LOS SALVAJES

Los Salvajes, larga vida al rock’n’roll

 

No tuvieron la repercusión comercial de Los Brincos o Los Bravos, pero junto a ellos fueron parte de los cimientos de todo lo que vendría después. Con un espíritu y actitud cercana a The Who, a pesar de que siempre se dijo que eran los Rolling Stones españoles, Los Salvajes supieron hacerse hueco en el minúsculo y acotado panorama musical nacional e internacional de los 60. Ahora presentan en una gira que recala el miércoles 10 en Compostela en la Sala Nasa Solo Salvajes, disco que reúne 13 canciones compuestas y grabadas entre los años 1965 y 1968 y una nueva titulada “Más de treinta”, en lo que es otra de sus esporádicas reuniones desde los 60. Habla Gaby Delgado, su líder durante estos casi 40 años.

 

 

 

 

A Los Salvajes se os identifica siempre como los ‘Rolling Stones españoles’ porque erais más guitarreros y rockeros que otras formaciones del momento, como Los Sirex o Los Mustang.

– Esas bandas que nombras para mí no tienen nada que ver con Los Salvajes, ni hoy ni nunca, eso es pachanga pop. Lo nuestro era más autentico, por eso estamos en los libros de música rock y ellos no. A nosotros nunca nos gustó lo de los ‘Rolling Stones españoles’, siempre estuvimos más cerca de los Who y del rhythm and blues. Fue un invento de nuestra compañía, EMI.

 

Vuestra historia daría para una película increíble. Ya los inicios son muy particulares. Os bautizáis como The Savage. Bernard Schram, un cazatalentos alemán, se fija en vosotros, publicáis en 1964 un EP, se publica en Alemania y os lleva a actuar por allí y viajáis con vuestro equipo en autobús de línea siendo menores de edad.

– Sí, nuestros inicios fueron con The Savage, debido a mi lectura de libros de Emilio Salgari, Doctor Savage concretamente. Luego, al grabar nuestro primer EP con Marbella Vergara, del que nunca estuvimos orgullosos, la citada compañía nos comentó que debíamos llevar un nombre español y quedaba muy bien Los Salvajes. Fuimos a Alemania gracias a tener un disco en España, ya que allí sólo los grandes grupos de la época tenían disco. En Alemania flipamos con el nivel de las bandas que actuaban. Pensábamos que sabíamos tocar, pero cuando les vimos nos dimos cuenta de la diferencia. El dueño del club, tras escucharnos un rato, decidió devolvernos a España de forma inmediata. Imagínate el palo: habíamos salido de nuestras casas con permisos firmados por nuestros padres a regañadientes y era un fracaso. Alguno de mis compañeros llegó a llorar… Finalmente, el hombre nos dio una nueva oportunidad: nos facilitaba actuaciones en otros clubes de la cadena para curtirnos y cambiar de estilo. En un mes debíamos regresar a su sala y demostrar nuestros progresos para conservar el contrato que habíamos firmado. ¡Y vaya si aprendimos! Se acabaron las canciones italianas y los uniformes. Nos convertimos en una auténtica banda de rock’n’roll. También tocamos en antros de mala muerte. En un local italiano, entre pase y pase nuestro, mientras estábamos en la puerta tomando el aire, uno de los mafiosos habituales se cargó a un tipo a puñaladas en nuestras narices. Nos demostró con un gesto qué pasaría si le contábamos a la policía qué habíamos visto. Naturalmente, no habíamos visto nada.

 

Después os ficha EMI. Una historia que en algunos pasajes recuerda a los Beatles en sus orígenes. En vuestro repertorio hay versiones, además de Beatles y Rolling Stones, de formaciones como Yardbirds, Bee Gees, The Who… ¿Por qué?

– Nosotros siempre fuimos muy buenos componiendo, pero el contrato con la compañía no permitía más que una sola canción propia, aunque las que han pasado a la historia han sido las propias, y a las pruebas me remito. 

 

Jóvenes, amantes del rock… ¿Cómo os trataba la censura?  

– Más o menos mal pero estaban más pendientes de otros cantantes más polémicos; si no, fíjate en la canción “Rosa de papel”, que no es otra cosa que una paja, y se les pasó. ¿Qué te parece? En TVE nunca la pudimos tocar.

 

La letra de “Soy así” y “Es la edad” son himnos rebeldes de juventud y contienen una gran carga de ironía.

– Eso sí eran los Who españoles. Sobre todo “Es la edad”, donde en directo rompíamos los amplis y la batería. Esos temas si han pasado a la historia de la música pop del mundo según revistas como Rolling Stone y Billboard. Pocos grupos españoles están en esas listas.

 

A finales de la década os separasteis. Tú anunciaste que te ibas desde el escenario sorprendiendo a tus compañeros para convertirte en agente comercial e ingresar después en un monasterio trapense.

– Pasamos de ser como hermanos que se cuidaban los unos a los otros a prácticamente no hablarnos. La situación era insostenible, y tampoco coincidíamos en nuestra forma de entender el grupo. Ellos no se lo podían creer, pero era insostenible. El sencillo “Massachussets” lo grabé solo, con la orquesta de EMI; no se presentó ninguno de los demás Salvajes

 

Para finalizar, ¿qué nos ofrecerán Los Salvajes en este regreso?

– Hace muchos años que regresamos, en 1979, y nosotros no tenemos planes. Los planes los tiene nuestro manager, José Luis de GP Producciones. ¡Larga vida al rock and roll, troncos!

Alfred Crespo / Rafa García-Moreno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *