MOUNTAIN

Mountain

Jennifer Peedom (Dogwoof)

 

 

“Los que bailan son considerados locos por aquellos que no pueden escuchar la música”. Ciertamente, hay que llevarlo muy dentro para ponerse a subir una montaña de 8.000 metros, y a aquellos que no lo viven de la misma forma, les cuesta entenderlo. Sin embargo, para intentar acercárselo, que no explicárselo, esta la directora australiana Jennifer Peedom, responsable hasta ahora de otras cintas centradas en la misma pasión por la montaña como Sherpa o Milagro en el Everest.

 

Mountain buscar captar en imágenes el poder de fascinación que generan las alturas para algunas personas, y para ello se sirve tanto de la música creada por la Orquesta de Cámara de Australia (brillante, pero también probablemente prescindible aquí) como de la voz profunda de Willem Dafoe, empleada de la misma forma hipnótica y visceral que la de Werner Herzog en su aclamada La cueva de los sueños olvidados (2010).

 

Con un guion prácticamente inexistente -al menos en el sentido clásico de narrar una historia- y unas frases-sentencias que más bien parecen digresiones, son sus espectaculares secuencias y tomas aéreas y terrestres de los picos de piedra y de las personas que en ellos se aventuran lo que hacen de esta película una experiencia inmersiva total, una oda poética a las cimas más rotundas del planeta.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *