JOSS STONE

Joss Stone, el beso de una melodía

  

Antes de cumplir los 19 años, Joss Stone había estado nominada a cuatro premios Grammy, había aparecido en el escenario con James Brown, The Rolling Stones, Stevie Wonder, Elton John, Patti Labelle, Mavis Staples, Donna Summer y Smokey Robinson,  había protagonizado dos grandes campañas publicitarias para la marca Gap; y había actuado para más de 200.000 personas en el concierto del 2005 Live 8 en Londres.

Y aún así, sólo ahora, en su tercer álbum, Introducing Joss Stone, siente esta cantante y compositora soul británica que está expresando su verdadera visión musical. “Éste es el primer disco que he hecho en el que soy verdaderamente yo”, declara. “Ésa es la razón por la que lo llamo Introducing Joss Stone (Presentando a Joss Stone). Éstas son mis palabras, y esto es quien soy como artista”.

Sabiendo que necesitaba escribir el álbum sola, Stone se escapó a la isla caribeña de Barbados para idear letras. Allí, entre las playas arenosas y las cálidas brisas tropicales, tuvo una epifanía. “Voy conduciendo en mi coche y pienso, ‘¿Por qué voy por la vida buscando el amor incondicional de un ser humano, cuando es la música lo que es incondicional?’” expone. “Siempre está ahí para mi. Es el amor de mi vida. Lo he encontrado”.

Esa sencilla comprensión se convirtió en un temática importante en Introducing Joss Stone, y explica la mezcla en el álbum de soul antiguo, R&B estilo años 70, armonías de grupos de chicas de la Motown, y ritmos jazzy interpretados por una banda en directo dirigida por el principal colaborador musical de Stone y productor Raphael Saadiq (conocido por su trabajo con D’Angelo, The Roots, y Macy Gray). “Rápale, que toca el bajo en el álbum, es el músico más alucinante que he conocido en toda mi vida”, declara Stone. “Musicalmente, siento que lee mi mente. Con sólo una mirada sabe exactamente lo que quiero”.

Desde el primer golpe de ritmo del lánguido tema que abre el disco, “Music”, cada nota, groove y armonía está infundido por el amor de Stone por el don de la canción. En “Music” canta: “Estoy tan enamorada de mi música / La forma en la que me mantienes en marcha / Nadie va a hacer lo que haces”. El tema, inspirado originalmente por “The Mask” de The Fugees, incluye un rap de la cantante de los Fugees, Lauryn Hill. El colaborador de Stone en la canción, Novel, un compositor y productor que es el nieto de la leyenda del soul Solomon Burke, sugirió bromeando que le pidieran a la estrella que participase como invitada. “Y por supuesto, siendo como soy, pensaba, ‘voy a conseguirla’”. Stone llamó a la madre de Hill todos los días durante un mes y medio, preguntando si su hija había escuchado la canción. “Cada día preguntaba, ‘¿Has sabido algo de Lauryn?’ y ella me decía simplemente, ‘No’. Clic. Pero yo no podía dejarla escapar hasta que lo consiguiera”.

Luego está el estilo Supremes “Girl, They Won’t Believe It”, que trata sobre encontrar la felicidad a través de la música. “Cuando estaba en el colegio, quería ser cantante y todo el mundo decía que estaba loca”, cuenta Stone. “Me decían, ‘Quítate esos pájaros de la cabeza y ven a hacer tu trabajo de matemáticas’. Así que ahora yo les digo, ‘Chica, no me creían, finalmente encontré algo dulce entre las amarguras de la vida. Todo lo que necesito es un beso de una melodía’”.

Como cualquier álbum de soul que se precie, Introducing Joss Stone incluye su ración de canciones sobre relaciones, desde “Catch Me I’m Falling”, con unos arreglos de cuerda especiales, hasta “Tell Me What We’re Going To Do Now” (con el rapero Common), pasando por el toque de la Motown de “In the Arms of My Baby”, que Stone compuso sobre sentirse sola en las giras. “Esa canción trata sobre necesitar apoyarse en alguien con el que me sienta como en casa”, explica. “A veces se necesita el abrazo o el afecto de alguien. Eso no se puede tener a través del teléfono”.

Por supuesto el amor no es siempre de color de rosa. En la amarga canción de ruptura y arrepentimiento “I Wish” Stone canta: “Ojalá nunca te hubiera conocido / Por fin tuve ya bastante de tu mierda / Te debería haber dejado hace mucho tiempo”. “Ahora ya está todo bien”, explica con una sonrisa. “Somos amigos, pero cuando algo acaba, todo lo que te queda es esa herida profunda. Pero tuve que revisar mi corazón para escribir estas canciones”. En el súper-funky y juguetón primer single “Tell Me ‘Bout It” descubrimos a Stone avanzando, buscando un nuevo amor, pero preguntándose porqué él no puede tomar la iniciativa. “Es la historia de mi vida”, cuenta, suspirando. “Es como ‘vamos, dime cómo te sientes. No seas tan gallina. Está claro que te gusto y me gustas, así que ¡hagamos algo al respecto!’”

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *