MOTEL MOZAIQUE 2008

Motel Mozaique 2008 – Pequeño gran festival

 

Low

De nuevo nos damos cita en la renovada ciudad de Rótterdam para disfrutar de uno de los mejores festivales (multidisciplinar) que se pueden encontrar por el norte de Europa. Una vez más, las mejores salas de la ciudad albergan los distintos conciertos y actividades para un público cada día más diverso, a la vez que experto y que conoce bien a los artistas por poco conocidos que sean.

 

El festival arranca el viernes 11 de abril donde nos convocan para recoger nuestras entradas en la maravillosa plaza construida por el afamado arquitecto holandés Rem Koolhas. Sin perder tiempo nos desplazamos a lo que seria la filmoteca de la ciudad (Laantaren) donde toca Phoshorescent. Con un público muy respetuoso, Matthew Houck se despoja de todas sus ataduras con un set de lo más personal, dejando algo más que canciones sobre el escenario. Su voz desgarrada es acompañada por momentos de samplers de esta misma, para llevar la canción a niveles muy superiores. Gran hacer y muchos kilómetros andados.

 

Con el oído y la mente en las letras y susurros de Matthew Houck salimos a ver a Alela Diane. Viene acompañada por tres excelentes músicos (Father Tom, Matt Bauer y Mariee Sioux). Suenan gloriosos. Somos muy pocos los que estamos en la sala, pero nadie se mueve. La actuación termina y nadie sale de la sala. Ha sido algo que pocos podremos olvidar.

 

Nos desplazamos hacía el auditórium que alberga en el segundo piso el Shouwburg. El aforo de la sala no es el que debería ser (lleno), pero hay que decir que nadie de los allí presentes nos esperamos al torbellino y/o showman que se presenta. Jaime Lidell dejó ver que no esta aquí para que se le compare con los que ya fueron. Él es y quiere ser grande. Con una banda que suena como las de los grandes, él manda y eso se nota sobre el escenario, pero cuando quizás se hace mas aparente es cuando va sampleando uno a uno los instrumentos y se queda solo en el escenario para seguir con el show. Primero deconstruye la canción para que suene tan marciana como lo haría el propio Madlib, pero poco a poco la reconstruye de nuevo, para que la vuelva banda y todo sigua tan bien como al principio. Lo dicho, quizás el mejor concierto que hemos visto en este festival.

 


Goldfrapp / Alela Diane
 

Nos acercamos ahora a la sala más grande del festival, “Off Corso”. Allí tocan dEUS y parece que nadie se lo quiere perder. La sala esta llena (tiene un aforo para unas 1000 personas) y nos cuesta encontrar sitio hasta en la gradas. deus suenan a banda curtida, a grandes entre los grandes, se atreven a dirigirse al publico en holandés (por algo vienen de Bélgica) y parece que el publico holandés los conoce bien. Concierto rotundo. Gran despliegue de luces y el sonido es magnífico. Se despiden hasta el verano, adelantando que harán festivales en Holanda.

 

Antes de marchar, toca moverse de nuevo al Lantaren para ver a Low. Grandes expectativas para los de Minesota. Sala llena. Low no defraudó. Sonaron rotundos, su sonido era limpio. Se escuchó casi todo su último disco y dejaron caer algún tema del The Great Destroyer. Buen sabor de boca para despedir la noche del viernes.

 

Ya en la jornada del sábado nos perdemos las mini-sesiones que se ofrecen en el museo/galería de arte “Tent” para periodistas, una pena… El primer concierto del día son unos Shout Out Louds que suenan muy bien en la sala Off Corso. La sala está medio llena y la gente allí reunida parece conocer bien al grupo. Vimos un buen concierto que acabaron con la polémica canción “Tonight I Have To leave It” que muchos se creyeron era una versión de The Cure (según escuchamos por el público).

 


Be Your Own Pet / Jaime Lidell

 

Nos vamos al Lantaren donde toca Simona White. Poco público y fluido (no paraba de entrar y salir gente). Sonido excelente y con su fina voz uno no podía mas que quedarse sentado y deleitarse con sus canciones. ¡Se atrevió a cantar en holandés! Y los allí presentes se lo agradecieron con una gran ovación.

 

Sin movernos mucho nos vamos de la sala 1 del Lantaren a la número 2 donde toca un gran desconocido para casi todos los allí presentes. Un tal Peter Broderick nos dejaba alucinando con un sampler y un buen puñado de instrumentos y/o cacharros que se sustentan en las bases del pequeño piano que toca magistralmente. Termina la actuación diciendo que “this song was written by my father” la cual la samplea junto a otros instrumentos y, para despedirse, se baja del escenario para hacer mover un tubo, el cual emite un sonido parecido al del viento y que así nos deja a más de uno con excelente sabor de boca.

 

En esta jornada uno de los platos fuertes del día era (Alison) Goldfrapp, quien ha cambiado de registro, pero al parecer la gente que abarrotaba la el auditórium Shouwburg no lo conocía. Concierto soso y aburrido. La masa no tuvo lo que quería (electro-clash) hasta el final del concierto. Alison trato de defender su último disco casi al completo, pero no convenció.

 


dEUS / Shout Out Louds

 

Nos tomamos un respiro y nos vamos a ver a The Gutter Twins. Quizás plato fuerte de esta jornada, pero al llegar al auditórium del Shouwburg, nos encontramos con un pequeño cartel que nos advierte que por problemas de salud (al parecer Mark Lanegan estaba constipado) el grupo ha cancelado la actuación. Una pena, porque había ganas…

 

Para cerrar vimos a los ingleses Bass Fiction Live (Kode9 and Space Ape). Sonido efectivo y certero que hace de esto una fiesta que la gente no quiere que termine. Comentar que se hicieron de esperar, ya que tuvieron que solventar algunos problemas técnicos de la cacharrería que traían.

 

Nos despedimos así de un festival que no deja de crecer y sorprender. Este año nos perdimos  y vimos mucho, como en cualquier festival. Entre los que nos perdimos, el Red Music Academy, que este año se desarrollo dentro de este festival en la jornada del sábado; también las sesiones de cine con las que cuenta el festival (hubo un pase de la película Lou Reed’s Berlin) o alguna de las performances, entre las que destacó la muy recomendable (por los comentarios) PIPS:lab : DieSpace. Decir que la organización del festival ha estado más que bien en esta edición. Para entrar a las salas no había que hacer colas y eso era debido a que cada uno de ellos estaba en el lugar adecuado. ¡Hasta el año que viene!

 

David Ochoa + Gabriela Contreras

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *