LE MANS

Le Mans, otra tarde triste

 

 

La progresión del grupo donostiarra desde aquel Aventuras de Kirlian del 89 es más que evidente. En su primer disco como Le Mans –Le Mans, 1.993- despuntaban ya todos los rasgos que marcarían lo que casi todos se han empeñado en denominar ‘sonido Donosti’: canciones sencillas, dulces, inocentes y muy elegantes.

 

La elegancia seguirá marcando su trayectoria posterior, aunque no así la sencillez, que se empieza a esconder bajo infinidad de talento en constante desarrollo. Así en su segundo trabajo largo Entresemana, del 94, los arreglos de cuerda comienzan a formar parte indisoluble de la entidad Le Mans. Lo que antes era alegría, amor, despreocupación, se torna en desilusión, desamor, desencanto… aunque con finales alentadoramente abiertos. Las letras de Teresa Iturroiz acompañan esa progresiva maduración del grupo y no tardarán en encontrar sus mayores logros.

 

Después han tenido tiempo de demostrar que sus miras van más allá de los surcos cerrados de sus discos. Colaboraron con Fangoria en el recopilatorio Disco 2.000, con una versión del “Me quedaré soltera” de Cecilia, y publicaron un mini-LP titulado Zerbina durante el 95, con las colaboraciones de Extra Lucid, Pez y Vanguard- en el que demostraban su pasión por las últimas tendencias de la música de baile inteligente.

 

Ahora nos llega Saudade, así, en portugués, con unos Le Mans aún más profundos, más densos, más… ¿serios? Pues sí, Saudade es cortante y sincero. La parca instrumentación adquiere un papel protagonista, con el único acompañamiento de un cello. Suficiente para volver a descubrir en su desnudez que Ibon Errazkin es uno de los mejores compositores del Estado y Javier Aramburu el único diseñador de carpetas con un estilo propio e inimitable.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *