FESTIVAL DO NORTE 2012 2

Festival do Norte, en su edición más popular

 


Era el año de la crisis, en el que casi no se celebra, con lo que su confirmación y su cartel no llegaron hasta última hora. Con bastante menos aportación pública, los organizadores se la jugaban. Desaparecieron los grupos extranjeros y se convocó una edición que se presentaba como ‘popular’. Y, sí, lo fue. Con buen ojo, reclamos como Fangoria, Nancys Rubias, Love of Lesbian o la vuelta de Los Enemigos convirtieron a la undécima edición del Festival do Norte en la más exitosa en cuanto a la afluencia de público. Así que contar con algún nombre más de riesgo o volver a ver reclamos extranjeros en el cartel es algo que queda pendiente para el futuro.


El viernes, abrieron Dirty Shocks, los compostelanos que parecían cubrir el hueco de bandas foráneas, con modos e imagen a grupos de ahora como The Horrors. Tras ellos, Varry Brava, con su repertorio populista y pura determinación hedonista pensada para bailar y contagiar, versión de “La fiesta de los maniquíes” incluida. Después, Klaus & Kinski, quienes ya habían pisado el mismo escenario, el segundo, hace dos años. En este caso, sin batería, se mostraron más inseguros, sobre todo su cantante, con el atril bien a la vista.

 

 

Pegasvs traían los sintetizadores. Aunque como dúo en el escenario no pueden competir con grupos más numerosos y vistosos, son sus canciones las que enganchan, del kraut a la pista vía New Order. Perfectos para dar paso a La Casa Azul, con más sintetizadores y pistas pregrabadas, entre el northern soul, el sunshine-pop y la electrónica, acompañando de un conseguido montaje visual que ayudó a vivirlo como una pequeña fiesta. Sin embargo, contradiciendo su pasado errático, fueron Los Enemigos los que ofrecieron el mejor concierto posible en este momento: enérgico, sin fisuras, irreprochable y, sí, profesional. Para rematar la noche, el karaoke masivo de Love of Lesbian (su cantante acabó con una braga en su cabeza), entregados y seguros, con canciones que forman ya parte imprescindible de su vida para unos y que son menospreciadas por otros.

 

 

El sábado Disco Las Palmeras! abrumaron con el pase más rabioso y punk del fin de semana. Los Pilotos, con sus instrumentales planeadores, poco pueden contagiar desde el escenario; si acaso, solo cabe cerrar los ojos y dejarse llevar. Y lo de Nancys Rubias, a pesar del mayor lleno nunca visto en la segunda carpa, no tiene nombre: playback con la coartada de la lascivia glam que, por si aún quedase alguien que no se hubiese percatado, tuvo hasta micros caídos mientras seguía sonando la voz y la música.

 

Polock, en la onda de grupos extranjeros tan en boga hace unos años, cubrieron esa cuota del día. Faltaba nervio, a pesar de un gran “Tangerines and Unicorns” pero para eso estaban El Columpio Asesino, poniendo tensión, catarsis y momentos memorables como el himno “Toro” a la fresca noche. Tampoco eso impidió que Noni, vocalista de Lori Meyers, acabara sin camisa. Pocas veces se ha visto un grupo tan convencido de sí mismos y dispuesto a arrasar desde el primer minuto. Y aun recordando a grupos del pasado como Los Brincos, lo que vino después nos llevó incluso más atrás. Con canciones de todas sus épocas, y casi ninguna de Fangoria, Alaska fue todo un espectáculo que recordaba… al musical de revista español de Lina Morgan o Norma Duval. O sea, un Festival del Norte estandarte del pop independiente llevado de su mano a una época a la que le decían ‘casposa’. Curioso, cuando menos.

 

(Vilagarcía de Arousa, 27 y 28-4-2011. Recinto FEXDEGA)



Ver más fotos aquí

 

 

{youtube}sQJvWUfwTgA{/youtube}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *