PARÁSITOS

Parásitos

Bong Joon-ho (La aventura)

 

 

Podría ser simplemente el Arriba y abajo británico llevado a Corea del Sur. No obstante, y conociendo que detrás está el director de inquietantes películas como Rompenieves (2014) u Okja (2017), está claro que no iba a ser aquí, y que Parásitos se asemeja más a un Funny Games a la coreana, una película perturbadora e imprevisible sobre la desigualdad social, que no deja indiferente.

 

Aunque esta tragicomedia empieza como un melodrama familiar, en su segunda parte incorpora un thriller de terror que acaba abriendo la caja de los truenos tras un comentario sobre el olor corporal, un elemento y excusa tangible que habla claramente de la diferencia entre dos mundos distantes, irreconciliables y que no se pueden ni deben mezclar.

 

Con elementos del absurdo y del humor negro, Bong Joon-ho se muestra una vez más como un maestro de la puesta en escena, con un estudio medido del espacio y el movimiento, en el que cobra especial relevancia la vivienda en que se desarrolla la acción. Además, mantiene la atención, una tensión frenética in crescendo y marcada por unos movimientos de cámara siempre al servicio de la narración, que proporcionan la información que precisa el espectador, hasta llegar a un epílogo inesperado que viene a defender la unidad familiar como uno de los pocos medios viables para luchar contra el capitalismo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *