CAROLINE ROSE

Caroline Rose, comedia oscura

 

 

Hace cuatro años se editó I Will Not Be Afraid, un disco de americana digno pero no especialmente llamativo como para que su autora destacase por encima de otros que hacían algo similar. Desde entonces, su sonido ha sufrido un revolcón tan considerable que resulta difícil creer que estemos ante la misma autora. Mezclando pop, surf, rockabilly, disco, rock y unas cuantas cosas más que seguro que no hemos sabido captar del todo, Caroline Rose edita ahora Loner, un álbum en el que aparece en su portada con 20 cigarrillos en la boca, tocada con un chándal y una toalla rojas como si acabase de salir del gimnasio.

 

Esa mezcla, ese sarcasmo, esa nueva libertad lo han dado en llamar ‘comedia oscura’. Ella lo define como ‘schizodrift’ (‘deriva esquizoide’). En cualquier caso, ahora resulta mucho más estimulante, como podremos comprobar en sus tres conciertos de este mes de julio: el 19 en Benicassim, el 20 en Donostia (Dabadaba) y el 21 en el Barranco Festival de Fitero (Navarra)

 

Xavier Valiño

 

La primera canción de tu nuevo disco se titula «More of the Same» («Más de lo mismo»). Sin embargo, este álbum no tiene casi nada que ver con el anterior, así que se presta a malentendidos. ¿Lo ves tú también como algo diferente o más bien como una evolución natural?

– Ja, ja, el título hace referencia a algo completamente diferente, pero sí, es un álbum muy diferente. Pienso en Loner más como mi debut oficial, si es que eso tiene sentido. Suena mucho más a mí que cualquiera de mis trabajos anteriores, aunque todavía estoy orgullosa de todo lo que he hecho.

 

Desde fuera parece que tu música ha evolucionado mucho. ¿Has estado escuchando nueva música, tocando diferentes instrumentos, descubriendo la dinámica de escribir para una banda en vez de para una persona sola?

– ¡Sí, totalmente! Creo que esa fue una de las razones por las que me tomé más tiempo para editar este disco. He tenido años para expandirme musical y personalmente, así que me alegro de que así sea. Escucho música desde diferentes perspectivas, una de ellas desde el punto de vista de la producción.

 

También parece que has probado cosas nuevas en el estudio, quizás también con la producción… ¿Cómo fue tu enfoque para este álbum?

– Siempre me ha encantado trabajar en el estudio, eso no ha cambiado mucho. Y creo que incluso en mis primeros discos se pueden escuchar elementos de dónde terminaría llegando, pero ahora básicamente he eliminado las puertas de la inhibición cuando se trata de probar cosas en el proceso de grabación. En este disco entré sabiendo que quería experimentar con un montón de sonidos diferentes, creando texturas y todo eso, que es exactamente lo que hicimos. De hecho, terminamos desguazando MUCHO, porque realmente hicimos más de lo que debíamos.

 

¿Tardaste mucho en darte cuenta de cómo querías que fuera este álbum? ¿Y lograste en las canciones el sonido que tenías en la cabeza antes de grabarlo?

– Sí, me llevó mucho tiempo porque quería asegurarme de que el álbum capturara mi personalidad, lo cual es difícil porque tiendo a ser bastante maníaca la mayor parte del tiempo. Sin embargo, creo que lo capturamos. ¡Me alegro especialmente de que la capte el humor que hay en él!

 

El humor de las canciones parece ser un elemento alegre, brillante y juguetón, pero tus letras abordan temas serios (capitalismo, aislamiento, misoginia, embarazo, fe, paranoia, celos, muerte…). Pareces sacar el humor de situaciones realmente deprimentes. ¿Lo entiendes como una combinación ganadora en la música popular?

– Me encanta cuando hay capas emocionales en la música pop. ¡Es como desenvolver una sorpresa! Creo que canciones como «Billie Jean» de Michael Jackson lo hacen muy bien. Cuentan una historia seria, pero también presionan el botón eufórico de nuestros cerebros que nos dan ganas de golpear los pies y menear la cabeza.

 

¿Has llegado al punto de saber cuál es la mejor manera de introducir humor y sarcasmo en tus canciones o es algo que requiere intentarlo una y otra vez?

– En realidad, es muy difícil. Fracasé muchas veces antes de que empezase a funcionar como debiera.

 

¿Tomar las cosas con humor es tu manera de hacer frente a la vida cotidiana?

– Sí, definitivamente. Creo que la sátira es una gran herramienta para hacer que la gente preste atención o se enfrente a problemas serios. La vida puede ser trágica, y el humor es un regalo en estos tiempos. Realmente creo que puede proporcionar poder a los impotentes.

 

Detrás de esa capa de humor podemos encontrar emociones realmente humanas. ¿Cuánto de ti se puede rastrear en las canciones que escribes?

– Mis experiencias y mi personalidad están completamente introducidas en la música saturadas. Algunas son experiencias relatadas palabra por palabra de cosas con las que he lidiado, otras son una combinación de mis sentimientos y descripciones de lo que han vivido amigos, pero definitivamente son 100% yo y mi voz.

 

¿Son estas canciones como instantáneas de tus diferentes emociones y de las facetas de tu personalidad, de tus diferentes cambios de humor?

– Exacto: pienso en ellas como viñetas de mi personalidad.

 

«Jennie Becomes a Mom» («Jennie se convierte en mamá») es mi canción favorita del disco por su ritmo y, también, lo que cuenta. ¿Qué nos puedes decir al respecto?

– ¡También es mi canción favorita! Fue inspirada vagamente por una amiga cuyo mundo sufrió una completa sacudida cuando quedó embarazada, pero también le inyecté muchos de mis propios miedos y ansiedades. También me encanta esta canción porque escribí todas las partes en ese pequeño sintetizador digital y caja de ritmos llamada OP-1.

 

Llamas a tu estilo ‘schizodrift’. ¿Es esa una forma de decir que te gustan muchos estilos musicales diferentes y que no tienes miedo de probar la mayoría de ellos?

Es mi manera de burlarme de mis manías. Alguien me llamó ‘esquizofrénica’ como un insulto cuando era niña y yo pensaba algo así como voy a darle la vuelta a eso y lo voy a utilizar como un cumplido. También describe muy bien la música porque hay un buen puñado de géneros que estoy mezclando.

 

 

Tus canciones tienen un enfoque bastante narrativo pero, a la vez, pruebas nuevos sonidos y diferentes maneras de exponerlo. ¿Es eso lo que te impulsa creativamente?

– Estoy muy influenciado por los narradores, especialmente del mundo cinematográfico, como Pedro Almodóvar y David Lynch, que son dos de mis favoritos. Soy un gran fan de Almodóvar. He visto cada una de sus películas muchas veces, es un gran influjo en todo mi trabajo.

 

Eso abre muchas puertas a tu música y a tus canciones para el futuro. ¿Hacia dónde te ves yendo o empujándote?

– Siento que la inspiración me empuja hacia un disco pop épico.

 

¿Qué otros directores de cine u otras cosas que te influyen? ¿Te gustaría dirigir una película alguna vez?

– Harmony Korine, Rainer Werner Fassbinder, Agnes Varda, Wim Wenders… Me encantaría dirigir; definitivamente, eso va a suceder en algún momento.

 

Diriges tus propios videos. En ellos aparentas dominar el uso de los elementos visuales, logrando que parezcan realmente una extensión de tu personalidad. Supongo que te gusta tener el control total sobre ella.

– He dirigido dos de los tres: «I Will Not Be Afraid» y «Soul No.5». El vídeo de «Money» fue dirigido por el maravilloso Horacio Baltz, a quien adoro. Es un bicho raro como yo y le encanta contar historias raras. Creo que los elementos visuales son TAN importantes porque pueden dar vida a algunos elementos de la música que aceptarías y verías de forma natural, como el sarcasmo o la ansiedad. Ese tipo de cosas son difíciles de entender en la música.

 

Tu imagen en este álbum está basada en el color rojo. ¿Hay alguna razón? ¿Se adapta mejor a los sonidos optimistas o es una forma de exponer una mirada irónica?

– No, simplemente me gusta el color rojo.

 

¿Cuánto aprendizaje musical sigues desarrollando? ¿Crees que estás mejorando tus habilidades ya existentes o buscas tratar de dominar sonidos más originales?

– Siempre estoy tratando de mejorar, pero básicamente tengo ADD (Trastorno por déficit de atención con hiperactividad) cuando se trata de dominar las cosas, ya que me obsesiono con algo nuevo casi todos los días. Ahora mismo estoy aprendiendo todo sobre la síntesis entre AM y FM. ¡Quién sabe lo que será mañana!

 

Hace un tiempo escuché una de tus canciones, «Yip Yip Yip Yow», que parecía estar destinada a este álbum, pero no aparece en él.

– Terminará siendo la cara B de un single porque no encajaba con el resto del disco. ¡Saldrá a la luz, lo prometo! ¡Y es realmente buena!

 

¿Qué pasa si la gente no puede llegar al núcleo de la letra y sólo responden a la música bailando y divirtiéndose? Este podría ser el caso de España.

– Claro que sí, no pasa nada, por eso nos encanta la música pop.

 

¿Has estado alguna vez en España? ¿Cuáles son sus expectativas y qué le gustaría hacer aquí?

– ¡No lo he hecho! Estoy muy emocionada. Probablemente estaré borracha todo el tiempo, así que me encantaría experimentar mi primera siesta española.

 

Finalmente, ¿cuál ha sido la mejor anécdota que te ha pasado en el mundo de la música?

– Cuando empecé, una de las primeras giras que hicimos fue con este increíble artista que es Nathaniel Rateliff. En ese momento, ambos tocábamos música folk y casi nadie venía a nuestros espectáculos. La música era increíble, pero no llegaba a las masas. También estaba, entonces, empezando a alejarme de la música folk y en transición hacia lo que se convertiría mi sonido. Recuerdo que me dijo que me asegurara de que mi próximo álbum fuera exactamente lo que quería antes de publicarlo, que me tomara mi tiempo para asegurarme de que lo conseguía. Resultó que me llevó unos cuatro años, pero fue un gran consejo para una artista joven como yo, y todavía sigo esa recomendación hoy en día. Más o menos un año después, Nathaniel sacó un disco que asombró a todos y ahora está de gira por todo el mundo tocando ante miles de personas. Buen consejo, ¿eh?

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *