PRIMAL SCREAM

Primal Scream, el fuego del infierno

Primal Scream se arrastra, emerge desde la mugre y oscuridad de Xtrmntr, hacia la ciudad bajo la luz del día. Furiosos y disgustados con el mundo exterior, atreviéndose a sondear su propio terreno sónico, editan ahora su séptimo disco, Evil Heat. Es el cuarto paso impresionante en una trayectoria ejemplar que comenzó con Scremadelica en 1991, siguió con el crepuscular Vanishing Point de 1997 y que dio un giro hacia la oscuridad electrónica / punk de Xtrmntr en el 2000. Sus otros tres discos pueden olvidarse. Bobby Gillespie nos presenta sus recientes canciones.

          “Ahora ya tenemos un sonido Primal Scream,” comenta el cantante Bobby Gillespie, “y aún seguimos explorándolo. La mitad del álbum corresponde a esta extraña música electrónica y psicodélica, y la otra mitad parece ser una especie de rock’n’roll blanco, frenético y explosivo, realmente una música anárquica en cuanto a forma, enloquecida y con mucha energía. Muy sarcástica, muy desordenada, como debería ser el rock’n’roll. Como la música pirata, ¿sabes? Es una buena mezcla y creo que está repleta de éxitos.”

         “Esto es como un equipo de producción,” explica Gillespie. “No nos sentimos atados a las reglas estándares de grupo / músicos, donde el ego de todo el mundo tiene que estar satisfecho. Sería muy aburrido tener a los mismos tíos tocando los mismos instrumentos en cada tema. Por lo menos para nosotros eso no funciona. Nos gusta utilizar instrumentos diferentes para sonidos diferentes. Intentamos buscar otras atmósferas y sonidos, y algunos de esos sonidos, bueno, no sé ni de dónde vienen. Y si necesitamos que colabore alguien pues se lo pedimos. No hay reglas.”

Deep Hit Of Morning Sun: “Está mezclado por Kevin Shields, y quizá es la respuesta en este disco a “Shoot Speed, Kill Light”. Se trata de pop psicodélico de la Costa Oeste que se encuentra en un mal momento. Hemos intentado hacer un disco maravilloso que significara algo para nosotros y creo que con esto lo hemos conseguido.”

Miss Lucifer: “Tiene a Jagz Kooner en las mezclas y es el primer sencillo del disco. Con su ritmo electrónico y martilleante puede recordar a “Swastika Eyes” Me imagino que es un tema sexual.”

Autobahn 66: “Primera de las melodías de Andrew Weatherall. Es como una versión minimalista de Two Lone Swordsmen, con el techno puesto al servicio del esplendor robótico. Absolutamente impresionante. Creo que es lo mejor que hemos hecho desde “Higher Than The Sun”. Sinceramente puedo decir que se trata de un absoluto clásico. Hemos vuelto a contar con Andrew Weatherall y funciona, ¿sabes? Mientras funcione no nos lo vamos a cuestionar. Cuando la gente oiga el tema, se van a quedar de piedra. Es tan bueno como Kraftwerk, aunque no suena igual, pero tiene ese toque melancólico y maravilloso. Es genial, impresionante.”

Detroit: “Rock’n’roll electrónico. Sí, es bastante contundente pero el rock’n’roll debe serlo, como Little Richard y Jerry Lee Lewis, ¿sabes?”

Rise: “Kevin Shields una vez más. Un tema protesta psicótico y nauseabundo en el más amplio sentido. Nacimiento, colegio, trabajo, muerte: no, gracias. Suena como la Plastic Ono Band. Se trata de un rock glam puro que incluso llega al nivel de PiL.”

The Lord Is My Shotgun: “Blues electrónico con Robert Plant en la armónica. Se lo propusimos en plena calle.”

City: “Es una nueva y más violenta versión del tema que  grabé junto a David Holmes en el 2000 para su disco Down To The Exit Sign. Simplemente punk rock urbano e indecente.”

Some Velvet Morning: “Una versión de Lee Hazelwood y Nancy Sinatra. Sí, hay algo recurrente en el disco sobre el aturdimiento matutino. Yo hago de Lee, mientras que Nancy resulta ser la supermodelo Kate Moss. Ya habíamos hecho duetos antes, que se pueden encontrar en algunas páginas web. Ahora estamos intentando que el rey de la música disco Giorgio Moroder se encargue de las mezclas.”

Skull X: “Sí, recuerda al “Colony” de Joy Division, que toma el estilo repetitivo típico de la Velvet Underground para finalizar con un toque atronador. Piénsalo: son las cuchillas de un rotor, napalm fresco a primera hora de la mañana. Por decir algo, es atronador. Es como un holocausto de guitarras, increíble. El rock’n’roll del futuro. Me encanta.”

A Scanner Darkly: “Igual que un robot que se tropieza con el horizonte, que se escapa hacia la inconsciencia más oscura, así es como esperamos que el álbum os transporte fuera de este mundo. Es música electrónica realmente maravillosa. Yo no canto. Mejor. No importa. Los chicos han hecho una pieza fantástica. En cuanto a mi ego, no siento que tenga que cantar en este tema. Por eso las bandas no duran. Está perfecta tal y como está.”

Space Blues 2: “La voz es la de Martin Duffy. El título es un tributo a Felt y a su líder Lawrence.”  

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *