LOVELY LUNA

Lovely Luna, desde la ciudad de los cristales rotos

 

         Está claro que Xoel López no es únicamente el hombre de Deluxe. Antes ya había formado varios grupos, como The Riddles, Los Nuestros, Los Covers, Elephant Band y Lovely Luna. Este último proyecto llegó a editar con un sello de Lleida, Guerssen Records, en el año 2000, un primer disco que recogía sus grabaciones entre 1997 y el 2000.  

“No hubo casi promoción y sólo fueron 500 copias en vinilo, con lo que la cosa pasó bastante desapercibida. Solíamos tocar en A Coruña bastante, y en Santiago también, pero dejamos de hacerlo más o menos cuando salió el disco, por lo que no tuvo trascendencia y, además, se distribuyó casi exclusivamente por la zona de Cataluña,” nos comenta Félix Arias, también en Guru Deva, y la otra cabeza visible de este dúo que ahora edita su segundo disco. 

“Somos los dos y hay puntos en común, pero este disco es más folk y ahora cantamos todo en castellano,” sigue para aclarar las diferencias con aquel primer álbum. Evidentemente, el éxito de Deluxe hace ahora que todo sea más fácil, lo que tiene que ser extraño. “Más que extraño, es lógico, por la repercusión de Deluxe. Ahora tenemos un sello respaldándolo, con buena distribución y que se va a dedicar a la promoción.” 

Hablando ya de Las cosas que nadie debe ver, su nuevo disco, lo primero que se nos viene a la cabeza es que se trata de una delicia y que todo parece muy sencillo, como hecho con mucha facilidad. “Te agradezco el adjetivo y estoy de acuerdo. En cuanto a la sencillez, es cierto, sí: no fueron muchas horas de grabación y todo fue bastante relajado, aunque un poco disperso en el tiempo.” 

         También se nota una compenetración casi perfecta entre los dos. “Sí: Xoel y yo nos conocemos hace años y aprendimos muchas cosas juntos. Además, nos entendimos muy bien con los dos músicos que nos ayudaron en el disco. De hecho las canciones que están ahí fueron compuestas para este disco en noviembre, y no se trata de material antiguo -que lo tenemos- repescado para la grabación.” 

         Curiosamente, por fácil que parezca, no hay casi nadie que haya hecho algo parecido en España. “Es exactamente lo que están empezando a decir y es cierto, no conocemos a nadie. Además, es algo que se podía haber hecho perfectamente.” 

Tal vez lo poco que se les pueda asimilar es lo poco que se hizo a principios de los 70. Incluso incluyen un guiño en el disco a Cánovas, Adolfo, Rodrigo y Guzmán, que, suponemos, no será gratuito. “Es al final de la canción “Gigante de pies de barrio”; estábamos con unos amigos en el estudio y alguien debió decir que le recordaba un poco a eso, así que seguimos la broma, por lo que supongo que algo hay. Intentamos escapar de encasillarnos en un género. Queremos hacer música de autor, aunque supongo que se puede ver las raíces que tenemos, lo que nos ha gustado desde el principio.” 

Aún así, quieren dejar claro con quién les gustaría que la gente relacionase este proyecto. “Lo que queríamos era darle un sonido muy retro, y ahí se nota de dónde venimos. Un disco que escuchamos mucho mientras grabábamos fue Hunky Dory de David Bowie, que es un disco como muy musical, muy teatral, más poético. Nuestra idea era que se saliese un poco del típico sonido pop o rock.”   

A pesar de la gravedad de las letras, hay un cierto sentido del humor al final de “Gigante de pies de barrio” o en “Camandulear”. “Sí, es algo más espontáneo, más divertido. Hay canciones melancólicas, desde luego, pero el humor tampoco falta. ¡Somos muy simpáticos!” 

Eso podrán demostrarlo en directo, en el que se presentan con otros dos músicos. “Para el directo contamos con el bajista y el batería de La Vaca Azul, que grabaron la sección rítmica del disco. Xoel grabó teclados, pianos y programaciones y yo guitarras acústicas y eléctricas. Y luego están los colaboradores: San Juan de Dios que grabó sitar y un piano honky-tonk, Alfa de Le Punk que grabó una voz en plan tango al final de “Gigante con pies de barrio”, Josele Santiago que pone voz en “Si no hay”, María Naranjo de Luxury 54 que hace coros en “Tirarme y no volar” y Eladio Santos de Medusa que hace una segunda voz en “Madre”.

Por cierto, esta última, además del título, tiene una melodía que recuerda a John Lennon. “A mí también me lo recuerda un poco, pero no pensé que nadie me lo dijese, y me alegro.” Una de las canciones que destacan entre las muchas que valen la pena en este disco es “Ciudad de los cristales rotos”, que “tiene letra de Xoel y es un poema en forma de rabieta sobre algún momento malo en relación con A Coruña.” Otra es “Yo ya te conozco”, “que está claro de qué va: del demonio que todos llevamos dentro, del Jekyll y Mr. Hyde, y que está cantada en segunda persona.” 

Ya sólo queda hablar de qué les gustaría conseguir con este disco. “Había intención de que quedase atemporal, de no hacer algo que estuviese de moda, de hacer música para la que no hay ningún lugar dónde hacerla. Nos gustaría que le gustase a la gente y que quedase como un libro de poesías para que dure mucho tiempo, así como un poco de culto.”

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *