en que hasta el aire que respiramos está cargado de política. “Final Straw”, por el contrario, viene de un lugar muy profundo, muy personal.”

        Hay otros temas destacados en este álbum que da tanta importancia a sus elementos individuales como a la unidad de todo el disco: son canciones como “The Outsider”, con un poderoso rap de Q-Tip, el primer single “Leaving New York” y tema principal del álbum, que supone un desafío y también un alivio. Los habituales músicos Scott McCaughey y Ken Stringfellow, junto con Bill Rieflin (que se unió al grupo en la gira On Tour), aportan una sólida instrumentación al disco.  

        “Nuestra intención con este trabajo es romper las barreras de lo que somos capaces de lograr juntos,” concluye Stipe. “No nos interesa perfeccionar fórmulas. En este momento consideramos muy importante mantenernos alerta a lo que ocurre a nuestro alrededor y hablar sinceramente sobre ello.”

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *