GLEZ

Glez., demonios plurales

 

 

Tras su primer disco en solitario, Laciudadelasagujas, Amaro Ferreiro, hermano de Iván y compositor de alguna de sus canciones, regresa como parte integrante de un cuarteto llamado Glez., en el que están también el productor Suso Saiz, como bajista, su hijo Emilio, como guitarrista, y Toni Toledo (batería de Sexy Sadie). Amaro nos lo presenta, salvo en aquellas respuestas que se especifica que lo hace Emilio.

 

 

¿Cómo te fue con tu primer disco en solitario?

– Bastante bien… A Laciudadelasagujas ya le tengo cierto cariño porque me ha dado la oportunidad de tocar en un montón de sitios, lo que me ha ayudado mucho, porque vale más un concierto que 100 ensayos. Desde que empecé a trabajar en él sabía que sería el disco donde cometer un montón de errores, porque realmente mi experiencia era muy escasa para poner mi nombre a todo un disco y salir indemne. Ahí quedan las canciones. El caso es que me rodee de gente muy cercana a mí en ese momento, desde el ingeniero y el productor, Ángel Medina y Juan de Dios Martín, hasta los músicos que me ayudaron, Charly Arancegui, Jacob Reguilón y Javi Pedreira. A todos les estoy muy agradecido, pero si que es cierto que hay cosas que nunca pensé que fueran a sonar así finalmente, por mi incapacidad para explicar ciertas cosas, de comunicar ciertas ideas a los músicos y también mi incapacidad para ejecutarlas. De cualquier manera, siempre fui muy consciente de que Laciudadelasagujas era simplemente una manera de iniciar una historia. En ella también aparecen Aleix, Juanma y Pablo de RagDog, que me ayudaron a dar mis primeros conciertos, y también Emilio Saiz, que me acompañó en muchos otros y con el que he formado Glez. En resumen, me ha ido bastante bien, he llegado hasta aquí.


¿Cuándo aparece la idea de Glez. y cuál fue el motivo?

– La idea de Glez. surge por primera vez en Gandía, cuando Emilio Saiz y yo fuimos a tocar a la Sala Varadero. Ya teníamos algunas canciones y estábamos hablando de como llevarlas a la práctica, surgió la idea de montar un grupo. El motivo es, primero, incorporar a Emilio a una historia y que dejase de poner en los carteles Amaro Ferreiro con Emilio Saiz, porque ya estábamos apuntando hacia otro sitio; y segundo, dejar de ser Amaro por un rato, y poder compartir con los demás algo común, donde ya no todo fuera una decisión mía, sino una acción compartida. Tenía muchas ganas de pertenecer a una banda, donde aprender y compartir ideas.


¿Cómo se fueron sumando los músicos al proyecto? ¿Tenías claro
desde el principio quiénes iban a ser?

– Claro, teníamos muy claro a Toni, porque nos venía acompañando con Iván Ferreiro desde Mentiroso Mentiroso. Fuimos a Urban Studios con Toni en Palma de Mallorca en Junio de 2008, allí grabamos algunas canciones que acabarían formando parte de este disco y se empezó a cerrar lo que acabaría siendo Glez. Toni y yo somos de la misma generación y nos entendemos muy bien, compartimos un montón de gustos y de grupos favoritos. Ambos somos muy fans de Rid Of Me de PJ Harvey y del sonido de sus baterías; de Steve Albini, más exactamente. Con respecto a Suso, siempre tuvimos claro que sería el productor. Yo ya tenía pensado contar con él si hubiese hecho mi segundo disco en solitario. Lo que surgió de otra manera fue la circunstancia de que al final Suso fuera bajista y productor a la vez, ¡decisión que nos ha traído grandes alegrías!


¿Cuál de los significados de Demos le va mejor al disco?

– Bueno, este es un disco de cuatro y Demos tiene al menos cuatro significados… A mí, de entrada, me gusta que tenga un nombre gallego, o realmente un nombre antiguo, Demonios. Tengo en mi casa muchos compactos y cintas de casete donde pone Demos, y por ello siempre me ha gustado ese nombre, porque convierte el acto de grabar una maqueta en una especie de exorcismo o psicofonía que consigue introducir tus demonios en una pequeña cinta o Cd. También creo que lo que tiene que ver con el verbo Dar, algo que habla mucho de este disco porque es un trabajo que en el fondo nadie nos ha pedido; de hecho tiene toda la pinta de que no le interesa a demasiada gente de la industria pero a nosotros nos da igual, porque teníamos muchas ganas de hacerlo y de dar lo máximo posible y lo hemos hecho. A veces uno se siente raro cuando está dedicando mucho tiempo y energía para algo que nadie le ha pedido hacer, pero realmente queríamos hacerlo y que la gente lo escuchara: ¡Demos este disco! Después está el significado más sencillo: maqueta, demostración. No existen maquetas de estas canciones, a no ser apuntes y cosas así, porque sabíamos que lo interesante era la interactuación de los 4. Por ello creo que las verdaderas maquetas de este disco son el disco en sí mismo, lo cual es una idea que me atrae mucho, porque hay veces que en las maquetas quedan cosas que nunca están en el disco, y en este caso no ha sido así. Por otra parte, este disco es una demostración de lo que queremos mostrar en directo, de lo que puede ser Glez. Y por último está el pop, palabra latina que tiene que ver con lo popular, con el pueblo, con todos. Pop es la palabra más denostada de todo el ideario de la música, pero también es cierto que de lo que está hecho el disco es de canciones pop. Con este planteamiento, te puedo decir que Demos es la raíz griega de Pueblo, de Todos… Teniendo en cuenta que es un disco de cuatro músicos, la Democracia fue importante para hacer este disco. Digamos que nos va el Pop, pero desde el punto de vista heleno.


¿Has buscado intencionadamente un sonido distinto en este álbum?

– Sin duda tenía el deseo de que este disco sonara diferente a Laciudadelasagujas. En el momento en que nos pusimos a trabajar, supe que mi deseo era inevitable. Ahora, en lo que respecta al sonido deberías hablar con Suso Saiz, productor y responsable del mismo, junto con Guillermo Quero y su asistente, Arturo Quesada. Por otra parte, no creo que se haya buscado un sonido especial, sólo el sonido de los 4 tocando juntos.


¿Es el sonido que ibas buscando lo que se puede escuchar en el disco, el que tenías en mente antes de entrar a grabar, o ha ido modificándose sobre la marcha?

– Creo que el sonido es lo que buscábamos: cuatro músicos sonando perfectamente juntos y tocando una canción. Lo que si que se ha ido modificando mucho sobre la marcha han sido las canciones, la manera de interpretar cada una de las canciones, que es al final lo que
forma el sonido de este disco. Realmente hay canciones que ya estaban hechas antes de que Glez. existiera como tal, ya que estaban destinadas a formar parte de mi segundo disco en solitario, y en ese proceso han cambiado mucho en su manera de sonar y sin ninguna duda se han vuelto
mucho más interesantes.

– Emilio: El sonido de Glez. es fruto de muchas idas y venidas durante más de un año. Las canciones, después de su composición, fueron pasando por el filtro de cada uno de los miembros de la banda, sufriendo muchísimas transformaciones hasta su resultado final.

 


¿Cuál ha sido el papel de tus tres compañeros de grupo en el resultado del disco?

– Es un disco de 4 donde cada uno tiene más de un papel, creo que cada uno ha dado más del 100%., Emilio también escribe, canta, tiene ideas y toca la guitarra como si fueran dos músicos en uno, Suso también tiene un doble papel de productor y bajista y Toni tiene un punto ingeniero además de ser un batería espectacular. El resultado del disco es la suma de las características musicales de cada uno de los miembros de la banda, interfiriendo de una forma totalmente libre y directa sobre todas las canciones.


Habéis hecho un disco que juega con el sonido, que no tiene miedo a experimentar, pero que no pierde de vista la melodía, ¿no?

– El aspecto melódico del disco me parece muy importante. Creo que una característica de este disco es que es muy musical, siempre pasan cosas y muy pocas se repiten, está lleno de música.


¿No os importa ser exigentes con el oyente?

– No creo que lo estemos siendo. Hemos sido exigentes con nosotros mismos, a la hora de hacer el mejor disco que pudiéramos hacer. También creo que el oyente es exigente. De cualquier manera, hay muchas capas en Demos, se puede escuchar bajito y acompaña muy bien, superficialmente, pero va enseñando más con cada escucha y a buen volumen es toda una experiencia.


¿Creéis que ésos son los discos que más perduran, los que más os gustan?

– Supongo que sí, pero tampoco es que lo hagamos hecho para perdurar, sino porque era lo que nos pedía este momento. Me gustaría que se agotaran los discos en 2 meses pero prefiero que se siga escuchando dentro de 10 años.


¿De qué canción del disco estáis más contentos?

– Pues me es difícil de contestar a esta pregunta. No se qué canción elegir y eso es precisamente porque se trata de un álbum que se puede escuchar de un tirón. No creo que haya dos canciones iguales, ya que cada una enseña un gesto de Glez.


¿Qué grupos que os gustan o influencias tenéis en común los cuatro y cuáles son aquellos que os separan?

– Entre otros, Emilio y yo compartimos a Radiohead y The Smiths, con Toni comparto PJ Harvey y Pixies y con Suso, Prefab Sprout y Ryuichi Sakamoto.


¿Cómo es que una discográfica grande ha apostado por este proyecto con la que está cayendo?

– Bueno, tampoco es que haya apostado mucho. Simplemente nos ha licenciado las primeras 500 copias y se ocupa de la distribución. El riesgo económico que corren es bastante más pequeño que el que Glez. ha realizado. Por otra parte, si la cosa va bien ellos ganarán más
que nosotros pero como tú dices, con la que está cayendo es muy difícil siquiera vender 500 discos, y eso será seguramente lo que pase, que no vendamos ni la primera edición. Yo estoy agradecido a Warner por correr ese riesgo.

– Emilio: Glez. es un proyecto totalmente independiente que se distribuye a través de Warner.


¿Eres de los que se ven componiendo canciones, por necesidad, toda la vida, aunque nadie las edite?

– Pues mucho me temo que sí. Lo hacía antes de editarlas y supongo que continuaré cuando no tenga dinero ni nadie que me edite los discos. Ciertamente, no sé hacer muchas cosas más.


¿Qué continuidad tendrá el grupo?

– Emilio: La continuidad de las bandas depende del feedback recibido. No creo que seamos una banda cabezona obsesionada en perpetuarse a pesar de no interesar a nadie.

– Por ahora, tocar donde nos llamen…


¿Cuáles son los próximos proyectos de Amaro?

– Pues ahora mismo estoy dando unos conciertos en solitario que llevan el nombre de Conciertos Para Ir Solo. Había llegado demasiado lejos sin atreverme a enfrentarme solo con el escenario y estoy aprendiendo mucho, además de disfrutar. En diciembre tenemos los primeros conciertos con Glez. (4 en Gijón, 5 en Bilbao y 6 en Santander) y estoy realmente ilusionado. También estoy trabajando codo a codo con mi hermano y Pablo Novoa en la composición del nuevo disco de Iván Ferreiro.


¿Y que pasa con Rai Doriva y as Ferreiro?

– Pues eso es lo que pasa, que nunca se sabe con Rai Doriva y las hermanas Ferreiro. No se sabe cuándo pueden aparecer nuevamente. Hay rumores de que en diciembre visitarán Elche y Murcia, pero con Rai uno no puede fiarse. Es sin duda un proyecto al que le tengo un cariño especial, ya que fue el origen de todo lo que vino después y de todo lo que está por llegar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *