KEVIN MORBY: Singing Saw

KEVIN MORBY: Singing Saw (Dead Oceans)

kevin-morby-singing-saw

A sus 28 años, Kevin Morby ha ido dando los pasos precisos para convertirse en un clásico. Tras cuatro discos como bajista de Woods y dos al frente de The Babies (con Cassie Ramone, de Vivian Girls), Morby lleva ya tres álbumes en solitario. Y para situarlos conviene saber que no hace mucho que estaba interpretando íntegras las 41 canciones del Último Vals de The Band.

Ese sonido, el que Dylan consiguió respaldado por The Band, es al que más evoca ahora, además de a Leonard Cohen o Lee Hazlewood. Nacido en Texas, hace unos meses que se trasladó a Los Ángeles, donde heredó un piano, un libro sobre conceptos básicos del instrumento y unas partituras misteriosas de los anteriores inquilinos. Suficiente para despertar su curiosidad y empezar a componer sus nuevas canciones a partir de un instrumento al que hasta ahora no había prestado atención.

Curiosamente, para grabarlo marchó a Woodstock, cerca de aquella casa, Big Pink, en la que The Band y Dylan sentaron las bases de la americana. Morby construye, a partir de esos parámetros, uno de los grandes discos del año hablando de su carrera en la música (“Ferris Wheel”), la muerte (“Destroyer”), la violencia policial (“I Have Been to the Mountain”) o un viaje a Portugal en el que acabó absorto contemplando a los pescadores locales (“Dorothy”).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *