LILA DOWNS 2008

Lila Downs, el último trago

 

 

 

Lila Downs (1968 en Heroica Ciudad de Tlaxiaco, Oaxaca, México) es una cantante mexicana. Compositora y cantante especializada en música mexicana y de pueblos indígenas mexicanos entre ellos el mixteco, zapoteco, maya y náhuatl además de las músicas regionales de México, en especial Oaxaca. Comenzó a cantar en clubes de Oaxaca, y en Filadelfia con el apoyo de Paul Cohen. Colaboró en la banda sonora de la película Frida. Algunas de sus canciones más exitosas han sido “Sueño y bendición”, “Estrella oscura” y “La Llorona”. Actualmente vive en Coyoacán, en la Ciudad de México.

 

De Lila Downs dijo la gran Chavela Vargas que era su sucesora. Casualidad que su último trabajo se llame La cantina (entre copa y copa'. Canta ella baladas rancheras contra el sufrimiento, la soledad y las pupitas del amor. Su música emociona.

Usted se declara hija de dos culturas, y reivindica el espíritu de la música indígena.

– Mi madre es una mujer indígena que emigró de su comunidad, en el sur de México, y fue a la ciudad a trabajar. Con el tiempo conoció a mi padre, un cineasta norteamericano. Se casó con ella y yo empecé a crecer en Estados Unidos y la región de Oaxaca, donde nació mi madre.

 

Una fusión musical absoluta.

– De chica oía la música zapoteca y la música mixteca. Son dos etnias de las más grandes que hay en mi Estado. Allí se hablan dieciséis lenguas indígenas, y en nuestro país cincuenta y cuatro. Viven: están muy vivas. Eso es un motivo para mucho orgullo, porque tú sabes que con el catolicismo se apagó bastante y se demonizó nuestra cultura. Pero ahora vivimos una época de renacimiento en la que podemos tener este orgullo de ser indígenas.


Todo eso lo acaba volcando usted en la música de una manera muy singular.

– Yo intento. El público es el que finalmente decide, y hasta la fecha hemos sobrevivido haciendo la música. He tenido el privilegio de ir y venir por muchos países, y considero mi responsabilidad dar a conocer los puntos de vista de cada cultura. Creo en la bondad del ser humano, y en las bondades de nuestro corazón la música nos puede abrir a nuevas experiencias. Y cambiar nuestro pensamiento, cambiar nuestros juicios sobre culturas o razas diferentes.


¿Qué le parece la música que se está haciendo en América Latina? Cantantes como ahora Shakira o Juanes siempre han tenido un éxito enorme en España.

– Hay camadas, generaciones diferentes. Cantautores que han estado buscando alternativas… Pero eso no quiere decir que a música digamos más comercial no contenga elementos positivos. Captan también elementos culturales, y además nos representan: cogen algo de nuestro ser, y lo exhiben quizás a veces de forma demasiado exagerada. Hay muchos más. Ha habido influencias muy fuertes aquí, como Amparo Ochoa, que falleció de un cáncer terrible. Está Óscar Chávez, un cantautor impresionante. Y más reciente están cantantes como Jaramar y Claudia Martínez y algunos otros exponentes del son de Veracruz: Son de Madera, Mono Blanco. Y han estado en España en ocasiones.


Y a título particular, ¿cómo lleva la sucesión de Chavela Vargas? El dedo de la cantante apuntó a usted.

– Es una mujer tan especial, que tener que ser un elemento de su admiración es una responsabilidad. Quizá el público se meta con una, y luego con ella. El público la toma muy en serio. Se toma lo que hace ella como se hacía en la Revolución mexicana: vivir, y morir, y vivir a todo lo que da. Pienso que eso es la música. Si tú vienes a cantar, tienes que entregarte por completo. Ella me ha dicho cosas muy bonitas acerca de mi canto, y se lo agradezco bastante.


A una artista comprometida con unos valores conocidos (la recuperación de sus tradiciones culturales), y usted lo ha notado, ¿le pesa a la hora de crear el ruido que forma a su alrededor? La fama, digamos.

– Es una bendición tener un público que escucha y que sea receptivo a lo que tú dices. Es más responsabilidad. Tienes que buscar cosas interesantes. Van pasando los años y ya no te lo tomas tan a la ligera. Ahora estamos preparando dos grabaciones: una con música de mariachis y otro disco con canciones en inglés, la mayoría originales. Lleva tiempo, porque queremos hacer una cosa bien hecha. También queremos mirar a los temas que nos conciernen.


¿Por ejemplo?

– Ahora mismo en Estados Unidos estamos pasando cambios políticos sobre la migración y la preservación de la lengua española en ese país. Hay preguntas y hay mucha recepción a comentarios sobre estos asuntos.

 

Manuel Jabois

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *