EL HOMBRE DE LAS MIL CARAS

El hombre de las mil caras

Alberto Rodríguez

(Warner Bros.)

 

 

Sorprende el escaso número de películas hechas en España centradas en los servicios de inteligencia y, también, en acontecimientos recientes de nuestra historia. Puede que exista miedo a encarar dichos temas o a representar a personas reales y bien conocidas. Pues bien, El hombre de las mil caras al menos lo intenta, y lo hace enfrentando tanto el mundo de esos personajes que juegan a muchas bandas y que saben sobrevivir cuando a todo a su lado se desmorona, como citándolos por sus nombres y apellidos.

 

En este caso se trata de Francisco Paesa y su participación en la huida y posterior captura de Luis Roldán, el prófugo español más famoso de las últimas décadas. Todos tenemos bastante presente lo que sucedió y, si no es así, para eso están las hemerotecas o la red. Lo llamativo del caso es que, por mucho que creamos saber, este film siempre nos sorprenderá con algún dato desconocido. Y, por increíble que parezca, de no ser conscientes de que realmente sucedió, sería harto difícil creerlo.

 

La recreación se sirve con el pulso que su director había demostrado anteriormente para el thriller en títulos como 7 vírgenes, Grupo 7 o La isla mínima. Además lo hace acompañado de actores como Eduard Fernández que, si entendemos que el Paesa al que encarna se movía como pez en el agua en todo tipo de ambientes sin inmutarse, entonces su representación es mayúscula. Ojalá no sea una excepción.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *