DOGMA

Dogma, nueva savia desde Santiago DF

 

 

 

 

 

Formación: Stu Abraldes (bajo), Aitor García (batería), Chus Silva (guitarra eléctrica), Michel Rivadulla (teclados y guitarra eléctrica) Juan Padín (voz)

 

Procedencia: Santiago de Compostela

 

Estilo: Rock alternativo

 

Contacto: Chus Silva, dogma.music@terra.es 626 491 236

 

 

 

Contadnos como fueron los comienzos del grupo. ¿Cómo y con qué intenciones surge?

– El grupo surge a finales del 2007. En ese momento Stu, Dani Díaz
(primer batería) y Chus, que vienen de una formación anterior, decidimos montar una banda con Juan Padín. Entonces nos pusimos a trabajar para ir creando nuestra propuesta. Teníamos claro que
queríamos hacer algo no convencional en cuanto a la estructura de las canciones. Daba igual si hay estribillo o no lo hay. Las armonías, muy abiertas, y casi siempre buscando tensiones, los grooves, muy cortados, con mucho carácter; las letras, muy personales y muy crípticas… En fin, sabíamos lo que no queríamos hacer, pero tampoco teníamos muy claro qué saldría, era un experimento la cosa… Durante un par de años la formación se mantuvo estable y conseguimos montar un show con repertorio propio. Hicimos unos cuantos conciertos, pero Dani se fue a seguir sus estudios de música a Oporto y eso frenó un poco la actividad, aunque su influencia en el grupo continúa todavía viva. Finalmente se unió a nosotros Aitor y con él ya conseguimos de nuevo estabilidad suficiente para seguir trabajando en el proyecto. Y la filosofía del grupo no ha cambiado. A pesar, y con la ayuda de las nuevas incorporaciones al grupo, sumamos a Michel con más guitarras y teclados.


¿Qué artistas o bandas os impulsaron a coger un instrumento?

– Buff, todas. A ver, cada uno de nosotros tiene sus propias influencias. A todos nos encanta la música y creo que no hay un día que no sintamos un impulso para hacer algo de ruido… Y respondiendo Más concretamente a la pregunta, pues al principio fueron bandas locales, supongo, como Miskatones, Red Blues Band o Clan Moriarty. Después ya llegan las otras grandes referencias…


¿Os resulta complicado llegar a un acuerdo a la hora de tomar decisiones?

– No, realmente no. Musicalmente nos entendemos muy bien. Lo más difícil es en temas más coyunturales, como encontrar horas para ensayos o fechas para conciertos, pero los papeles de cada uno están bastante claros y suficientemente aceptados… En esto de la música hay que ser suficientemente generoso, y no sólo en lo material o las horas que dedicas, sino también a la hora de dar el brazo a torcer o a saber aceptar la crítica del que tienes más cerca.


¿Cómo os repartís las tareas de composición?

– Básicamente se parte de una idea musical, un riff, alguna melodía, más o menos trabajada, y se va dejando crecer en los ensayos hasta que se convierte en canción. No tenemos una metodología prefijada: a veces llega una idea musical sin letra y otras veces ya la letra escrita, nunca se sabe.


¿Estáis grabando material nuevo? ¿Para cuándo podemos esperar vuestra siguiente referencia?

– Pues, ojalá sea pronto. Tenemos más temas escritos y trabajados que nos gustaría ver  plasmados en una grabación, pero por ahora aún estamos disfrutando de nuestra primera grabación, No Latencia, de la que estamos muy satisfechos. Fue una experiencia que compartimos con Toño Vázquez, que ejerció de técnico y de productor en el estudio de producción de la Radio Galega.


¿A qué artista o grupo os gustaría telonear?

– Esta es de esas preguntas…. ¡Pues a un grupo que cuente con muchos fans y seguidores! Y que paguen una buena pasta por abrirles el concierto…


¿Disfrutáis más durante el proceso de composición o interpretando los
temas encima de un escenario?

– Nosotros al ensayo le llamamos ‘el laboratorio’, y nos encanta entrar en él a experimentar. Nos encanta probar sin miedo a equivocarse; la primera vez que tocas una canción  se produce una sensación que no vuelve, que es irrepetible. En los conciertos se produce otra magia, la interacción con el público, el cómo lidias con tu estado de ánimo de ese día, y eso es fantástico. Pero también hay que decir a menudo las condiciones en los conciertos dejan mucho que desear y es difícil llevar a cabo un espectáculo como desearías, y a eso hace que la experiencia en los conciertos no sea lo suficientemente satisfactoria, pero es lo que hace que cada sitio en el que tocas sea único, irrepetible.


Un saludo y os invitamos a visitarnos en
www.myspace.com/midogma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *